Alimentos y nutrientes con un alto poder cicatrizante natural

Para favorecer la cicatrización de los tejidos o mejorar la recuperación tras una intervención es importante que incluyamos en nuestra dieta alimentos ricos en vitaminas A, C y K

Hay algunos momentos en los que podríamos necesitar remedios de poder cicatrizante. Puede que tengamos alguna lesión interna, que acabemos de ser intervenidos, o que solo necesitemos curar alguna herida externa en la piel.

Existen un determinado tipo de alimentos que estimulan el proceso de cicatrización gracias a sus nutrientes específicos: vitaminas y minerales que te servirán de ayuda. ¡Descúbrelos!

El poder cicatrizante de estos alimentos procede sobre todo de la llamada vitamina K. Este nutriente favorece el crecimiento y la sanación de tejidos heridos.

Además de esta vitamina, también necesitamos una serie de nutrientes y minerales esenciales para la recuperación de la lesión. Ya sea porque acabas de ser intervenido o porque eres de esas personas a quienes les tarda mucho en cicatrizar un simple arañazo, no pierdas la oportunidad de conocer estos remedios.

La importancia de la vitamina K

El poder cicatrizante de la vitamina K

La vitamina K cumple una función básica a la hora de coagular la sangre. Evita hemorragias y y resuelve las hinchazones. En especial, las que conocemos como hematomas. Es por cierto esa inflamación la que evita el que puedan cicatrizar bien las heridas.

La vitamina K se usa a nivel médico y estético por sus grandes cualidades para curar. Consigue por ejemplo eliminar esas varices pequeñas tipo arañas que nos aparecen en las piernas.

También cura los moretones, las estrías y las quemaduras. Además, se comercializa para uso tópico para resolver la rosácea, así como el acné.

A nivel clínico, la vitamina K se utiliza también después de las cirugías con el fin de acelerar la cicatrización de la piel. Al mismo tiempo, ayuda a propiciar la salud de las personas.

Alimentos con vitamina K

Verduras de hoja verde como la col, el berro, las espinacas, los nabos, las hojas de mostaza, las hojas de remolacha (betabel), las acelga, el grelo, la achicoria, la lechuga, las coles de bruselas, el brócoli.

También los cebollinos, el chile en polvo, el curry, las ciruelas pasas. Por último, muchas hierbas medicinales como el perejil fresco, el cilantro, el orégano y la albahaca fresca.

Alimentos con vitamina A

La vitamina A es un cicatrizante natural

La vitamina A es otro elemento esencial que nos ayuda a cicatrizar heridas. Es útil en todo tipo de lesiones, tanto externas como internas. Es muy adecuada, por ejemplo, para resolver el acné, el eczema, la psoriasis, el herpes labial. También es útil con heridas y quemaduras.

A nivel interno, la vitamina A es muy importante. Es de gran utilidad para las personas que sufren inflamaciones de intestino e incluso la enfermedad de Crohn, o cualquier tipo de inflamación de orina.

  • Alimentos ricos en vitamina A: La pimienta roja, la zanahoria, la batata, la calabaza, todas las verduras de hojas verdes, el melón, los albaricoques secos…

Los aceites más saludables

Beneficios del aceite de coco como cicatrizante

Tanto los aceites mono-insaturados como los poli-insaturados son muy adecuados para favorecer la cicatrización. Podemos consumirlos en nuestras recetas o bien en uso tópico a través de la piel. Esto hará que obtengamos buenos resultados a la hora de cicatrizar nuestras heridas o lesiones.

  • Aceites más saludables: el aceite de oliva, el de coco o el de semillas son excelentes mediadores en los procesos curativos con su alto poder cicatrizante.

La vitamina C y su poder cicatrizante

La vitamina C es muy cicatrizante

La vitamina C ejerce un poder básico a la hora de cicatrizar. Es pues esencial que en momentos en que por ejemplo hayas pasado una intervención quirúrgica, incrementes el consumo de frutas y verduras con esta vitamina.

Todos nosotros necesitamos un aporte adecuado de la vitamina C para el crecimiento y la reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo, tanto internos como externos. Es indispensable para sintetizar una proteína que ayuda a las células, a los tejidos, a los tendones y a los músculos.

Es decir, su misión es reparar y cicatrizar, además de protegernos frente a las infecciones y los radicales libres. Por ejemplo, en el caso de encías sangrantes o los hematomas.

  • Alimentos con vitamina C: kiwis, mangos, fresas, limas, naranjas, melones, tomates, grosellas, toronjas, piñas, brócolis, berros, col rizada, cilantro, nabos…
  • Ehrlich, H. P., & Hunt, T. K. (1968). Effects of cortisone and vitamin A on wound healing. Annals of Surgery. https://doi.org/10.1097/00000658-196803000-00004
  • Moores, J. (2013). Vitamin C: a wound healing perspective. British Journal of Community Nursing. https://doi.org/10.12968/bjcn.2013.18.Sup12.S6
  • FAO, & WHO. (2001). Human Vitamin and Mineral Requirements. Human Vitamin and Mineral Requirements. https://doi.org/10.1016/B978-0-323-06619-8.10013-1