Alimentos para combatir el Alzheimer

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física Elisa Morales Lupayante el 30 enero, 2019
María Enriquez · 18 mayo, 2014
Además de incluir vitaminas y ácidos grasos en nuestra alimentación, también es fundamental que evitemos la obesidad y que practiquemos ejercicios, tanto físicos como mentales, para mantenernos activos

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa e irreversible de las células nerviosas del cerebro. Por suerte, existen algunas formas de prevención. En este sentido, los alimentos con que nos nutrimos juegan un papel importante.

¡Toma nota!

Antioxidantes

Los antioxidantes ayudan a evitar el daño oxidativo. Por eso, previenen la degeneración de la estructura cerebral.

Alimentos ricos en antioxidantes son, en general, las frutas, verduras y legumbres. Otra fuente es el aceite de oliva extra virgen. Además, también los contienen el cacao y los frutos secos.

Por otra parte, importante fuente de antioxidantes es también el té verde.

Omega 3

El omega 3 es un nutriente esencial para el cerebro.

Podemos encontrarlo en pescados azules, sardinas, anchoas, salmón, etc. Sin embargo, también lo encontramos en verduras como las espicanas o el rábano.

Por otra parte, también son fuente de omega 3 los aceites vegetales, especialmente el de linaza.

Vitaminas

Las vitaminas  B, C y D ayudan a mantener un cerebro sano. Por eso, pueden prevenir la degeneración producida por el Alzheimer.

Lo ideal es ingerir estas vitaminas a través de una alimentación equilibrada.

Otros consejos

Ejercicio

Realiza ejercicio de forma habitual. Ayudará a una mejor circulación en el cerebro y el resto del organismo.

Asimismo, es muy importante ejercitar el cerebro. Para ello, puedes usar juegos que impliquen destreza mental.

Primeros síntomas

Los primeros síntomas suelen aparecer después de los 60 años. Sin embargo, si existe predisposición genética, pueden adelantarse a pasados los 40.

Por desgracia, no existe cura para esta enfermedad. Por esta razón, la prevención es fundamental.

Además, un diagnóstico precoz es siempre mejor ya que los daños son progresivos e irreversibles.

Las primeras señales de alarma son:

  • Olvidos frecuentes
  • Incapacidad para resolver situaciones cotidianas
  • Cambios de humor
  • Dificultad para expresarse.

Por tanto, presta atención a la aparición de estas señales. Luego, consulta con un profesional.

Alzheimer

 

Obesidad, diabetes e hipertensión

Según estudios, la obesidad, la diabetes y la hipertensión podrían estar relacionadas con el Alzheimer.

Por ello, siempre serán factores de prevención fundamentales:

  • una alimentación equilibrada y saludable
  • Ejercicio físico e intelectual regular
  • Una buena hidratación
  • Hábitos de vida saludables (no consumir demasiado alcohol, no fumar, etc.)

Conclusión

Como has podido comprobar, una dieta dirigida a la prevención o a ayudar a enfermos de Alzheimer está basada en los principios básicos de una buena alimentación, ejercicio físico y mental y hábitos de vida saludables. Se trata de cuidar nuestra salud desde un punto de vista holístico, físico, nutricional y mental.

  • M. C. Morris, “The role of nutrition in Alzheimer’s disease: epidemiological evidence”, Eur J Neurol. 2009 Sep; 16(Suppl 1): 1–7.
  • Nan Hu et al. “Nutrition and the Risk of Alzheimer’s Disease”, Biomed Res Int. 2013; 2013: 524820.
  • Smith AD; The worldwide challenge of the dementias: a role for B vitamins
    and Homocysteine? Food Nutr Bull, 2008; 29(2 Suppl): S143–72
  • Smith AD, Refsum H; Vitamin B-12 and cognition in the elderly. Am J Clin Nutr, 2009: 89(2):707S–11S;
  • Tangney C et al., Biochemical indicators of vitamin B12 and folate insufficiency and cognitive decline. Neurology, 2009;72(4):361–7.