Alimentos que ayudan a adelgazar (anti-calorías)

No podemos olvidar que el agua, además de desintoxicar y limpiar nuestro organismo, actúa como inhibidor del apetito, por lo que nos ayuda a controlar nuestro peso

Dentro de la gran variedad de alimentos con los que contamos para nutrirnos diariamente existen aquellos que nos pueden ayudan a evitar el ascenso de peso, impidiendo el acúmulo de grasas. Sería muy interesante que los puedas conocer y de esa manera aprovechar sus beneficios a la hora de mantener tu figura.

Mantener el peso corporal adecuado hoy día resulta un gran desafío, el sedentarismo, las largas horas en la oficina, más la mala elección a la hora de alimentarnos juegan un rol preponderante en la ganancia de peso y pérdida de la salud. Como es bien sabido, no sólo se necesita mantener un peso adecuado por estética, sino por la cantidad de problemas de salud que vienen añadidos al sobrepeso.

A continuación les presentamos una importante lista de alimentos que ayudan a mantener un peso adecuado, siempre y cuando los utilicemos de manera correcta. Si tienes dudas sobre cómo incluirlos en tu dieta de manera eficiente, consulta con un profesional, quien te podrá orientar sobre cómo elaborar platillos apetecibles y sobre todo saludables, sin olvidar por supuesto las correctas porciones que debes ingerir de acuerdo a tu peso actual.

Recuerda que no es lo mismo un plan de alimentación para bajar de peso y el plan de mantenimiento (que evita que vuelvas a recuperar el peso perdido).

Alimentos anti-calorías

  • Berenjena
  • Tomates
  • Perejil
  • Cebollas
  • Duraznos
  • Berros
  • Choclo
  • Garbanzos
  • Melón
  • Cerezas
  • Arvejas
  • Rabanitos
  • Espinacas
  • Sandía
  • Pera
  • Remolacha
  • Repollo
  • Zanahoria
  • Apio
  • Cítricos
  • Espárragos
  • Manzana

Todos estos alimentos nos ayudan a acelerar el metabolismo y evitar el acúmulo de grasa en nuestro organismo, por ello se los considera anti-calorías. Si los incluyes de manera habitual lograrás además de evitar el ascenso de peso, el aprovechamiento de todos los nutrientes necesarios para el organismo que poseen, pues además de ayudar a conservar tu peso aportan sustancias para el buen funcionamiento de tu cuerpo.

El agua por supuesto no podría faltar, pues a la vez de desintoxicar y limpiar nuestro organismo también ayuda a controlar tu peso, ya que si la ingieres en las cantidades recomendadas actúa como inhibidor del apetito, evitando picoteos innecesarios.

Buenas costumbres hogareñas…

familia

Crear buenos hábitos de salud no es tarea fácil, es parte de un proceso de aprendizaje y de toma de conciencia de la vida que tenemos y de la que realmente queremos llevar. La obesidad, causada por estos malos hábitos cada vez es más frecuente en todo el mundo, incluso en niños pequeños.

Y aunque la tarea no es nada fácil, tampoco es imposible. Debemos dar pequeños pasos día a día, luchar por la comida hogareña, la que además de asegurar una preparación más sana proveerá la generación de vínculos importantes entre los integrantes de la familia. 

Fomentemos la unión, la conversación, el interés por el otro. Dejemos por un momento los dramas del trabajo que nunca faltan y aprovechemos para dar importancia a lo fundamental. Una comida tranquila ayuda a aprovechar mejor los nutrientes presentes en los alimentos y la digestión se hace más provechosa y eficiente.

Los problemas tanto de alimentación, de autoestima, consumo de sustancias prohibidas, se van gestando lentamente a causa de diversos problemas que suceden en el seno familiar. En el afán de cumplir con las obligaciones económicas, dar una buena educación a los hijos, obtener más y más dinero, se van dejando de lado el amor y el apego necesarios para formar a personas útiles para la sociedad y para sí mismos.

Reflexionemos día a día si vamos hacia el camino correcto. Preguntémonos si estamos fomentando valores necesarios para una vida sana y feliz. Todo va estrechamente relacionado, si las bases son sólidas podremos vencer los obstáculos que se vayan presentando con entereza, pero si no lo son caeremos ante la primera debilidad, adoptando malos hábitos para nuestra salud física y mental; trastornos alimentarios, falta de amor propio, falta de motivación, entre otros males no tardarán en aparecer y sólo harán de nosotros personas infelices y sin nada positivo que ofrecer a los demás.