Alimentos prohibidos si tienes ácido úrico alto

9 abril, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Anna Vilarrasa
Si tienes el ácido úrico alto es importante cuidar y vigilar la dieta, el peso y algunos hábitos de vida. Gracias a la comida equilibrada podremos mantener la uricemia controlada.

El ácido úrico alto o hiperuricemia se ha realacionado tradicionalmente con personas amantes de la abundancia, tanto en el comer como en el beber. Aunque sabemos que depende de multitud de factores variados, la corrección dietética es básica para tratarlo. 

Hiperuricemia o ácido úrico alto

El ácido úrico es un compuesto formado por carbono, nitrógeno, oxígeno e hidrógeno que se genera cuando el organismo desintegra las purinas. A su vez, las purinas se forman de manera natural en el cuerpo, y también las encontramos en algunos alimentos.

El ácido úrico no causa problemas de salud en valores normales, ya que es excretado por el riñón. Pero a veces, por motivos muy diversos, el ácido úrico puede elevarse por encima de los niveles aceptables. 

Cuando se sufre de hiperuricemia, uno de los síntomas más temidos es el ataque de gota. Pero las consecuencias negativas del ácido úrico elevado van más allá. Se ha relacionado con más riesgo de padecer problemas renales, cardiovasculares y daños artríticos crónicos. 

Los alimentos y el ácido úrico alto

El exceso de ácido úrico debe corregirse para evitar problemas de salud a largo plazo y pérdida de calidad de vida en las personas que lo sufren. Corregir algunas pautas alimentarias puede ser muy beneficioso.

Si padecemos este problema de salud deberemos evitar algunos alimentos. Aunque debemos tener en cuenta que más que alimentos prohibidos, debemos hablar de alimentos a limitar.

Alimentos ricos en purinas

carne roja rica en purinas
Las carnes rojas son alimentos muy ricos en purinas

Las purinas son unos componentes que se forman en el organismo de manera natural. Y cuando se degradan aparece ácido úrico. Así que controlar los alimentos ricos en purinas puede ayudar a disminuir la cantidad de ácido úrico en sangre. Sobre todo durante los ataques de gota. 

Los alimentos más ricos en purinas son:

  • Hígado, riñón, mollejas y otras vísceras. 
  • Carne roja de vaca, cordero y cerdo.
  • Pescado azul y crustáceos como sardinas, anchoas, atún, langostinos, gambas, cangrejos. No conviene eliminarlos del todo porque estaríamos perdiendo sus beneficios. Así que procuraremos tomar porciones moderadas. 
  • Embutidos.
  • Quesos muy fermentados.
  • Algunas verduras como los espárragos, los guisantes, las espinacas o el tomate también son ricas en purinas. Una opción sensata es moderar el consumo de este tipo de verduras a unas dos veces a la semana.

Lee más: ¿Cuáles son las diferencias entre glucosa y fructosa?

Alimentos muy grasos

La eliminación de los uratos se ve dificultada con la ingesta de grasas. Por eso haremos bien en controlar las porciones de grasa si tenemos el ácido úrico alto.

La mejor opción, como casi siempre, sigue siendo el aceite de oliva virgen extra. En crudo para aliñar los platos, y también para cocinar. Es mejor eliminar del todo los alimentos procesados que puedan tener grasas trans o hidrogenadas, y reducir las grasas saturadas. 

Fructosa y bebidas azucaradas

La fructosa es el único hidrato de carbono que ha demostrado tener una relación directa en el metabolismo del ácido úrico. En este caso, nos referimos a refrescos de cola, otras bebida gaseosas edulcoradas y zumos de frutas. El riesgo de gota es doble entre las personas que consumen dos o más bebidas azucaradas al día, en comparación con los que toman menos de una al mes. 

Ahora bien, no se puede determinar con exactitud el motivo por el cual se produce este aumento de ácido úrico. Esto podría suceder debido a otros componentes de las bebidas -aparte de la fructosa-, o bien a otros hábitos poco saludables asociados. 

Alcohol

En el caso de las bebidas alcohólicas no hay duda. El riesgo de desarrollar gota es más del doble entre los hombres que consumen 50 gramos o más de alcohol al día, comparados con los que no beben alcohol. 

Tanto en hombres como en mujeres, el consumo de alcohol se asocia con mayores tasas de uricemia y enfermedad gotosa. De todas maneras, el riesgo es mayor en mujeres. 

Esto es así porque un consumo elevado y puntual de alcohol eleva la concentración de ácido láctico. Esto dificulta la eliminación renal del ácido úrico. Si por el contrario, el consumo de alcohol es crónico, el problema es que se elevan las purinas. 

las bebidas alcohólicas y la hiperuricemia
El alcohol eleva el riesgo de ácido úrico alto, tanto en hombres como en mujeres

Descubre más: ¿Puedo beber alcohol si estoy tomando medicamentos?

Pautas dietéticas a tener en cuenta

En relación con la hiperuricemia, no debemos hablar solamente de alimentos prohibidos. También hay pautas dietéticas y otros aspectos relacionados que nos ayudarán a mejorar la situación:

  • No es conveniente tener un peso por encima del considerado saludable. Si padecemos sobrepeso será imprescindible una pauta de pérdida de peso gradual. 
  • No debemos hacer ayunos o restricciones calóricas muy fuertes, ya que en estos casos también aumentan sus niveles.
  • Mantener una buena hidratación. Es necesario beber unos 2 litros de agua al día.

Todas estas pautas deben ir acompañadas del tratamiento médico específico, pautado por un profesional especialista. 

Existen alimentos a limitar en caso de ácido úrico alto

Tanto la carne roja como el pescado azul, las bebidas azucaradas y el alcohol, deben ser limitados en caso de padecer hiperuricemia. Comer con moderación, beber abundante líquido y una dieta rica en verduras y frutas frescas, cereales integrales y leche y yogures desnatados, serán de gran ayuda para hacer frente a este problema de salud.

  • Álvarez Larido B, Alonso Valdivielso JL. [Hyperuricemia and gout; the role of diet]. Nutrición Hospitalaria. Abril 2014. 1;29(4):760-70.
  • Jamnik J, et al. Fructose intake and risk of gout and hyperuricemia: a systematic review and meta-analysis of prospective cohort studies. BMJ Open. Octubre 2016. 3;6 (10).
  • Pemberton C, et al. Manual de dietética de la Clínica Mayo. Ediciones Medici. 1993.
  • Rongrong L. et al. Dietary factors and risk of gout and hyperuricemia: a meta-analysis and systematic review. Asia Pacific Journal of clinical Nutrition . 2018;27(6). 1344-1356.
  • Contreras Roura, Jiovanna. "Errores innatos del metabolismo de las purinas y otras enfermedades relacionadas." Revista Cubana de Pediatría 84.2 (2012): 197-200.