Alimentos para aumentar la capacidad intelectual

Yamila Papa Pintor·
20 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la fisioterapeuta y nutricionista Sofía Quintana Alonso al
14 Noviembre, 2018
Algunos ácidos grasos esenciales, como el DHA, pueden mejorar la capacidad de reacción, la memoria y la función cerebral. ¡Te invitamos a conocer qué alimentos los contienen!
 

Lo que cada persona ingiere influye en la salud general, el estado de ánimo y hasta en la capacidad intelectual. Existen alimentos y suplementos llamados nootrópicos que pueden potenciar la memoria, la motivación, la creatividad y las funciones cognitivas en general.

Asimismo, estos alimentos también pueden retrasar el declive cognitivo asociado a la edad. ¿Quieres saber cuáles se consideran que pueden potenciar la capacidad intelectual? Sigue leyendo este artículo y descúbrelos.

Cómo potenciar la capacidad intelectual con ciertos alimentos

Antes de comenzar, hemos de dejar claras un par de cuestiones. En primer lugar, es fundamental saber que si padeces algún déficit de concentración, memoria u otro problema asociado a las capacidades cognitivas, es indispensable realizar una consulta con un neurólogo u otro médico.

Por otro lado, debes saber también que no prometemos ningún milagro al hablarte de estos alimentos. De hecho, si bien pueden ser beneficiosos para mejorar algunas funciones cerebrales, no pueden reemplazar el tratamiento profesional de ningún modo.

Finalmente, hemos de señalar un dato curioso sobre los alimentos nootrópicos, y es que, en la mayoría de los casos, se desconocen sus mecanismos de acción. Las dos hipótesis principales tienen que ver con aumentar la cantidad de neurotransmisores, enzimas u hormonas disponibles, o bien que activen el metabolismo cerebral y el crecimiento neuronal, denominado neurogénesis.

 

Antes de ingerir alimentos que nunca hayas probado o de realizar cambios drásticos en tu dieta, consulta con un nutricionista para prevenir alergias o desbalances.

Pescado azul y semillas: ácidos grasos esenciales

Cuando pensamos en la palabra ‘grasa’ la asociamos a algo negativo para la salud. Sin embargo, los ácidos grasos esenciales son vitales para el organismo. Se consideran esenciales porque el cuerpo no puede producirlos por sí mismo, y por lo tanto, deben obtenerse de la alimentación.

Los ácidos grasos esenciales nootrópicos son los omega 3, y en particular el DHA y el EPA, dos tipos de este nutriente. El pescado azul —es decir, el salmón, la sardina, el arenque o el bacalao— lo contiene. En tanto, las mejores fuentes vegetales de este ácido graso 3 son las semillas de lino, las semillas de chía y las nueces.

Sardinas con Omega 3

Los ácidos grasos omega 3 tienen efectos antinflamatorios y cumplen un papel fundamental en el mantenimiento de la estructura y la función cerebral, como se afirma en un estudio de 2002 de la Asociación Interciencia.

El consumo de DHA, sobre todo, se asocia en una investigación del American Journal of Clinical Nutrition a una mejora de la memoria, la capacidad de reacción y la claridad mental.

 

La recomendación oficial del Gobierno de Gran Bretaña es consumir dos porciones semanales de pescado azul. Si no es posible, se puede suplementar con aceite de pescado. En caso de optar por esta última opción, es preciso consultar con un nutricionista.

Te puede interesar: El análisis de la composición del aceite de pescado y sus propiedades

Frutos rojos y violáceos: resveratrol

Los frutos rojos y violáceos, como las bayas —moras, arándanos, frambuesas—, las fresas o las uvas contienen resveratrol, un antioxidante que según un estudio de Belmonte Noguera (2016) puede prevenir el deterioro cerebral asociado a la edad. El resveratrol también está presente en el vino tinto, el chocolate, los cacahuetes o el maní.

