5 alimentos para una piel radiante

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sofía Quintana el 14 noviembre, 2018
Algunos alimentos son ricos en antioxidantes como carotenoides o vitamina E, fundamentales para combatir el daño causado por el sol y prevenir el envejecimiento prematuro de la piel

La salud de la piel es un buen indicador de la salud general de nuestro organismo. El exceso de sol sin protección, el tabaco, el sedentarismo o los malos hábitos alimenticios pueden hacer que la piel pierda su brillo y elasticidad natural.

En esta ocasión te traemos 5 alimentos para una piel radiante. Son fáciles de encontrar y te ayudarán a lucir un aspecto más fresco y saludable.

1. Aceite de oliva

El aceite de oliva virgen extra es una de las grasas más saludables que existen.

Reduce la presión arterial y el riesgo de enfermedades cardiovasculares, pero también puede ayudar a que la piel se vea más joven. Parece tener un efecto antiinflamatorio y protegerla del daño causado por el sol.

Además, el aceite de oliva es rico en ácidos grasos monoinsaturados, asociados a una mayor elasticidad y firmeza de la piel.

aceite de oliva

2. Tomate y otras frutas

Uno de los componentes clave del tomate es el licopeno, un carotenoide (o pigmento natural) con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular y de algunos tipos de cáncer, y además proteger la piel del daño solar.

Un estudio británico en mujeres de mediana edad comprobó que suplementar con licopeno reduce la profundidad de las arrugas en 15 semanas al aumentar la producción de colágeno en la piel.

Cocinar el tomate, especialmente en combinación con una grasa saludable como el aceite de oliva, incrementa la absorción de licopeno.

Otras frutas y verduras de colores fuertes, como las bayas (moras, arándanos, etc.) también son ricas en antioxidantes y vitamina E, compuestos que retrasan el envejecimiento de la piel y la ayudan a combatir los efectos dañinos del sol.

3. Espinacas y otras verduras de hoja verde

Bol de espinacas

Las verduras de hoja verde, como las espinacas, ayudan a lograr una piel más saludable gracias a su contenido en una sustancia llamada luteína.

La luteína es un carotenoide con una función similar a la del licopeno, es decir, que protege la piel del daño que causan los rayos ultravioleta.

La espinaca y la col rizada son las verduras más ricas en luteína, pero las acelgas o las hojas de remolacha o rábano también contienen una buena cantidad. Además, son una fuente importante de vitamina E, un potente antioxidante.

4. Almendras

El secreto de las almendras contra el envejecimiento de la piel es la vitamina E. El tocoferol o vitamina E es un antioxidante presente en muchos frutos secos, frutas y verduras, y especialmente en las almendras.

La vitamina E y los polifenoles de las almendras parecen tener efectos fotoprotectores, es decir, que protegen la piel del daño por exposición a la luz solar.

Almendras

5. Pescado azul

Los ácidos grasos esenciales omega 3 son fundamentales para el organismo. El pescado azul graso (salmón, arenque, sardina o caballa) es una de las mejores fuentes de omega 3 que existen.

Además de protergernos de la enfermedad cardiovascular, el consumo habitual de ácidos grasos omega 3 nos puede ayudar a combatir la inflamación y el daño causado por la exposición de la piel a los rayos del sol.

Filetes de salmón

El salmón contiene también astanxantina, un carotenoide que combinado con el colágeno mejora la elasticidad e incrementa la hidratación de la piel.

Si llevas una dieta vegetariana, puedes incorporar a la alimentación nueces, semillas de lino y semillas de chía para aumentar el consumo de ácidos grasos omega 3.

  • Ardoy, Z. (2004). Aceite de oliva: influencia y beneficios sobre algunas patologías. Anales de Medicina … 21, 23006.
  • Martínez-Flórez, S., González-Gallego, J., Culebras, J.M., and Tuñón, M.J. (2002). Los flavonoides: Propiedades y acciones antioxidantes. Nutricion Hospitalaria 17, 271–278.
  • Aranceta, J., Pérez, C., Serra, L., Ortega, R.M., Entrala, A., and Gil, A. (2003). Luteína y salud. Nutricion Clinica y Dietetica Hospitalaria 23, 36–44.