Alimentos que no se pueden combinar con refrescos

Aunque a priori es posible que no presentemos molestias, las ingesta de refrescos de cola con determinados alimentos puede provocarnos indigestión y desequilibrios internos que pueden llegar a resultar peligrosos

Seguro que has oído hablar de que los refrescos (sobre todo los del tipo “cola”) no son del todo buenos para la salud. Sin embargo, a muchos les encantan y los siguen consumiendo a pesar de las advertencias.

En este artículo sumamos otro motivo para no beber tantos refrescos: los alimentos que no deberías combinar con ellos.

¿Qué alimentos no puedo consumir con refrescos?

Sin darnos cuenta estamos incorporando al organismo alimentos que juntos pueden ser tóxicos o perjudiciales.

Tal vez pensemos que no tiene nada de malo acompañar una rica cena o almuerzo con un vaso de refresco, pero existen algunas combinaciones con ciertos ingredientes cuyos efectos son perjudiciales.

Presta mucha atención a los alimentos que no deberías consumir con refrescos:

Lee también: 3 deliciosos batidos depurativos para tus cenas: ¡Te encantarán!

Leche

Remedio de leche fría

¿A quién se le ocurriría tomar leche con un refresco? Por supuesto que no estamos hablando de colocar ambos en el mismo vaso o de usar como bebida al mismo tiempo. Pero sí de recetas que contienen leche, tanto saladas como dulces.

Por ejemplo, unas pastas con crema o un pastel de cumpleaños. Cuando llegan al estómago el refresco y la leche se produce una gran acidez que se traducirá en dolores estomacales, reflujo o indigestión.

Café

Nuevamente no creemos que haya gente que le ponga refresco a su café, pero sí que beba el primero durante la comida y el segundo a la hora del postre.

Ambos tienen altas dosis de cafeína y por esta razón no es recomendable a la hora de la cena: producirá insomnio, pesadillas o problemas para conciliar el sueño.

Y hay más sobre esta combinación ya que, cuando ambos llegan al estómago, se produce una especie de espuma burbujeante que deriva en una acidez muy fuerte. Por lo tanto te sentirás alerta, eufórico y con dolor estomacal producto de una gran indigestión.

Pan dulce

Pan dulce

Para las fiestas solemos consumir este postre tan rico y dulce. Si a eso le sumamos la cantidad de azúcar que tienen los refrescos, el resultado es un aumento peligroso de los niveles de glucosa en sangre.

Hasta puede incrementar los riesgos a sufrir un paro cardiorrespiratorio.

Además te sentirás alerta por la cantidad de azúcar que hay en tu organismo. Por lo tanto, para disfrutar del pan dulce en Navidad, no lo combines con refrescos de cola ni de ningún otro tipo.

Comidas picantes

Los ingredientes o especias picantes como el chile, el comino o el curry le aportan sabor a las comidas pero, cuando llegan al organismo, elevan automáticamente nuestra temperatura (por eso es probable que queramos beber de inmediato).

Piénsalo dos veces antes de elegir un refresco.

Las bebidas del tipo cola en altas temperaturas se convierten en ácido sulfúrico. Entonces, si pensamos que beber un vaso de refresco aplacará nuestra sed o disminuirá el calor del estómago, estamos equivocados.

Lo que conseguirás será aumentar la cantidad de ácidos estomacales.

Caramelos de menta

Caramelos de menta

Puedes hacer la prueba y colocar una pastilla de menta en un vaso con refresco cola y verás la reacción… ¡Se produce una especie de explosión! Esto se debe al poder efervescente de los caramelos y a las burbujas de la bebida.

Imagina entonces lo que sucede en nuestro interior al consumir ambos al mismo tiempo. Ni siquiera deberías probarlo, ya que el dolor será insoportable y la reacción interna puede ser peligrosa.

¿Qué sucede en nuestro cuerpo al beber refrescos de cola?

Los mezclemos o no, esta bebida no es buena para nuestra salud. Hay quienes afirman que sirve para todo menos para beber. ¿Qué le sucede a nuestro organismo cuando la bebemos?

Tras 10 minutos

Un vaso de refresco tiene 10 cucharadas de azúcar. Así como estás leyendo. Esto supone una especie de golpe para el cuerpo.

No nos confundamos, ya que no nos da energía ni nos permite estar alerta, sino que desequilibra la glucosa en sangre y puede ser peligroso.

Tras 20 minutos

Los niveles de insulina en el torrente sanguíneo “se disparan” y el hígado tiene que trabajar mucho para transformar el azúcar que ha recibido. Lo malo es que lo convierte en grasa.

Tras 40 minutos

Tras 40 minutos

La cafeína empieza a hacer efecto en el cuerpo: las pupilas se dilatan y la presión arterial aumenta. No sentimos cansancio y el hígado libera el azúcar a la sangre.

Visita este artículo: Cómo depurar la sangre con bebidas naturales

Tras 45 minutos

El cuerpo aumenta la producción de una hormona llamada dopamina, que se encarga de estimular el área del cerebro dedicada al placer y a las recompensas.

Por eso nos gusta tanto beber refrescos: para la mente son como una droga fabulosa.

Tras 1 hora

Refrescos

Se produce una mayor eliminación de calcio a través de la orina. Esto puede causar osteoporosis, caída de dientes o huesos más vulnerables a quebraduras. El ácido fosfórico del refresco se une también al magnesio y al zinc.

El efecto diurético que supuestamente tienen estas bebidas es falso, ya que no elimina los residuos del cuerpo, sino los nutrientes necesarios para vivir.

Por ello la persona se siente débil o irritable luego de la ingesta del refresco.

Te puede gustar