Aunque algunos estudios en animales demuestran que el resveratrol puede aumentar la memoria y otras funciones cognitivas, no estamos del todo seguros sobre el efecto del resveratrol en humanos. Sí parece mejorar la memoria según un estudio del The Journal of Neuroscience, pero el mecanismo exacto se desconoce.

 

Frutos rojos para aumentar la capacidad intelectual

Café, té y chocolate: cafeína

La cafeína es un estimulante natural presente en el café, el té y el chocolate negro. Estimula el sistema nervioso central y hace al individuo sentirse alerta y menos cansado.

 

Lee también: 3 recetas con chocolate negro para consentirte, sin remordimiento

Varios estudios, como este de 2002 de Psychopharmacology, muestran que la cafeína mejora la memoria, la velocidad de reacción y la función cerebral general.

Aunque una taza de café al día es segura para adultos según organismos oficiales y suficiente para obtener beneficios, por otro lado, demasiada cafeína puede provocar consecuencias negativas para la salud, como ansiedad, malestar estomacal o insomnio. Algunas personas no la metabolizan con facilidad y pueden notar más estos efectos adversos.

 

Granos de café

Capacidad intelectual y alimentos: conclusión

Para finalizar, ten en cuenta que los alimentos considerados nootrópicos solo pueden ser efectivos en el contexto de una dieta sana y variada, con un aporte suficiente de vitaminas, minerales y nutrientes esenciales. Como recomendamos antes, es importante consultar con un médico especialista si se busca solucionar algún inconveniente puntual relacionado a la capacidad intelectual.

 
  • Stix, G. (2009). Potenciadores de la cognición. Investigacion y Ciencia 20–27.
  • Castro-González, M.I. (2002). Ácidos grasos omega 3: Beneficios y fuentes. Interciencia 27, 128–136.
  • Moreno Fernández, R.D., Pedraza, C., and Gallo, M. (2013). Neurogénesis hipocampal adulta y envejecimiento cognitivo. Escritos de Psicología / Psychological Writings 6, 14–24.
  • Brice CF; Smith AP. 2002. Effects of caffeine on mood and performance: a study of realistic consumption. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12404081
  • Scientific Opinion on the safety of caffeine. 2015. European Food Safety Authority. http://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/4102
  • Witte AV; Kerti L; Margulies DS; Flöel A. 2014. Effects of resveratrol on memory performance, hippocampal functional connectivity, and glucose metabolism in healthy older adults. The Journal of Neuroscience. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24899709
  • Dal-Pan A; Pifferi F; Marchal J; Picq JL; Aujard F; RESTRIKAL Consortium. 2011. Cognitive performances are selectively enhanced during chronic caloric restriction or resveratrol supplementation in a primate. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21304942
  • Belmonte Noguera, Laura; Moranta Mesquida, David. 2016. Análisis del efecto neuroprotector del resveratrol durante el envejecimiento. https://dspace.uib.es/xmlui/handle/11201/1740?show=full
  • Ruxton, C.H.S. (2011), The benefits of fish consumption. Nutrition Bulletin, 36: 6-19. doi:10.1111/j.1467-3010.2010.01869.x
  • Stonehouse W; Conlon CA; Podd J; Hill SR; Minihane AM; Haskell C; Kennedy D. 2013. DHA supplementation improved both memory and reaction time in healthy young adults: a randomized controlled trial. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23515006
  • Castro González, María Isabel. Ácidos grasos omega 3: beneficios y fuentes. Interciencia, vol. 27, núm. 3, marzo, 2002, pp. 128-136. Asociación Interciencia. https://www.redalyc.org/pdf/339/33906605.pdf
  • Valenzuela B, Rodrigo, Tapia O, Gladys, González E, Marcela, & Valenzuela B, Alfonso. (2011). ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3 (EPA Y DHA) Y SU APLICACIÓN EN DIVERSAS SITUACIONES CLÍNICAS. Revista chilena de nutrición, 38(3), 356-367. https://dx.doi.org/10.4067/S0717-75182011000300011