Alimentos que empeoran tu inflamación

Para evitar la inflamación es recomendable optar por alimentos naturales. Aunque pueda parecernos que nuestra dieta queda muy limitada, las opciones son múltiples y nuestra salud lo agradecerá

El consumo de determinados alimentos está asociado al aumento de la intensidad de las enfermedades crónicas inflamatorias.

Aquí te indicaremos cuáles son los alimentos que debe evitar, en el caso de que pretendas controlar mejor la inflamación crónica.

Minimiza su consumo y reducirás las molestias y el dolor. Aunque podría parecer que la dieta resultante es muy limitada, piensa que los efectos son casi inmediatos.

Comidas fritascomida frita

Las grasas vienen siendo tu peor enemigo y lo sabes muy bien, aunque no siempre resistes la tentación de unas buenas papas fritas. Estos alimentos producen demasiada ansiedad.

Lo que debes recordar es la importancia de llevar una alimentación equilibrada y que tu cuerpo necesita suministros de ácidos grasos como el omega 3 y 6.

Lo mejor es comer alimentos sin pasarlos por aceite. Evita las temperaturas altas, ya que determinados aceites se convierten en grasas trans, que empeoran la inflamación.

Por este motivo es conveniente que evites estos alimentos. Una dieta demasiado rica en grasas trans no favorecerá que te recuperes.

Los aceites vegetales como la soja, el maíz, el girasol o las margarinas son concentrados de grasas vegetales omega 6. Si consumes de manera regular estos productos puedes contribuir  al aumento de las molestias de la enfermedad.

Azúcar y alimentos ricos en hidratos de carbono

Este tipo de alimentos aumenta la producción de insulina. Esta hormona es la responsable de organizar los azúcares que son absorbidos por tu organismo. Por sí solos, estos ya aumentan la producción de moléculas que favorecen la inflamación.

Además de eso, una alimentación demasiado rica en estos alimentos, especialmente cuando están asociados a un estilo de vida sedentario, contribuye al aumento de peso.

Verás que tu abdomen crece bastante a causa de la falta de ejercicio, pero también por el factor inflamatorio.

Las tortas, galletas y aperitivos hechos con grasa vegetal hidrogenada contribuyen a empeorar la enfermedad crónica. Este efecto también aparece cuando consumes en exceso algunas galletas integrales.

Al final, puede que no sean tan saludables como pueden parecer.

Recuerda que lo recomendable es comer pocos productos basados en carbohidratos. En lugar de unas galletas, elige una ensalada o un puñado de frutos secos.

El pan blanco y productos similares

El pan blanco contiene harina refinada casi en su totalidad. Por esto, no se recomienda un alto consumo en la dieta diaria.

Algunos productos procesados hechos con aceite, margarina o en cuya etiqueta mencionan grasa vegetal hidrogenada también son ricos en este tipo de grasas y harina.pan

Es el caso de la masa de hojaldre, masa de base para pizza, diferentes bocadillos y productos listos para el consumo que ya venden congelados.

En caso de que desees comer pan o cualquiera de estos productos, te recomendamos que los prepares en casa.

Carnes ricas en grasa

Las carnes rojas, aunque no tengan grasa visible, deben consumirse poco pues su contenido de grasa es siempre más elevado que en otras proteínas.

La carne de cerdo es una de las más afectadas, pues no solo contiene grasas. Además es rica en otros compuestos que aumentan los procesos inflamatorios, especialmente las alergias.

Los huevos y los lácteos, particularmente los quesos más grasosos, también contienen estas grasas. Por eso, es preferible comer los quesos más ligeros. Opta por el requesón (queso cottage) o queso panela bajo en grasa.

Las salchichas presentan el mismo problema: contienen grasas saturadas, que puede terminar convirtiéndose en algo positivo, pero esto no implica que sean sanas.

Recuerda que la mejor forma de consumir estas carnes es cocinadas a la parrilla o en cualquier versión que no añada grasa.

Además, deberías acompañarlas con una buena porción de vegetales para contrarrestar un poco los efectos de las grasas.

El yogur

Generalmente, el yogur se relaciona con planes de dietas saludables. El problema aparece cuando compras versiones con fruta añadida a la mezcla.

Todos los yogures contienen lactosa y azúcar, lo que favorece en los procesos inflamatorios. Lo ideal sería consumir yogur completamente natural.

Al momento de comprarlo, revisa la etiqueta y opta por aquel que no tenga azúcar o grasa añadidas.

Para darle un toque de sabor, pica una porción de fruta natural y agrégala. Los yogures saborizados contienen muy poca fruta y mucha azúcar.

yogur

El cereal

Podrías pensar que desayunar algún cereal en la mañana es la opción más saludable y no te ocasionará problemas. Esto no es del todo cierto. Aunque algunos sí son considerados saludables, otros no lo son tanto.

El problema es que muchos de esos cereales tan deliciosos vienen repletos de azúcares.

Otro producto que debes evitar son las barras de granola. A menos que sea preparada en casa con hojuelas de granola y frutos secos naturales, suelen tener mucha azúcar añadida.

En algunos casos, también son ricas en colorantes artificiales que no hacen ningún bien a tu inflamación.

Si estás presentando problemas de inflamación, ahora más que nunca debes estar pendiente y eliminar de tu dieta los azúcares, las harinas refinadas, las grasas trans y saturadas.

Sustituye estos productos por las versiones más naturales. Al principio te costará un poco pero, con constancia, podrás y te beneficiará.

Ya que no sentirás el dolor ni la molesta inflamación que estos alimentos te producen, y podrás vivir mejor.