Alimentos y mal humor: ¿existe alguna conexión entre ellos?

Yamila Papa Pintor · 19 septiembre, 2013
Los alimentos precocinados y preparados, como las patatas fritas o la comida rápida, reducen los niveles de serotonina, cuyo déficit se traduce en forma de malestar e ira

¿Cuál es la relación entre alimentos y mal humor? ¿Existen alimentos que sacan a la luz lo peor de nosotros mismos? Vamos a tratar de dar respuesta a estas preguntas, por si es conveniente evitar consumir este tipo de comidas de cara a estar más felices.

La dieta de la agresión

Ese sería el nombre que se la ha dado en contraposición de la “dieta de la felicidad”. Esta dieta, para la que no existe evidencia científica que avale su conceptualización, contendría una alta cantidad de grasas trans, las cuales se obtienen a través de un proceso especial en los aceites vegetales.

Estos, a su vez, afectan a todo el cuerpo, pero en general al corazón y al cerebro, como se deduce de este estudio de Nutrición Hospitalaria. Algunos de ellos son:

  • hamburguesas
  • patatas fritas
  • mayonesa
  • empanados
  • bollería industrial
  • dulces empaquetados
  • fritos en general

Es decir, se trata de un grupo muy conocido, los “fast food”, habituales en la actualidad, tanto para niños como para adultos. También comprenden la “comida de paquete”, que se puede comprar en las tiendas o supermercados.

¿En qué perjudican estos alimentos?

chico comiendo patatas fritas

En primer lugar, según un artículo publicado en la Revista de Posgrado de Psiquiatría, estos alimentos bajan los niveles de serotonina (un transmisor del sistema nervioso). A su vez, sumado al estrés y a la falta de ingestas de alimentos saludables (como frutas y verduras), dificulta sobremanera la regulaión de las emociones.

Por su parte, otro sentimiento que puede generarse entre las personas que consumen este tipo de comida es “la culpa”, puesto que este tipo de alimentos genera una «adicción» al sabor muy difícil de quitar o modificar.

Disfrutar de la comida no es algo malo, pero hay que cuidarse con las cantidades y los ingredientes. Si estás angustiado y comes, luego estás aburrido y comes, estás contento y comes, entonces, puedes darte cuenta que la comida no te solucionará nada y que el problema radica en otro sitio.

grasas hidrogenadas

 ¿Cómo conseguir buen humor con la comida?

En primer lugar, debemos dejar de consumir “comida chatarra” o bien reducir las cantidades al mínimo. Nadie dice que a partir de ahora debes eliminar todos estos alimentos, pero sí ir agregando a la lista muchos más, tales como:

En todas sus variables: zumos, ensaladas, sopas, salteados, crudos, cocidos, al horno, grillados… las posibilidades son infinitas y las recetas también.

Verás que poco a poco los resultados te sorprenderán, te sentirás mejor contigo mismo, tus energías serán positivas y te enfermarás menos.

Imágenes cortesía de Thomas Rydberg, Steven Depolo, Tips Times y Kim Singdahlsen

  • “Food and mood”, en web de la fundación Mind
  • “La influencia de la alimentación en el estado de ánimo” en web Fundación Clínica de la familia
  • Sinha R, “Role of addiction and stress neurobiology on food intake and obesity”, Biol Psychol. 2018 Jan;131:5-13.
  • Ulrich-Lai YM, et al. “Stress exposure, food intake and emotional state”, Stress. 2015;18(4):381-99.
  • Yanina Barattucci, “Estrés y alimentación”, tesis de grado
  • Pase CS et al. “Prolonged consumption of trans fat favors the development of orofacial dyskinesia and anxiety-like symptoms in older rats”, Int J Food Sci Nutr. 2014 Sep;65(6):713-9.