Alimentos para mejorar nuestra salud

18 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
La calabaza debe su color a los carotenos, que en nuestro organismo se transforman en vitamina A. También aporta grandes cantidades de ácido fólico, vitamina C y licopeno.

Existen muchos alimentos que, además de ser deliciosos, son muy buenos para mantener nuestro organismo en buen estado. Además, incluirlos dentro de una dieta equilibrada, junto con hábitos de vida saludables podría evitar algunas enfermedades derivadas de una mala alimentación.

Aunque, como ya sabes, lo ideal es mantener un alimentación variada y completa, adaptada a las necesidades de cada individuo, según su sexo, edad o estilo de vida. Ante la duda, o en el caso de que se esté tratando alguna condición médica, se debe consultar con el médico o el nutricionista antes de incorporar algunos alimentos en la dieta, por si tuviera algún efecto adverso.

Hoy destacamos los beneficios del aceite de oliva, el salmón, la calabaza, el chocolate, las habas, los arándanos y los espárragos.

Alimentos para mejorar nuestra salud

Muchas veces, cuando se habla de dietas y de alimentos, los especialistas se centran principalmente en los aspectos negativos de la conducta alimentaria, como la restricción de ciertos alimentos, el recuento de calorías y la dieta.

Sin embargo, investigaciones recientes sugieren que las opciones alimentarias consideradas más saludables, como comer más frutas y verduras, no solo tienen beneficios para la salud física sino también para la salud mental, y podrían ser una inversión a largo plazo en el bienestar y salud.

Aceite de oliva

Aceite de oliva para mejorar nuestra salud

Este aceite vegetal es rico en vitaminas A, D, E, K, y favorece la absorción de minerales, como el calcio, el fósforo y el zinc. Además, también contiene antioxidantes naturales, entre los que destacan los polifenoles.

Las propiedades de los polifenoles del aceite de oliva se han evaluado para verificar su impacto beneficioso en la salud humana, aunque todavía son necesarios más estudios. No obstante, los resultados preliminares parecen bastante alentadores en cuanto a la prevención de algunas enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas.

Espárragos

espárragos verdes para mejorar nuestra salud

Ricos en vitaminas A, B, C, E, K y ácido fólico, potasio, hierro, cobre y zinc. Algunos estudios han investigado los efectos antidiabéticos del espárrago al mejorar la secreción de insulina y la función celular en ratas diabéticas. También existen investigaciones que sugieren que los espárragos tienen un efecto positivo sobre la presión arterial.

Arándanos

arándanos para mejorar la salud

Los hay rojos y azules; su color se debe a pigmentos y antioxidantes como flavonoides y antocianos. Al zumo de arándanos se le atribuyen propiedades antibacterianas que podrían proteger contra las infecciones en las vías urinarias.

Varios estudios en animales han sugerido que el consumo de arándanos, o su contenido en polifenoles con potentes actividades antioxidantes, puede mejorar la función cognitiva, proteger contra la inflamación y controlar la obesidad.

Chocolate

chocolate

Considerado un gran estimulante, parece producir un efecto hipotensor. Es rico en sustancias antioxidantes, polifenoles y flavonoides. Contiene magnesio, hierro, potasio, y vitaminas del complejo B.

Entre sus componentes destacan la teobromina, es similar a la cafeína, y la cerotonina, que estimulan el sistema nervioso y proporcionan una sensación de placer.

Calabaza

calabaza

Rica en agua, potasio, fibra y compuestos antioxidantes. Su color se debe a los carotenos, que en nuestro organismo se transforman en vitamina A. También aporta grandes cantidades de ácido fólico, vitamina C y licopeno. Sus semillas son ricas en ácidos grasos omega 3 y 6.

Contiene varios fitoconstituyentes pertenecientes a las categorías de alcaloides, flavonoides y ácidos palmítico, oleico y linoleico. Varios estudios sugieren que la calabaza tiene propiedades antidiabéticas, antioxidantes y antiinflamatorias.

Salmón

salmón

Es un pescado azul rico en ácidos grasos omega 3, que puede servir de apoyo a la hora de disminuir los niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre. Es una rica fuente de proteínas y vitaminas A y del complejo B, también contiene magnesio y yodo.

Un estudio evaluó las propiedades del salmón cocido y crudo y determinó que la cocción como método de preparación no parece alterar las cualidades proteínicas y grasas de los filetes de salmón. La ingesta de filetes de salmón al horno y crudos tuvo efectos similares sobre los lípidos y la composición de ácidos grasos en el suero y los tejidos de las ratas.

Habas

habas

Muy versátiles, ya que se pueden consumir tanto frescas como secas. Pueden ser un tanto indigestas y producir flatulencias, pero aportan fibra, vitaminas, A, C, E, B1 y B2, y antioxidantes, como lecitina, colina y betacarotenos.

Los compuestos fenólicos de la haba abarcaban ácidos fenólicos, flavonoles, proantocianidinas y antocianinas, por lo que tiene capacidad antioxidante.

¿Ya incluyes estos alimentos en tu dieta? Como lo puedes notar, tienen muchos nutrientes y son muy versátiles, pues se pueden añadir en distintas preparaciones.

  • Covas, M.-I., Nyyssönen, K., Poulsen, H. E., Kaikkonen, J., Zunft, H.-J. F., Kiesewetter, H., … Marrugat, J. (2006). The Effect of Polyphenols in Olive Oil on Heart Disease Risk Factors. Annals of Internal Medicine, 145(5), 333. https://doi.org/10.7326/0003-4819-145-5-200609050-00006
  • Zhong, Y., & Xin-she, L. (2008). HEALTH FUNCTION AND UTILIZATION OF ASPARAGUS–《Food Research and Development》2008年08期. Food Research and Development. Retrieved from http://en.cnki.com.cn/Article_en/CJFDTOTAL-SPYK200808048.htm
  • Kalt, W., Joseph, J. A., & Shukitt-Hale, B. (2007). Blueberries and Human Health. Journal of the American Pomological Society, 61(3), 151–160. Retrieved from https://search.proquest.com/openview/583db9920e3086262c79c2fab39fddfa/1?pq-origsite=gscholar&cbl=46215
  • Steinberg, F. M., Bearden, M. M., & Keen, C. L. (2003). Cocoa and chocolate flavonoids: Implications for cardiovascular health. Journal of the American Dietetic Association, 103(2), 215–223. https://doi.org/10.1053/JADA.2003.50028
  • Wollgast, J., & Anklam, E. (2000). Polyphenols in chocolate: is there a contribution to human health? Food Research International, 33(6), 449–459. https://doi.org/10.1016/S0963-9969(00)00069-7
  • Rembold, C. M. (2004). The Health Benefits of Eating Salmon. Science, 305(5683), 475–475. https://doi.org/10.1126/SCIENCE.305.5683.475B
  • Kerimi, A., & Williamson, G. (2015). The cardiovascular benefits of dark chocolate. Vascular Pharmacology, 71, 11–15. https://doi.org/10.1016/J.VPH.2015.05.011
  • Bhatti, S. K., O’Keefe, J. H., & Lavie, C. J. (2013). Coffee and tea: perks for health and longevity? Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care, 16(6), 688–697. https://doi.org/10.1097/MCO.0b013e328365b9a0
  • O’Keefe, J. H., & DiNicolantonio, J. J. (2018). Coffee for Cardioprotection and Longevity. Progress in Cardiovascular Diseases, 61(1), 38–42. https://doi.org/10.1016/J.PCAD.2018.02.002