5 increíbles alimentos que nos protegen del cáncer

Aunque nunca debemos abandonar el tratamiento médico, lo cierto es que estos ingredientes pueden complementarlo para combatir el cáncer también desde un punto de vista alimenticio

La mejor estrategia para combatir una enfermedad es prevenirla, y la mejor manera de hacerlo es con la alimentación, incorporando a nuestros menús diarios los alimentos que nos aportan los nutrientes que necesitamos.

Para prevenir y combatir el cáncer contamos con una gran cantidad de alimentos medicinales. Descubre en este artículo cuáles son los alimentos más beneficiosos para prevenir el cáncer.

Un tratamiento holístico contra el cáncer

Muchos terapeutas han relacionado los tumores con la acumulación progresiva de toxinas en nuestro organismo. Si los mecanismos naturales de limpieza de estas sustancias tóxicas no funcionan o están saturados, el cuerpo las junta y aísla, si es posible, de los órganos vitales.

También hay teorías que hablan de la influencia de los elementos contaminantes que hay a nuestro alrededor, así como de los shocks traumáticos psicoemocionales que vivimos a lo largo de nuestra vida, y que pueden actuar como el desencadenante de una enfermedad.

Por este motivo es fundamental prevenir o tratar el cáncer de manera holística, desde las diferentes perspectivas. La alimentación, en este sentido, desempeña un papel fundamental, ya que nos aporta nutrientes imprescindibles para mejorar nuestros mecanismos de defensa y depuración.

No olvides leer: 9 maneras de prevenir el cáncer según la ciencia

Cúrcuma

Cúrcuma

La cúrcuma es una especia muy usada en la cocina asiática por el toque aromático que aporta a las recetas, el colorante amarillo con el que las hace más apetitosas pero, sobre todo, por sus increíbles propiedades medicinales.

El rizoma de esta planta, que podemos rallar o consumir en polvo en todo tipo de alimentos, incluso dulces, destaca por sus propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias, antioxidantes y analgésicas, que convierten este alimento en una manera excelente de prevenir y tratar una gran cantidades de enfermedades.

La cúrcuma contiene al menos 10 compuestos anticancerígenos, en especial para los de piel, duodeno, mama y colon, a la vez que combate los efectos secundarios de la quimioterapia.

Limón

limón salud hepática

El limón también es un remedio para casi todo, ya que parte de la base de que, a pesar de ser un ácido, cuando llega al estómago actúa como neutralizador. De este modo, nos ayuda a alcalinizar el pH de nuestro organismo.

Según muchos nutricionistas, el cáncer no puede desarrollarse en un medio alcalino, mientras que sí lo hace en un medio ácido.

Recomendamos elegir limones ecológicos y lavarlos bien para poder consumir también su peladura, la cual podemos rallar para añadir a batidos, zumos, salsas, ensaladas, postres, etc.

Naranja

La naranja, también dentro de la familia de los cítricos, es un alimento muy potente para prevenir y tratar, en especial, el cáncer de mama. De hecho, existe una famosa cura a base de naranjas ecológicas para potenciar estos efectos en nuestro organismo.

Para que realmente sea efectivo debe ser naranja o zumo de naranja recién exprimida por nosotros mismos. Los zumos envasados no solo no aportan estos beneficiosos, sino que pueden ser perjudiciales por su contenido en azúcar, conservantes y saborizantes.

También podemos consumir la peladura de la naranja, igual que la del limón, siempre y cuando sea ecológica.

¿Quieres conocer más? Lee: 10 maneras creativas de reutilizar la cáscara de naranja

Té verde

té verde

Varios estudios afirman que esta bebida milenaria tiene la virtud de ayudar a prevenir o retrasar los tumores cancerígenos de próstata y de mama.

El secreto del té verde está en los polifenoles, unas sustancias antioxidantes que reducen la inflamación y protegen del daño celular, lo cual también contribuye a evitar la metástasis.

Podemos tomar uno o dos tés verdes al día, mejor siempre separados de las comidas, ya que puede afectar a la asimilación de otros nutrientes. Tiene bastante menos teína que el té negro, pero si tenemos problemas para dormir evitaremos tomarlo a partir de las horas de la tarde.

Brócoli

Las verduras crucíferas en general, y el brócoli en especial, contienen glucosinolatos, un nutriente azufrado de sabor amargo y picante que actúa como anticancerígeno. También mejoran estas propiedades las cantidades que contiene de fibra, ácido fólico, vitamina C y otros flavonoides.

Debemos consumir brócoli y crucíferas en general (rúcula, rabanito, col, mostaza, repollo, etc.) al menos tres veces por semana.

Para que conserven sus propiedades anticancerígenas debemos evitar cocerlas en exceso. Las haremos al vapor o salteadas, aunque también las podemos rallar y servir crudas, maceradas previamente durante unas horas con aceite, vinagre y sal.

Te puede gustar