Alimentos que combaten la inflamación y la grasa en el vientre

Además de llevar una dieta equilibrada, gestionar el estrés y hacer ejercicio es fundamental para librarte de la molesta grasa en el vientre

La molesta hinchazón y la grasa en el vientre están relacionadas, aunque no son lo mismo. El problema es que ambas se nos ponen en contra cuando intentamos mantener un vientre plano.

Según un informe publicado recientemente en la Clínica Mayo, es habitual que, con los años, nuestro metabolismo se vuelva más lento. Dejamos de quemar calorías con la misma facilidad, y a eso tenemos que añadirle los cambios hormonales que favorecen la retención de líquidos y la acumulación de grasa en la tripa.

¿Podemos evitarlo? Si ves que esa molesta grasa en el vientre no para de aumentar, es el momento de cambiar de hábitos e incluir estos alimentos en nuestra dieta. ¿Te animas a probar?

La hinchazón y la grasa en el vientre: ¿Es posible combatirla?

Chica con el vientre plano

Si quieres perder volumen en la zona del abdomen, ten en cuenta los siguientes puntos:

  • Nuestro cuerpo y nuestro metabolismo cambian con el tiempo. Es frecuente, por ejemplo, que un alimento que antes nos sentaba bien, de pronto empiece a darnos problemas. Observa tú misma qué alimentos tienden a hincharte o a hacer que retengas líquidos. Cada cuerpo es diferente, y lo que sirve para una persona puede no servir para otra.
  • La intolerancia a algunas sustancias presentes en los alimentos, como la lactosa, puede ser responsable de esa hinchazón que no se va. Consulta con un médico o nutricionista si crees que tienes alguna intolerancia alimentaria.
  • Las bebidas azucaradas y la combinación de azúcar, sal y grasas en forma de alimentos procesados promueven la acumulación de grasa en el vientre. Límitalas al máximo si quieres obtener resultados.
  • Los cambios hormonales pueden hincharnos. En los días previos a la menstruación, la hormona progesterona promueve la retención de líquidos. Además, con los años el nivel de estrógenos baja y con ello aumenta la acumulación de grasa en la zona del abdomen.
  • Es imprescindible que cuides tu cuerpo y evites hábitos como el tabaco o la vida sedentaria. Pero también es importante que puedas mantener la ansiedad y el estrés bajo control.

Alimentos para combatir la hinchazón y la grasa abdominal

1. Las especias más efectivas

Cúrcuma para bajar la grasa en el vientre

Las especias pueden ser un recurso sencillo y económico que incluir en nuestros platos para evitar la hinchazón y luchar contra esa grasa en el vientre que no se va. Además de dar sabor a nuestros guisos, arroces o ensaladas, podemos tomarlas en infusión. Ciertas especias nos ayudan a poner en marcha nuestro metabolismo y así quemar más grasa, sin olvidar los nutrientes que nos proporcionan. Toma nota de cuáles son:

  • La cúrcuma.
  • La canela.
  • La pimienta de cayena.
  • El jengibre.

La cúrcuma y el jengibre son especias ricas en antioxidantes, la cúrcuma en particular es además un potente antiinflamatorio.

Una idea práctica es empezar las mañanas con una infusión medicinal a base de té verde, pimienta de cayena y jengibre. Si la acompañas con un poco de miel, será mucho más agradable y le añadirás antioxidantes.

2. Las mejores frutas

Agua de fresas

Hay frutas que nos pueden ayudar eficazmente a reducir la hinchazón abdominal. En algunas personas la hinchazón puede deberse al exceso de fermentación en los intestinos. Si este es tu caso, prueba a reducir el consumo de frutas con hueso, incluidas las manzanas, y frutas muy dulces en general, y aumenta el consumo de cítricos. Las frutas son muy versátiles: podemos consumirlas en su forma natural, en zumo (aunque sin excedernos) o incluso combinarlas en ensaladas. Son las siguientes:

  • Las fresas.
  • El limón.
  • El pomelo o toronja.
  • La papaya.
  • La piña.

¿Has probado alguna vez una ensalada a base de espinacas, piña y nueces? ¡Es fabulosa para un almuerzo! A media tarde, sería ideal, por ejemplo, hacernos un rico batido a base de fresas y jugo de limón. Anímate a probarlo.

3. Las verduras que más pueden ayudarte

Berenjena troceada

Existen muchas verduras que pueden ayudarnos a combatir la hinchazón. Consumir verduras crudas es muy beneficioso, pero si tienes problemas digestivos e hinchazón abdominal, es conveniente que las consumas cocinadas.

¿Por qué? Las verduras pueden contener dos tipos de fibra: soluble e insoluble. La fibra insoluble es aquella que el cuerpo no puede procesar y por lo tanto desecha. Las personas con hinchazón abdominal suelen tener dificultad para digerir este tipo de fibra, y cocinar el alimento es una buena forma de reducir su impacto. Puedes cocinarlas al vapor para no perder muchos nutrientes. Las cebollas, la col, el brocoli o incluso las berenjenas son ejemplos de verduras muy nutritivas pero ricas en fibra insoluble. Prueba a cocinarlas, notarás el cambio.

Al mismo tiempo aumenta el consumo de verduras ricas en fibra soluble. La fibra soluble es fundamental para mantener una flora intestinal saludable, lo que se traducirá en menos hinchazón en el vientre. Estos son algunos ejemplos:

  • La zanahoria
  • La calabaza
  • El calabacín
  • La batata
  • La  remolacha o betabel
  • La yuca o mandioca

4. La importancia de las grasas saludables

Cucharada de aceite de oliva

Hay grasas saludables que son imprescindibles para nuestro organismo. Cuidan de nuestro corazón, regulan el colesterol “malo”, combaten la inflamación y nos ayudan a reducir el perímetro de la cintura. No tengas miedo de incluir los siguientes alimentos en tu dieta:

  • El aguacate
  • Las semillas de lino (linaza)
  • El salmón
  • El aceite de oliva
  • Las nueces y las almendras

5. La mejor infusión para combatir la hinchazón

Infusión de salvia

La infusión de salvia con un poco de zumo de limón puede ser muy eficaz para tratar la hinchazón. La salvia tiene propiedades digestivas que ayudan a aliviar la hinchazón abdominal y la flatulencia. Puedes encontrarla en cualquier herboristería. Para prepararla sólo tienes que añadir 20 gramos de esta planta a un vaso de agua hirviendo. A la hora de tomarla, vierte unas gotitas de jugo de limón y un poco de miel. ¡Es delicioso!

Lo ideal es tomarla media hora antes del almuerzo. ¿Te animas?

  • Rojas J, S., Lopera V, J.S., Cardona V, J., Vargas G, N., and Hormaza A, M.P. (2014). Síndrome metabólico en la menopausia, conceptos clave. Revista Chilena de Obstetricia y Ginecología 79, 121–128.
  • Balboa Rodríguez, A., Carrillo Muñoz, R., Mínguez Pérez, M., Valdepérez Torrubia, J.., Tort Donada, S., Mearin Manrique, F., and Alonso-Coello, P. (2005). Síndome del intestino irritable. Guía de Práctica Clínica 5, 112.
  • Alvis, A., Arrazola, G., and Martinez, W. (2012). Evaluación de la actividad y el potencial antioxidante de extractos hidro-alcohólicos de Cúrcuma (Cúrcuma longa). Informacion Tecnologica 23, 11–18.
  • Garcia, M. (2010). ¿Qué es la grasa ? Grasas saludables : Omega-3 , mono insaturadas y poliinsaturadas. Manual de Salud 1–5.