9 alimentos que no debes almacenar en el congelador

Carolina Betancourth · 4 febrero, 2019
Si no quieres echar a perder gran parte de sus propiedades, hay determinados alimentos que no debes guardar en el congelador. Es mejor comprarlos en menores cantidades y consumirlos frescos.

Hay muchas personas que consideran que pueden almacenar todo tipo de alimentos en el congelador, en cualquier momento. Sin embargo, esto no es del todo cierto. Hay alimentos que es preferible consumir al momento o bien, desechar en lugar de congelarlos.

No todas las sobras ni comestibles sin preparar pueden colocarse en esta parte del refrigerador para alargar su vida. Muchas veces lo hacemos, sin tener en cuenta que las propiedades de los alimentos pueden alterarse significativamente.

En lugar de congelar todo, sin ningún tipo de criterio, hay que informarse acerca de cómo almacenar los distintos tipos de alimentos de la forma correcta para evitar el desperdicio de comida.

En el congelador no deben ir:

1. Ensaladas verdes

Ensaladas verdes

Para disfrutar el sabor fresco de los vegetales en la ensalada, lo más apropiado es preparar la cantidad exacta que se desee ingerir. Sin embargo, si quedan algunos restos, evita por completo introducirlos en el congelador. Esto hará que las hojas se marchiten y pierdan su delicioso sabor.

  • En su lugar, lava bien los vegetales, sécalos con toallas de papel y envuélvelos en una bolsa de plástico antes de introducirlos en la parte baja de la nevera. Procura ingerirlos al día siguiente para no desaprovecharlos.

Descubre: Da la bienvenida a los productos vegetales

2. Leche

La conservación de leche en el congelador se puede realizar según el tipo de uso que quieras darle al producto.

  • Si tu intención es ingerirla como de costumbre, llevarla a estas temperaturas solo hará que se llene de grumos al descongelarla. No obstante, si lo que quieres es guardarla para incorporarla en tus postres, tartas o cualquier otra receta, puedes congelarla sin problemas hasta 24 horas.

3. Huevos con cáscara

huevos

Al pasar de líquido a sólido, los alimentos ‘crecen’. Por ello, congelar los huevos es un error. El líquido de su interior se endurecerá, crecerá y romperá la cáscara. Al explotar, tendrá un dolor muy desagradable.

  • Por ello, la mejor forma de conservarlos es manteniéndolos en la parte baja del refrigerador o un lugar fresco de la cocina.

4. Crema agria

La crema agria cambia su sabor y se corta cuando se lleva al congelador. El resultado es desagradable y, algunas veces, no sirve ni para añadirse a otros preparados. Lo más conveniente es revisar las etiquetas y procurar ingerirla cuanto antes.

5. Yogur

Yogur

El yogur natural o griego cambia de textura y sabor cuando se conserva varios días en el congelador. Si bien algunas variedades no se vuelven desagradables, la mayoría se cortan y pierden gran parte de sus propiedades.

  • Lo mejor es conservarlo en el refrigerador y consumir antes de que se cumpla su fecha de caducidad.

6. Queso

El queso es otro producto lácteo que se daña con facilidad cuando se introduce por error en el congelador. Los duros se ponen quebradizos y arenosos, mientras que los blandos pierden su textura esponjosa.

Tras descongelarlos tendrás más dificultades para agregarlos a otras recetas y no sentirás el sabor agradable de cuando están frescos.

  • Lo más recomendable es colocarlos en la parte media del refrigerador y consumir en la brevedad posible.

Descubre: 8 trucos para mantener el frigorífico limpio y ordenado

7. Clara de huevo montada

Clara de huevo montada

¿Te quedó un poco de clara de huevo montada? Si es así, más te vale que la aproveches en una mascarilla natural para la cara o el cabello.

Si intentas conservarla en el congelador, lo único que conseguirás es dañar su textura pegajosa y sus propiedades. Al descongelarla, desprenderá un líquido de mal olor que puede arruinar la tarta o receta que la necesite.

8. Patatas

Las patatas tienen un alto contenido de agua que se cristaliza cuando se almacena en el congelador. Cuando decidas utilizarlas, estarán blandas y no tendrán el mismo sabor. Ahora, si a pesar de esto tomas la decisión de congelarlas, lo idóneo es que las cocines primero en un poco de agua.

  • La mejor forma de mantenerlas en perfecto estado es en lugares frescos, oscuros y, sobre todo, secos.

9. Café

Café

Una vez descongelado, sentirás que el café ha perdido su agradable aroma. Además, el frío hará que se malogren una parte importante de sus propiedades nutricionales.

¡Atención!

Una buena forma de evitar el desperdicio de alimentos es comprar en menor cantidad y tratar de consumir los alimentos que pueden ponerse malos, en la menor brevedad de tiempo posible.

Evitar colocar todos tus alimentos en el congelador. En lugar de ello, aprende cuál es el mejor punto de conservación de cada uno en el refrigerador.