Alimentos que te ayudan a prevenir la obesidad

5 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Para prevenir la obesidad, debemos seguir una alimentación equilibrada y un plan regular de ejercicio físico. Ambas medidas deben estar supervisadas por un especialista. Es importante tener en cuenta que las dietas muy restrictivas nunca son saludables.

En el abordaje para prevenir la obesidad, así como en su tratamiento, es evidente que hay que tener en cuenta la multitud de factores que concurren en el desarrollo de esta enfermedad.

La prevalencia de la obesidad a nivel mundial no deja de aumentar, como demuestran recientes estudios, que estiman un aumento medio del índice de masa corporal (IMC) de 0,4 kg/m2.

Ante esta situación, e independientemente de las medidas institucionales de salud pública, los profesionales sanitarios tienen la responsabilidad de implementar medidas para prevenir la obesidad y tratar a las personas que ya presentan este problema.

Las causas fundamentales de la obesidad son, según la OMS (Organización Mundial de la Salud):

  • Los estilos de vida sedentarios.
  • Las dietas con alto contenido en grasa.

Ambos factores resultan, en gran medida, de los cambios que están teniendo lugar en la sociedad y de los patrones de comportamiento de las comunidades.

Diferentes aspectos sobre los tratamientos de la obesidad

Dieta para reducir el sobrepeso

En el abordaje terapéutico de la obesidad, los aspectos dietéticos desempeñan un papel fundamental. Sin ellos, el resultado de los diferentes tratamientos está prácticamente condenado al fracaso.

Otro tipo de intervenciones, como el ejercicio físico, tienen una utilidad, como mínimo, discutible, si no se incluyen en el contexto de un tratamiento dietético. En cualquier caso, el ejercicio debe ser una medida importante a llevar a cabo en los programas de pérdida de peso.

Por otra parte, en los últimos años, diversos fármacos han demostrado su eficacia en la reducción de peso, como orlistat, sibutramina y rimonabant. Estos han confirmado sus resultados positivos en ensayos clínicos en pacientes con una dieta hipocalórica.

Además, hay que tener en cuenta que la mayoría de estos fármacos tienen un efecto anorexígeno, por lo que, en última instancia, su acción farmacológica se basa en facilitar el seguimiento de una dieta.

Mencionar también que, incluso el tratamiento quirúrgico de la obesidad, puede, a largo plazo, fracasar si el paciente no modifica sus hábitos de alimentación.

A pesar de este papel clave, hay que reconocer que el tratamiento dietético tradicional, aun correctamente realizado, tampoco obtiene, de forma mantenida, unos resultados totalmente satisfactorios.

Esto se debe a que la mayoría de las personas obesas que comienzan un tratamiento dietético lo abandonan; de los que continúan, la mayoría no pierden peso; y de los que lo pierden, la mayor parte vuelve a recuperarlo.

Indudablemente, el gran problema de los tratamientos dietéticos es el primer punto señalado: la falta de seguimiento de la que adolece cualquier tipo de dieta.

Quizás también te interesa leer: Estrategias para no abandonar la dieta

Alimentos que te ayudan a prevenir la obesidad

Medir la obesidad

Para prevenir la obesidad, debemos seguir una alimentación equilibrada y un plan regular de ejercicio físico. Ambas medidas deben estar supervisadas por un especialista.

Es importante tener en cuenta que las dietas muy restrictivas nunca son saludables. La razón de ello es que provocan una importante pérdida de masa magra (músculo) y favorecen los trastornos alimentarios. Por esta razón, es importante establecer un plan de dieta normocalórico y siempre adaptado a cada paciente.

Las recomendaciones alimentarias son las mismas que para personas con normo-peso, limitando principalmente la ingesta de grasas saturadas. Además, en la siguiente clasificación, podremos encontrar una serie de alimentos que ayudan a prevenir la obesidad:

Alimentos saciantes

Un factor muy importante a la hora de prevenir la obesidad es saber elegir alimentos saciantes. Por regla general, los alimentos saciantes son todos aquellos ricos en fibra.

Este fenómeno es debido a que la fibra retiene agua, lo cual provoca aumento de volumen en el estómago, generando una sensación de saciedad. Al sentir esa sensación, las ganas de comer sin control y de forma continuada disminuyen.

Algunos alimentos con estas propiedades son:

  • Verduras y hortalizas.
  • Algunas frutas.
  • Algas.

Lee también: 7 maneras de aumentar el consumo de fibra para tratar el estreñimiento

Alimentos con pocas calorías

Tenedores con alimentos
Modifica tu dieta y lleva una vida activa para prevenir la obesidad.

Los alimentos hipocalóricos son aquellos que ofrecen un bajo nivel de energía. La idea de consumirlos es que el cuerpo adquiera menos calorías de las que necesita para quemar la grasa acumulada.

Los alimentos con pocas calorías, siempre y cuando se consuman dentro de una dieta variada, pueden ayudar a prevenir la obesidad.

Algunos ejemplos son:

  • Espárragos.
  • Espinacas.
  • Pepino.
  • Alcachofas.

Conclusión

Para prevenir el sobrepeso, es fundamental llevar a cabo un plan de dieta revisado por un especialista que te permita ser constante y no abandonar. Por otra parte, es importante también realizar ejercicio físico.

El aspecto más importante en la prevención y el tratamiento de la obesidad es la constancia y la motivación para conseguirlo. ¡No te rindas!

  • Tarban, A. (2010). La Obesidad Infantil : una epidemia mundial. Ministerio de Sanidad y Consumo.
  • OMS. (2015). Alimentación sana. https://doi.org/Nota descriptiva No. 394
  • Barrientos-Perez, M., & Flores-Huerta, S. (2008). ¿Es la obesidad un problema médico individual y social? Políticas públicas que se requieren para su prevención. Medigraphic Artemisa En Linea.
  • Ciangura, C., Carette, C., Faucher, P., Czernichow, S., & Oppert, J.-M. (2017). Obesidad del adulto. EMC - Tratado de Medicina. https://doi.org/10.1016/S1636-5410(17)84245-8