Alimentos y nutrientes con un alto poder cicatrizante natural

Valeria Sabater · 23 febrero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la nutricionista Eliana Delgado Villanueva el 24 mayo, 2019
Para favorecer la cicatrización de los tejidos o mejorar la recuperación tras una intervención es importante que incluyamos en nuestra dieta alimentos ricos en vitaminas A, C y K.

Existen varios alimentos que, por su composición nutricional, tienen un poder cicatrizante natural que puede resultar de utilidad a la hora de recuperarnos tras una intervención quirúrgica, una lesión y, por supuesto, para mantener la buena salud de la piel en general.

Generalmente, se suele decir que el poder cicatrizante de ciertos alimentos procede, sobre todo, de la llamada vitamina K. Este nutriente favorece el crecimiento y la sanación de tejidos heridos.

Además de esta vitamina, también necesitamos una serie de nutrientes esenciales para que nuestro organismo funcione correctamente y los procesos de cicatrización se den adecuadamente y en especial, tras una lesión.

Los expertos indican que «existen algunos alimentos que están más vinculados que otros en el proceso de cicatrización por los nutrientes que contienen, especialmente cuando se habla de vitaminas del grupo B, vitaminas C y K, zinc, entre otros».

A continuación comentaremos cuáles son esos alimentos y cómo pueden beneficiarnos si los incluimos en un estilo de vida saludable, con moderación.

La importancia de la vitamina K

El poder cicatrizante de la vitamina K

La vitamina K cumple una función básica a la hora de mantener la salud del aparato óseo y la sangre, entre otros procesos. Entonces, es importante para la salud de todo el organismo.

En un estudio realizado en roedores, se observó que la aplicación de vitamina K1 ayudaba a cicatrizar heridas. Por ello, se ha buscado elaborar productos tópicos que ayuden a acelerar la cicatrización de la piel.

Alimentos con vitamina K

Verduras de hoja verde como la col, el berro, las espinacas, los nabos, las hojas de mostaza, las hojas de remolacha (betabel), las acelga, el grelo, la achicoria, la lechuga, las coles de bruselas, el brócoli.

También los cebollinos, el chile en polvo, el curry, las ciruelas pasas. Por último, muchas hierbas medicinales como el perejil fresco, el cilantro, el orégano y la albahaca fresca.

Alimentos con vitamina A

La vitamina A es un cicatrizante natural

Los alimentos con vitamina A también nos ayudan a cicatrizar las heridas. Por ello, es recomendable incluirlos con moderación, dentro de una dieta adecuada.

Aunque todos la necesitamos para estar sanos, se dice que esta vitamina es especialmente necesaria para las personas que sufren inflamaciones de intestino e incluso la enfermedad de Crohn.

  • Alimentos ricos en vitamina A: La pimienta roja, la zanahoria, la batata, la calabaza, todas las verduras de hojas verdes, el melón, los albaricoques secos…

Los aceites más saludables

Beneficios del aceite de coco como cicatrizante

Tanto las grasas monoinsaturados como las poliinsaturados son muy adecuadas para favorecer la cicatrización. Podemos consumirlos en nuestras recetas o bien en uso tópico a través de la piel. Esto hará que obtengamos buenos resultados a la hora de cicatrizar nuestras heridas o lesiones.

  • Aceites más saludables: el aceite de oliva, el de coco o el de semillas son excelentes mediadores en los procesos curativos con su alto poder cicatrizante.

La vitamina C y su poder cicatrizante

La vitamina C es muy cicatrizante

La vitamina C ejerce un poder básico a la hora de cicatrizar. Es pues esencial que en momentos en que por ejemplo hayas pasado una intervención quirúrgica, incrementes el consumo de frutas y verduras con esta vitamina.

Todos nosotros necesitamos un aporte adecuado de la vitamina C para el crecimiento y la reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo, tanto internos como externos. Es indispensable para sintetizar una proteína que ayuda a las células, a los tejidos, a los tendones y a los músculos.

  • Alimentos con vitamina C: kiwis, mangos, fresas, limas, naranjas, melones, tomates, grosellas, toronjas, piñas, brócolis, berros, col rizada, cilantro, nabos.

Nota final

Debemos recordar siempre que, si bien es importante apoyarnos en una buena alimentación para estar saludables, también debemos procurar mantener otros buenos hábitos de vida y seguir las indicaciones del médico.

Nuestro bienestar depende de múltiples factores y debemos procurar estar atentos a todos ellos.