Alimentos fermentados en la dieta: ¿por qué incluirlos?

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
Es aconsejable incluir alimentos fermentados de forma regular en la dieta. Te explicamos los motivos por los cuales dichos productos han de estar presentes y por qué promocionan un buen estado de salud.
 

¿Es bueno incluir alimentos fermentados en la dieta? Os explicamos por qué incluir este tipo de productos en la alimentación diaria. Prestar atención, se tratan de un tipo de productos con varias propiedades para el organismo. Su consumo habitual podría ser capaz de mejorar ciertas funciones relacionadas con el metabolismo de los alimentos.

Probablemente no estés acostumbrado a incluir alimentos fermentados en la dieta, más allá de los yogures. Sin embargo las investigaciones más recientes defienden que estos deberían de estar más presentes en la pauta alimentaria para promocionar un buen estado de salud. Te contamos los detalles.

Mejoran el proceso digestivo

La fermentación es un proceso en el que aparecen involucrados diversos microorganismos, todos ellos beneficiosos para la salud, tales como bacterias y hongos que influyen en la textura, el sabor y el olor de este tipo de alimentos.

Alimentos fermentados.

Estos productos son a menudo muy útiles como ayuda a tus defensas, contribuyen a evitar el desarrollo de gran cantidad de enfermedades. Las enzimas de estos alimentos mejoran el proceso digestivo. Esto es especialmente necesario en el caso de las personas mayores, ya que a medida que se envejece, el organismo deja de producirlas.

 

En definitiva, los productos resultantes de la fermentación ayudan a la descomposición de los alimentos. Esto se debe a que permiten absorber los nutrientes esenciales y separar las sustancias que deben ser desechadas.

Ayudan al buen mantenimiento de la estructura ósea

Incluir alimentos fermentados en la dieta contribuirá a regular la flora bacteriana en el intestino. Gracias a los cultivos vivos que contienen, tomar este tipo de alimentos hace más robusta la microbiota humana, aumentando la respuesta ante elementos perjudiciales para la salud de las personas. Una investigación publicada en la revista Molecular Nutrition & Food Research demostró que el consumo de alimentos fermentados ricos en probióticos es capaz de mejorar la inmunidad y el metabolismo de los nutrientes.

Por otro lado, estos productos contienen altos niveles de vitamina B12 y ácido fólico, nutrientes especialmente importantes para el buen estado de la estructura ósea. Absorber diariamente estos elementos contribuye a que se mantenga la cantidad de calcio necesaria en los huesos, de forma que este no se desgasta antes de tiempo, ni se pierde tanta densidad ósea durante la vejez.

Además, el ácido fólico es una vitamina esencial durante el embarazo. Diversos estudios aseguran que es importante aumentar su ingesta en las mujeres embarazadas para prevenir malformaciones en el feto.

Debes leer: ¿Qué es la vitamina B12 y cómo nos ayuda a prevenir la anemia?

Contribuyen a regular el nivel de azúcar en sangre

 

Otro de los beneficios de los alimentos fermentados en la dieta es que la gran cantidad de bacterias beneficiosas para la salud presentes en ellos ayudan a mejorar el metabolismo de los azúcares. De esta forma, se pueden controlar los niveles más altos presentes en la sangre.

Nivel de azúcar en sangre.

Los alimentos fermentados son especialmente aconsejables en pacientes que se encuentren en riesgo de padecer una diabetes tipo 2. Esto se debe a que ayudan a que se utilice la glucosa como fuente origen de energía. Los expertos aseguran que incluso la suplementación con probióticos procedentes de este tipo de fermentaciones podría ser capaz de mejorar y de controlar las glucemias en pacientes diabéticos.

Por tanto, este tipo de personas tienen que considerar especialmente la ingesta de productos fermentados. Aun así, estos alimentos debe estar presente en la dieta de todo tipo de individuos, y serán unos elementos muy recomendables para una alimentación saludable.

Alimentos fermentados en la dieta

A continuación, os mostramos algunos ejemplos de alimentos fermentados que podemos incluir en la dieta.

Yogur

Además de muy accesible para todos, el yogur es un alimento muy sano por su acción probiótica. Sin embargo, hay que ver las etiquetas nutricionales para evitar algunos muy ricos en azúcares, grasas o aditivos.

 

Col fermentada

El chucrut es alimentos muy típico de Alemania y otros países europeos, y se usa habitualmente como acompañamiento. La col se fermenta con agua y sal, y este proceso hace que aumenten los niveles de glucosinolatos, elementos que ayudan a combatir las células tumorales.

Kombucha

La kombucha es un producto de moda que está cogiendo más y más popularidad en el mundo de la nutrición. En California se consume habitualmente, se sirve ya en restaurantes, hay bares especializados en kombucha y se hacen fiestas donde se sirve este té fermentado, rico en probióticos y de sabor muy peculiar.

Té kombucha.

La fermentación es generada por la simbiosis de levaduras y otros microorganismos. Al té negro se le añaden unas cucharadas de azúcar, que es convertido en una multitud de componentes más simples disponibles, como vitaminas y enzimas. Además, mucha gente ya se anima a preparar esta interesante bebida en sus casas.

Te recomendamos leer: Kombucha: ¿Qué es, cómo se prepara y para qué sirve?

Miso

El miso es una pasta producida con la fermentación de granos de soja y opcionalmente mezclada con arroz o trigo. Entre sus numerosos beneficios, favorece el equilibrio de la flora intestinal y tiene un gran poder antioxidante. Además, es rico en aminoácidos esenciales, minerales y vitaminas.

 

Introduce alimentos fermentados en la dieta para promocionar la salud

El consumo de alimentos fermentados tiene importantes beneficios sobre la salud. Gracias a su capacidad para fortalecer la microbiota del intestino, ayudan a paliar problemas digestivos, mejoran la salud ósea y favorecen el control de azúcar en la sangre.

Lo mejor de todo es que hay distintas variedades para incluirlos de forma regular en la dieta. Son bajos en calorías y contienen otros nutrientes beneficiosos para el organismo.

 
  • Sánchez B., Delgado S., Blanco Míguez A., Lourenço A., et al., Probiotics, gut microbiota, and their influence on host health and disease. Mol Nutr Food Res, 2017.
  • Gao Y., Sheng C., Xie RH., Sun W., et al., New perspective on impact of folic acid supplementation during pregnancy on neurodevelopment/autism in the offspring children - a systematic review. PLoS One, 2016.
  • Tonucci LB., Olbrich Dos Santos KM., Luces Fortes CL., et al., Gut microbiota and probiotics: focus on diabetes mellitus. Crit Rev Food Sci Nutr, 2017. 57 (11): 2296-2309.