¿Alimentos para la depresión?

19 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Bernardo Peña
La deficiencia de vitamina B puede favorecer el decaimiento y los problemas de sueño, y su consumo podría tener un papel en el tratamiento de la depresión.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo cuyos síntomas abarcan:

  • Tristeza
  • Insomnio o hipersomnia
  • Aumento o pérdida de peso
  • Falta de energía
  • Pérdida de memoria y concentración
  • Desmotivación
  • Etc.

Por lo tanto, es un trastorno muy complejo, que puede tener formas distintas y que debe ser abordado de forma multidisciplinar y con la suma de varios tratamientos.

La depresión es una enfermedad que afecta a un gran porcentaje de la población. Según datos de un estudio publicado en 2015 por la revista Europea de Investigación en Salud, Psicología y Educación, los datos epidemiológicos de la depresión oscilan entre el 8 y el 9 por ciento en la población general, así como de un 55 por ciento de la población universitaria. Sin perjuicio del uso, en su caso, de psicofármacos o el tratamiento indicado por el psiquiatra o psicólogo, pueden tenerse en cuenta ciertas pautas en la dieta.

Algo que quizás muchos no tenemos en cuenta, es que llevar una dieta rica en determinados componentes, también podría resultar de ayuda en el tratamiento para la depresión.

El pescado para la deficiencia de Omega 3

La comida puede tener un impacto directo en la fisiología de nuestros cuerpos, lo que tendrá también un impacto directo en nuestra salud mental. Algunos estudios han demostrado que la consumición de alimentos ricos en omega 3, como puede ser el pescado, podría ser beneficioso en el tratamiento de trastornos depresivos como el trastorno de depresión mayor.

Pescado al horno.

Especialmente pescados ricos en Omega 3, como el salmón, el atún, y la sardina. Aunque es casi imposible consumir suficiente Omega 3 como para tratar absolutamente la depresión (y esto no sería un tratamiento suficiente), podría ser beneficioso. Comienza comiendo pescado al menos dos veces a la semana. Si no te gusta el pescado, otras fuentes ricas en Omega 3 son el cereal, yogur, o ensaladas, consumiéndolos a diario.

Comidas ricas en vitamina B

Las vitaminas y los minerales afectan al trastorno depresivo. El Folato, un tipo de vitamina B, que se encuentra mayoritariamente en vegetales de hoja verde, huevos, y legumbres, pese a no haber sido estudiado en tanta profundidad como el Omega 3, parece que el folato o vitamina B que podría tener efectos protectores ante los síntomas depresivos, al menos en poblaciones de adultos mayores.

Hay evidencias de que la deficiencia de vitamina B está relacionada directamente con algunos trastornos mentales y que el incluirlo en la dieta, puede ser parte eficaz de su tratamiento. Un plato habitual de lentejas debería ser suficiente. La espinaca y el espárrago también son muy buenas fuentes de Folato.

Triptófano y serotonina

Aquellos que padezcan o hayan padecido depresión, seguramente hayan escuchado hablar de la serotonina. Es un neurotransmisor que tiene mucho que ver con el estado de ánimo. De hecho muchos antidepresivos funcionan como inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Como ya mencionamos, la nutrición es parte vital en nuestra salud mental.

Por ello, incluir en nuestra dieta alimentos ricos en triptófano parece que podría tener un papel en nuestro estado de ánimo, mediante la producción de serotonina.

Cereales con leche.

La depresión es un trastorno grave y su tratamiento debe ser tomado en serio. Una dieta no nos va a curar. Pero ser conscientes y responsables de ciertos factores nutritivos que afectan nuestra salud mental, podría ayudar a sentirnos mejor y al tratamiento en general. De todas formas, si te sientes triste, decaído o con síntomas similares a los de la depresión desde hace tiempo, lo mejor es que consultes con tu psiquiatra o psicólogo.

Fotografía cortesía de: Alexander Lyubavin

  • Strasser, B., Gostner, J. M., & Fuchs, D. (2016). Mood, food, and cognition: role of tryptophan and serotonin. Current Opinion in Clinical Nutrition & Metabolic Care, 19(1), 55-61.
  • Grosso, G., Pajak, A., Marventano, S., Castellano, S., Galvano, F., Bucolo, C., ... & Caraci, F. (2014). Role of omega-3 fatty acids in the treatment of depressive disorders: a comprehensive meta-analysis of randomized clinical trials. PloS one, 9(5), e96905.
  • Skarupski, K. A., Tangney, C., Li, H., Ouyang, B., Evans, D. A., & Morris, M. C. (2010). Longitudinal association of vitamin B-6, folate, and vitamin B-12 with depressive symptoms among older adults over time. The American journal of clinical nutrition, 92(2), 330-335.
  • Mitchell, E. S., Conus, N., & Kaput, J. (2014). B vitamin polymorphisms and behavior: Evidence of associations with neurodevelopment, depression, schizophrenia, bipolar disorder and cognitive decline. Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 47, 307-320.