Alimentos para tener una piel más saludable

Brócoli, zanahoria, pimiento rojo y semillas de calabaza son algunos de los alimentos que te ayudarán a presumir de piel sana.

Además del cuidado externo, también hay que prestar atención a nuestra dieta si queremos tener una piel más saludable. Toma nota de estos alimentos con los que nutrir tu organismo para mejorar tu cutis.

¿Qué alimentos ayudan a tener una piel más saludable?

Más allá de hacer cientos de tratamientos de belleza, lo importante para conseguir una piel más saludable es lo que comemos. Por tanto, conviene empezar por cuidar la piel desde el interior.

Las vitaminas, aminoácidos, antioxidantes, ácidos grasos insaturados y oligoelementos que están presentes en las fórmulas de las cremas más costosas del mercado se han tomado de los alimentos.

La alimentación es vital para el cuidado de la piel, tanto para evitar el envejecimiento prematuro como para la protección del sol o eliminar el acné y la grasa.

Incluye los siguientes alimentos en tu menú a partir de ahora para favorecer no solo la salud de tu piel, sino también la de todo tu cuerpo.

AguaAgua

Es la base para cualquier tratamiento de belleza, ya sea para lograr una piel de porcelana o bajar de peso.

Si bien algunas personas no la consideran un alimento, el agua es un elemento fundamental en la dieta diaria. Trata de beber agua mineral o filtrada, y nunca con gas.

Ten en cuenta también que las frutas y muchas verduras tienen una gran cantidad de agua en su composición.

Se recomienda beber dos litros de agua al día para mantener hidratado (por dentro y por fuera) el organismo.

Brócoli

Este vegetal de la familia de las coles es rico en antioxidantes y vitaminas E y C.

Esta última tiene la capacidad de producir colágeno, con lo que favorece el mantenimiento de una piel más saludable y flexible.

La vitamina E contribuye a proteger las membranas celulares de la dermis para defenderlas de los daños que pueden causar los rayos solares.

Avellanas

Los frutos secos como las avellanas son una gran fuente de vitamina E, al igual que el brócoli.

Además, si consumes un puñado al día de avellanas, te aportarán ácidos grasos saludables.

Puedes tomarlas como entrante o como merienda en la tarde y, también, usarlas para diferentes recetas saladas y dulces.

Zanahorias

Son muchas las ventajas de consumir zanahorias para nuestro cuerpo y, en concreto, para la piel.

Ofrecen una buena cantidad de beta-carotenos, un antioxidante que luego se transforma en vitamina A en el organismo.

Contribuyen a reparar los tejidos y proteger la piel de los rayos ultravioleta y de los radicales libres.

Para aprovechar sus propiedades, come la zanahoria cruda (rallada en ensalada, por ejemplo).

Semillas de calabaza

En general, la verdura es buena para cuidar nuestra piel, ya que es una excelente fuente de beta-carotenos.

Las semillas de calabaza, en particular, son grandes aliadas de la dermis porque contienen zinc, que ayuda a proteger las membranas celulares, mantener los niveles de colágeno y promover la renovación de piel.

Pescados azules

En este grupo se encuentran el salmón, la sardina, el atún, la anchoa, el bonito y el verdel.

Contienen mucho ácido graso omega-3, que permeabiliza las membranas y mejora el funcionamiento celular. Este ácido, además, es antiinflamatorio y deshincha la piel.

Se aconseja consumir los pescados azules al vapor, al horno, hervidos o asados, pero no fritos.

Cereales integrales

Uno antioxidante beneficioso para la piel es el selenio, que se encuentra en buena cantidad en los cereales integrales y los granos enteros.

Las harinas de los cereales integrales, por lo general, son más sanas que las refinadas (blancas).

Consumir pastas, panes o arroz integrales influye positivamente en la protección de la piel frente a la contaminación del ambiente.

Además, mejoran la elasticidad de las capas más externas de la dermis.

Frutas de verano

Hay que prestar atención a aquellas especies que se cosechan durante los meses de calor, como es el caso de las ciruelas, las uvas o las naranjas.

Las frutas de verano son las que tienen más cantidad de antioxidantes y vitamina C. En el caso de las frutas tropicales, como el mango o la papaya, potencian la reposición de reservas celulares en la piel.

También contribuyen a aumentar la producción de colágeno y son muy ricas en agua, lo que las hace perfectas para zumos, batidos o licuados hidratantes.

Pimiento rojoPimientos rojos

Aparte de brindar un sabor delicioso a nuestras comidas, el pimiento rojo posee vitamina C y B6 y fibras.

A su vez, es rico en carotenoides, que sirven para reducir y prevenir las arrugas, así como para aumentar la circulación de la sangre hacia la piel,

El pimiento rojo se utiliza también en belleza para combatir el acné.

Chocolate amargo

Presta atención, porque no vale el que tiene menos de 70 % de cacao.

El chocolate negro y amargo contiene flavonoides, ácidos grasos y antioxidantes que te ayudan a tener una piel más saludable,  ya que contribuyen a reducir el enrojecimiento y a proteger del sol.

El cacao, además, incrementa la circulación sanguínea y relaja las arterias.

Aceite de coco

Es rico en grasas saturadas y en ácido láurico. Este último es un agente antibacteriano y antiviral que combate el acné, la grasa de la piel y las inflamaciones.

El aceite de coco, asimismo, tiene ácidos grasos esenciales y vitamina E, ideales dar suavidad e hidratación a la piel.

Té verdeHojas de té verde

El té verde tiene muchos antioxidantes y L-teanina, una sustancia que disminuye el estrés y relaja el cuerpo.

Puedes tomarlo en infusión un par de veces al día. Al beberlo caliente, libera catequinas, unas sustancias antioxidantes y antiinflamatorias.

Mira también: 3 infusiones caseras para disfrutar en tus meriendas

Para tener una piel más saludable, aparte de tu rutina diaria de belleza, puedes incorporar estos alimentos a tu dieta y también practicar ejercicio de forma regular. No parece tan difícil, ¿no?