Plantas y alimentos que evitan la coagulación sanguínea

Aquellas personas que padecen de ciertos trastornos deben cuidar de su dieta para evitar favorecer la coagulación sanguínea.

La coagulación sanguínea es el proceso en el cual la sangre pierde su liquidez y forma coágulos. Estos impiden que ocurra una pérdida de sangre (hemorragia) en caso de una lesión. Se trata de una parte crucial de la hemostasia: detener la pérdida de sangre de los vasos sanguíneos dañados.

En la hemostasia, una pared de un vaso sanguíneo dañado se tapa con una plaqueta y un coágulo que contiene fibrina para detener el sangrado. De este modo el daño causado puede repararse. Por otra parte, cuando la coagulación sanguínea se ve afectada por ciertos factores, se pueden presentar los siguientes trastornos:

  • Angina.
  • Ataques cardíacos.
  • Embolias arteriales.
  • Derrames cerebrales.
  • Embolias pulmonares.
  • Trombosis de la vena renal.
  • Trombosis venosa profunda.

Los trombos son una obstrucción que se forma a partir de sangre coagulada y células que impiden que la sangre fluya por ese punto. Los trombos produce inflamación, con dolor y edema de los tejidos afectados. A este fenómeno se le denomina trombosis.

Si ha sufrido alguna de estas afecciones, su médico puede recetarle ciertos fármacos para reducir el riesgo de coagulación sanguínea. Muchos médicos también recetarán una aspirina al día. Además de estos medicamentos, también hay plantas y alimentos que pueden evitar la coagulación sanguínea.

Para reducir el riesgo de padecer de trombosis o coágulos de sangre internos, se recomienda seguir una dieta baja en grasas saturadas, rica en fibra así como en frutas y verduras. En este sentido, existen diversos alimentos que cuentan con propiedades anticoagulantes.

Plantas y alimentos que evitan la coagulación sanguínea

Salicilatos

cultivar-uvas

Cuando el caso lo amerita, los médicos recetan una aspirina al día para reducir el riesgo de coagulación sanguínea y evitar complicaciones de salud al paciente. De acuerdo a los Institutos Nacionales de Salud, los componentes de la aspirina que son responsables de reducir el riesgo de coagulación sanguínea se conocen como salicilatos.

Los salicilatos también se pueden encontrar en una amplia variedad de frutas y verduras

Alimentos ricos en salicilatos:

  • Piña.
  • Miel.
  • Uvas.
    • Derivados: vino, vinagre, sidra.
  • Fresas.
  • Moras.
  • Ciruelas.
  • Naranjas.
  • Aceitunas.
  • Rábanos.
  • Tomates.
  • Achicoria.
  • Arándanos.
  • Uvas pasas.
  • Mandarinas.
  • Frambuesas.
  • Albaricoques.
  • Grosella negra.
  • Ciruelas pasas.
  • Pimientos picantes.

Las hierbas y especias ricas en salicilatos son: curry, cayena, pimentón, tomillo, cúrcuma, jengibre, regaliz y menta.

¿No lo sabías? Depúrate una vez a la semana con jugo de tomate, ajo y cúrcuma

Ácidos grasos omega-3

De acuerdo con la Escuela de Salud Pública de Harvard, los ácidos grasos omega-3 son nutrientes esenciales que ayudan en la regulación de la coagulación sanguínea normal. La mayoría de las personas cree que para recibir ácidos grasos omega-3, deben consumir una dieta que sea alta en pescado.

Si bien el pescado es una fuente de ácidos grasos omega-3. También se puede encontrar omega-3 en muchas verduras, incluidas las coles de Bruselas, la col rizada, las espinacas y las lechugas en ensalada. Las fuentes vegetales de omega-3 son la linaza, las semillas de girasol, el aceite de canola, de maíz y la soja.

Vitamina E

Mango

Un estudio de 2011 publicado en la revista “Thrombosis Research” examinó los efectos de la vitamina E en la formación de coágulos sanguíneos. Lo que los investigadores descubrieron es que esta vitamina es capaz de inhibir las plaquetas, las células responsables de la coagulación y de esa manera funciona como un anticoagulante natural. De acuerdo con la Oficina de Suplementos Dietéticos, la vitamina E se puede encontrar en una variedad de aceites, así como en espinacas, brócoli, kiwis, mangos y tomates.

Alcohol

El alcohol es un potente anticoagulante. El mecanismo de esto parece consistir en una reducción en la agregación plaquetaria; reducción de los niveles de fibrinógeno, que es un coágulo de sangre; y el aumento de la fibrinólisis, el proceso por el cual los coágulos se disuelven.

¿Quieres conocer más? La absorción del alcohol

Comidas que se deben evitar

brocoli

Los alimentos ricos en vitamina K estimulan la formación de coágulos. Por lo tanto, las personas susceptibles a la trombosis deben evitar consumirlos. Los alimentos ricos en vitamina K incluyen las verduras de hoja verde. También la col rizada, las espinacas, el brócoli, la lechuga y los espárragos; así como algunas frutas, como los duraznos y los plátanos.

Consideraciones generales

La gran pregunta es ¿cómo podemos evitar convertirnos en pacientes o, peor aún, en una estadística?

El enfoque farmacéutico es tomar una dosis baja de aspirina diariamente para diluir la sangre. Pero la naturaleza nos ha dado grandes ayudas para hacer que la sangre se diluya convenientemente y combatir la coagulación sanguínea inapropiada.

Una de las opciones naturales más utilizadas es el aceite de pescado de bacalao. Otras de las alternativas se encuentran en ciertas plantas, como la familia Allium de hierbas (ajo y cebolla) ya que contienen azufre y son efectivas para tratar problemas de presión arterial.

El ajo es antiinflamatorio, reduce el colesterol, relaja los vasos sanguíneos y disminuye la aglutinación de plaquetas.

La cúrcuma, o curcumina, combate la inflamación y la formación de placas peligrosas. Por su parte, el jengibre promueve la circulación, disminuye la presión arterial alta y desalienta la formación de coágulos.

Si bien las frutas y verduras son parte de una dieta balanceada, los excesos pueden causar complicaciones. Si está siendo tratado con anticoagulantes debe evitar los alimentos ya mencionados. No olvide informar a su médico acerca de los medicamentos que toma y cómo es su dieta habitual.