7 alimentos que te ayudan a combatir las manos frías

Elena Martínez Blasco · 28 marzo, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 11 enero, 2019
Para combatir las manos frías podemos consumir o aprovechar de forma tópica las propiedades de ingredientes como la pimienta de Cayena, que favorece la circulación y aumenta la temperatura corporal

Combatir las manos frías no es tarea fácil para aquellos que las sufren. El frío en las extremidades puede ser consecuencia de una mala circulación, y en algunos casos de trastornos más graves.

En este artículo te proponemos 7 alimentos saludables que tienen propiedades estimulantes y caloríficas para aportarte energía y subir la temperatura de tu cuerpo. De este modo, aliviaremos los pies y las manos frías y aumentaremos nuestra vitalidad y sensación de bienestar. 

¿Por qué tengo las manos frías?

Hay dos motivos principales por los cuales podemos tener las manos frías a menudo, aunque las temperaturas no sean bajas:

  • Mala circulación: Si no tenemos una buena circulación, la parte del cuerpo que más sufre las consecuencias son las extremidades. Cuando la temperatura exterior baja, la sangre se concentra en los órganos y disminuye en manos y pies.
  • Otros trastornos: La anemia, la diabetes o el hipotiroidismo pueden causar extremidades frías. La glándula tiroides controla el metabolismo, y si el metabolismo se ralentiza la temperatura corporal puede desregularse.

Ver también: 8 enfermedades que provocan sensación de frío

Alimentos caloríficos para combatir las manos frías

1. Jengibre

Propiedades del jengibre

El jengibre es una especia exótica de sabor picante y refrescante que tiene un alto poder calorífico.

De hecho, es un conocido remedio para activar el metabolismo, aumentar la sudoración y bajar la fiebre. De este modo, consumir jengibre nos ayuda a mantener todo el cuerpo y las manos calientes.

  • Al comer jengibre favorecemos también una buena digestión, reducimos la acidez gástrica y combatimos la retención de líquidos.
  • Además de consumirlo en todo tipo de recetas, tanto dulces como saladas, podemos usar el aceite de jengibre para masajearnos las manos. 

2. Pimienta de cayena

La pimienta de cayena es una especia muy picante que puede aumentar la temperatura corporal en poco tiempo. También es un gran remedio para mejorar la circulación.

  • Si no estamos acostumbrados a consumir picante, deberemos empezar por una pizca de pimienta de cayena en las comidas: guisos, tortillas, cremas, asados, etc.
  • De manera gradual, iremos aumentando la cantidad, a medida que nuestro propio cuerpo nos lo pida. De este modo también podremos usar menos sal.

3. Canela de Ceilán

Canela en rama y en polvo

La canela es una deliciosa especia muy común en las recetas dulces como, por ejemplo, pasteles, flanes, bollos, etc.. No obstante, también se puede añadir a guisos y asados.

  • Además de mejorar la digestión de estos alimentos, también tiene la virtud de reducir los niveles de azúcar en sangre. 
  • La canela mejora la circulación, aporta calor y estimula el organismo. Sin embargo, debemos asegurarnos de elegir la variedad de Ceilán, que es la que destaca por sus propiedades medicinales.

Podemos usarla como condimento o bien tomarla en infusión o como suplemento.

Te recomendamos leer: Bebida curativa de canela y jengibre para combatir la tos

4. Mostaza

Hace décadas, los hombres se ponían semillas de mostaza en los zapatos para mantener los pies calientes. Hoy en día, con la mostaza se elabora una de las salsas más populares, con la que podemos acompañar todo tipo de bocadillos, aperitivos, carnes y arroces.

La mostaza es, además de una salsa deliciosa, un alimento medicinal que produce mucho calor y nos puede ayudar a combatir las manos frías.

  • Podemos consumirla o bien aplicarla en forma de aceite.
  • Las cataplasmas de mostaza se usan para provocar calor local en casos de molestias como, por ejemplo, el dolor de garganta.

5. Ajo

Dientes de ajo

El ajo es un alimento medicinal que tiene una virtud fundamental para combatir las manos frías: es un conocido anticoagulante y favorece una buena circulación.

Por este motivo, muchas personas consumen ajo crudo a diario para evitar problemas cardiovasculares.

  • Podemos comer ajo cada día con las comidas. Si nos cuesta digerirlo, podemos probar a frotarlo en pan tostado o bien añadirlo a los jugos de vegetales, a modo de gazpacho.
  • No obstante, si aún así nos sienta mal o no soportamos su olor, podemos consumirlo en forma de suplemento. Existen cápsulas de ajo aptas para personas que no toleran bien este alimento. 
  • Díez, J.J. (2005). Hipotiroidismo subclínico. Endocrinología y Nutrición 52, 251–259.
  • Tello, M. (2014). Estudio de las aplicaciones terapéuticas Del jengibre. Botanic 13.
  • Gómez, L.J.G., and Sánchez-Muniz, F.J. (2000). Revisión: Efectos cardiovasculares del ajo (Allium sativum). Archivos Latinoamericanos de Nutricion 50, 219–229.