Alimentos que debes evitar si tienes piel grasa

Brunilda Zuñiga 22 octubre, 2014

La piel grasa puede presentar una gran cantidad de problemas que deseamos evitar. Los problemas más comunes son eczema, acné, aparición de arrugas y manchas. Existen algunos alimentos que podemos restringir de nuestra dieta para prevenir y evitar los problemas antes mencionados. Como ya sabrás, los alimentos naturales siempre se deben elegir por encima de aquellos que son fritos o que tienen demasiados condimentos poco naturales.

Los alimentos que se deben evitar cuando se tiene una piel grasa son los siguientes:

1. Carne grasa

Una carne que contiene más del 10% de su peso en grasa debe ser eliminada de nuestra dieta. Aunque esta característica le da sabores y aromas que resultan mucho más sabrosos, también son los que más afectan a nuestra piel. Las carnes que debemos evitar o limitar al mínimo posible son la carne de cerdo, cordero, pato y la mayoría de embutidos.

En el lado contrario se encuentran las carnes magras que son ciertos pescados, pollo, ternera. Por lo general, solemos consumir más carne grasa que otros tipos de alimentos como atún, salmón y caballa que son peces de agua fría. Según algunos dietistas, el consumo de peces de agua fría favorece una piel sana, sobre todo si se cocinan horneados o asados.

2. Harina refinada

La harina refinada es otro elemento que agrava las características y problemas relacionados a la piel grasa. Esta harina se obtiene después de un procedimiento donde se elimina la mayor parte de la fibra y de los nutrientes. Esto significa que los productos elaborados con este producto tienen gran impacto negativo en el azúcar en sangre y el índice de glucemia sin aportar beneficios realmente importantes.

Varios investigadores de los Departamentos de Dermatología y Nutrición de la Universidad de Nueva York han demostrado que el bajo índice glucémico reduce la grasa de la piel. Siempre es mejor consumir alimentos que fueron elaborados por harina integral, de esta forma no solo estaremos consumiendo calorías vacías.

3. Sal y botanas ricas en sal

Sal

La dosis recomendada de sodio es de 1.500 mg diarios o lo que es lo mismo, menos de una cucharadita de sal de mesa. Una dieta alta en sodio, plantea riesgos para la salud de nuestra piel, porque facilita la retención de líquidos. Las galletas saborizadas y chips contienen grasas trans que provocan que la piel produzca más grasa. Reemplazar estos alimentos salados por otros con poco sodio como galletas integrales o botanas creadas a partir de vegetales o frutas condimentadas con chile pikín (con poca o nada de sal), hierbas, especias o yogurt es una gran alternativa para evitar la piel grasa.

4. Azúcares añadidos

Un alimento que nos aporta gran cantidad de calorías vacías y problemas de piel grasa son los azúcares añadidos. Esta clase de azúcares provienen de la caña de azúcar, miel, dextrosa, maltosa, etc.… En las últimas décadas han aparecido varias alternativas que aseguran ser más seguras y benéficas para nuestra salud al tiempo que le dan un sabor más apetitoso a nuestros alimentos. El problema es que están repletos de calorías y no aportan ningún otro nutriente.

Así como la harina refinada, tiene un alto índice glucémico y puede desequilibrar los niveles de hormonas y azúcar en sangre, obteniendo como resultado el aumento en la producción de grasa y por ende riesgo de aparición de acné y eczema.

La piel grasa como resultado de una mala alimentación

Vivir con piel grasa es un problema que muchos quieren evitar con caros productos de limpieza facial, pero que persistirá mientras no tengamos una alimentación sana y balanceada. Lograr esto es mucho más sencillo de lo que podríamos pensar y basta con hacer algunos cambios de alimentos en beneficio de aquellos que son ligeros, naturales y sanos. Buenas opciones para agregar a nuestra dieta son pescados, carnes de aves, frutas, hortalizas y vegetales naturales.

Si quieres optar por una botana que sea cremosa o le dé un giro a tus alimentos, usa yogurt en lugar de crema entera o dips caseros y preparados con poca sal, hierbas finas y aceites sanos (de coco, de olivo, etc.) como guacamole.

Te puede gustar