¿Qué son los alimentos funcionales?

30 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Los alimentos funcionales pueden contribuir a mejorar la salud de las personas; sin embargo, no son imprescindibles o extraordinarios. ¿Qué debes saber al respecto? Aquí lo detallamos.

Los alimentos funcionales son aquellos que intervienen en algún proceso dentro del organismo. Tienen sustancias, como la fibra, vitaminas, antioxidantes, etcétera, que pueden brindar efectos beneficiosos en diversos procesos fisiológicos del cuerpo.

Se trata de productos que no son indispensables o necesarios como tal. Pueden ofrecer ciertos beneficios a la salud si se consumen en el marco de un estilo de vida saludable.

Sin embargo, no tienen la capacidad de curar o prevenir enfermedades. Surgen de la necesidad del sistema sanitario de reducir la incidencia de ciertas enfermedades como la osteoporosis o las enfermedades coronarias.

Métodos para conseguir un alimento funcional

  • Eliminar un componente que causa un efecto perjudicial, como puede ser un proteína alergénica. Un ejemplo serían las leches infantiles o la propia leche sin lactosa
  • Aumentar la concentración de un componente presente de forma natural en un alimento hasta que se produce un determinado efecto. Por ejemplo, elevar la concentración de ácidos grasos omega 3.
  • Añadir un componente no presente que posea un efecto beneficioso. Este es el caso de los pre y los probióticos.
  • Reemplazar un componente cuya ingesta es alta y puede tener un efecto nocivo, por otro componente que presente un efecto beneficioso para el organismo. Una posibilidad es disminuir el nivel de azúcar y aumentar el de fibra.
  • Aumentar la biodisponibilidad o la estabilidad de un compuesto que produzca un efecto beneficioso o que reduzca el riesgo de padecer una enfermedad.

Lee también: Alimentos para mejorar nuestra salud

¿Es lo mismo un alimento funcional que un alimento enriquecido?

Un alimento enriquecido es aquel que aporta uno o varios nutrientes que se sabe que son deficitarios para la población en general. Sin embargo, un alimento funcional es aquel que ha sido modificado con el fin de poseer un efecto beneficioso sobre la salud.

Probióticos
Los probióticos son uno de los ingredientes funcionales más consumidos. Son beneficiosos para el organismo porque estimulan el crecimiento de bacterias buenas en el colon.

Ingredientes funcionales más utilizados

  • Proteínas de la leche o hidrolizados.
  • Lípidos de origen lácteo o de otro origen como es el caso de los ácidos omega 3.
  • Probióticos, prebióticos y sinbióticos. Se tratan de los ingredientes funcionales más consumidos y se suelen presentar como mezclas de lactobacilos y bifidobacterias. Los prebióticos son ingredientes no digeribles que afectan beneficiosamente al huésped mediante la estimulación selectiva del crecimiento de bacterias en el colon.
  • Fibra dietética. Consiste en una materia vegetal que resiste a la digestión y absorción por el aparato digestivo. Está presente de manera natural en los vegetales, legumbres, frutas y cereales, y su consumo se asocia a un mejor tránsito intestinal y a un menor riesgo de desarrollar enfermedades no transmisibles. 
  • Calcio, jalea real y antioxidantes.

Objetivos de los alimentos funcionales

  • Salud cardiovascular.
  • Funcionamiento del sistema digestivo.
  • Mantenimiento de la calidad de los huesos.
  • Mejora del sistema inmune.

Descubre: ¿Qué son los fitoquímicos?

¿Son necesarios los alimentos funcionales?

A pesar de que surgen de la preocupación de prevenir ciertas enfermedades como la osteoporosis o las patologías cardiovasculares, no son alimentos imprescindibles. Pueden contribuir a mejorar la salud del individuo, pero no suponen un avance tan grande como el marketing quiere vender.

¿Son necesarios los alimentos funcionales?
Los alimentos funcionales brindan beneficios a la salud y son recomendados para la dieta. Sin embargo, hay que ser conscientes de sus limitaciones.

Muchas veces, el hecho de que se le añada un ingrediente a un alimento no quiere decir que esté biodisponible. Por ejemplo, el calcio de la leche es absorbido en un 30%, sin embargo, no se puede garantizar que la absorción sea la misma si el calcio se le añade a un zumo.

Para responder a esta pregunta habría que realizar un ensayo clínico con cada producto en concreto. No obstante, su consumo no es dañino, al contrario, es recomendado. Por ello, puede ser buena idea introducir estos alimentos en la dieta habitual, pero siendo siempre conscientes de sus limitaciones.

Los alimentos funcionales con una mayor proyección son aquellos que cuentan con la presencia de probióticos. Cada vez se estudian más cepas de microorganismos y se comprende mejor la importancia de la flora bacteriana en la salud.

Las consecuencias de un correcto equilibrio de la microflora son, entre otras, una menor probabilidad de desarrollar enfermedades complejas. Incluso, en los últimos años, se ha relacionado el crecimiento de ciertas cepas de bacterias en el colon con las ganancias musculares.

Suponen, por otra parte, una de las primeras barreras del sistema inmune; por lo tanto, es crucial mantener su diversidad.

  • Alkhatib A., Tsang C., Tiss A., Bahorun T., Arefanian H., Barake R., Khadir A., Tuomilehto J., Functional foods and lifestyle approaches for diabetes prevention and management. Nutrients, 2017.
  • Gimeno Creus E., Alimentos funcionales: ¿alimentos del futuro?. Offarm, 2013. 22(7): 68-71.
  • McClements, D. J. (2015, August 1). Enhancing nutraceutical bioavailability through food matrix design. Current Opinion in Food Science. Elsevier Ltd. https://doi.org/10.1016/j.cofs.2014.12.008
  • Shi LH, Balakrishnan K, Thiagarajah K, Mohd Ismail NI, Yin OS. Beneficial Properties of Probiotics. Trop Life Sci Res. 2016;27(2):73–90. doi:10.21315/tlsr2016.27.2.6