8 alimentos para regenerar tu hígado y perder peso en 30 días

Valeria Sabater 24 abril, 2017
Para perder peso de forma adecuada debemos cuidar y depurar nuestro hígado regularmente, ya que es el que se encarga de digerir y eliminar el exceso de grasas.

El hígado es un órgano esencial en la pérdida de peso, por curioso que nos pueda parecer. A pesar de que es el estómago quien se encarga de digerir las grasas, no podemos olvidar que, para que esta delicada y compleja labor se lleve a cabo del mejor modo, necesitamos la ayuda del hígado y de la vesícula biliar para que sea la propia bilis quien lleve a cabo esta tarea.

Si el hígado no funciona de forma óptima, esa grasa no se digerirá ni se eliminará como debe, y aún más, nuestro metabolismo se volverá más lento y tendremos una carga extra de toxinas en nuestro organismo. Por tanto, algo que conviene tener en mente es que un hígado sano es sinónimo de salud.

Hoy en nuestro espacio te proponemos un pequeño plan para que lograr tener un hígado totalmente sano. Te animamos a incluir en tu dieta estos 8 alimentos para que, poco a poco, veas resultados. Si además mantienes un alimentación baja en grasas, te animas a hacer ejercicio y dejas a un lado hábitos tan nocivos como puede ser el tabaco, en 30 días verás ya buenos resultados.

1. Un diente de ajo en ayunas

Consumir un diente de ajo en ayunas es, posiblemente, el remedio más clásico de la medicina natural. Ahora bien, todos sabemos que no es fácil de llevar a cabo: para algunos su sabor no es agradable y suele dejarnos mal aliento.

Para evitar esa pequeña molestia asociada al aliento, te recomendamos masticar un poco de menta fresca. Pese a este pequeño inconveniente, si deseas optimizar la función de tu hígado y perder peso, es recomendable que cada mañana tomes ese diente de ajo en ayunas. Y es que su aporte de alicina y selenio son ideales para ayudar al hígado a limpiarse y a regenerarse.

2. Un pomelo al día

El pomelo es una fruta fabulosa para la salud hepática. Su alto contenido en vitamina C y antioxidantes favorece las funciones naturales de limpieza del hígado. Sería muy recomendable que en tu desayuno no faltara nunca un zumo recién hecho de pomelo: tu sistema inmune y tu aparato digestivo te lo agradecerán.

Descubre también: Bebida de coco, piña y jengibre para perder peso

3. Café o té verde

En tus desayunos puedes incluir estas dos propuestas fabulosas, un día té, otro día café… Como quieras y te apetezca, aunque eso sí, cuidando siempre del tipo de edulcorante que añades (mejor miel o estevia que azúcar refinado).

Tanto el té como el café son muy ricos en antioxidantes como las catequinas o los polifenoles, estupendos para cuidar de nuestro hígado. No obstante, recuerda no abusar demasiado de estas bebidas: en la moderación está la clave de su beneficio.

4. Aguacates

Los aguacates, pese a que pueden tener mala fama por su alto contenido en grasas (vegetales, por cierto), son muy saludables. Su aporte en ácidos grasos omega-3 no solo cuidan de nuestra salud cardíaca. Además, propician la producción de glutatión, un compuesto hepático que nos ayuda a destruir las grasas y las toxinas.

5. El trigo sarraceno o alforfón

Encontrarás trigo sarraceno en la sección especializada de tu supermercado. Con él, puedes elaborar multitud de recetas, entre las que destacan el pan o los postres. Te gustará saber que el trigo sarraceno o alforfón regula el metabolismo de la grasa gracias a la inosita, un compuesto que actúa como protector hepático al ayudar al procesamiento de ciertas hormonas.

También permite depurar las toxinas de los medicamentos y de la glucosa. Además, es uno de los granos alternativos más nutritivos, es rico en proteínas y aminoácidos esenciales que nos ayudarán a tener una adecuada energía y una salud fuerte.

Descubre también: 7 buenas razones para consumir pepino todos los días

6. Las alcachofas

Nos encantan las alcahofas, son esas verduras que tan bien sientan en una cena y que tanto cuidan de nuestro peso. A partir de ahora recuerda que no pueden faltar nunca las alcachofas en tu dieta, porque no solo cuidan de nuestro hígado, también favorecen la salud del páncreas.

Sus enzimas naturales actúan como regeneradoras, protectoras y optimizadoras de todos esos procesos asociados a la digestión de las grasas. Vale la pena tenerlo en cuenta y disfrutar de las alcachofas varias veces por semana.

7. La cúrcuma

La cúrcuma es la especia favorita para el correcto funcionamiento del hígado. Si nos acostumbramos a añadirla en nuestros arroces, en algún plato con una carne magra o incluso a modo de infusión con un poco de miel, conseguiremos un remedio desintoxicante para el hígado sensacional. Además, posee propiedades antiinflamatorias.

8. Remedio con remolacha y uvas pasas para el hígado

Esta bebida es medicina natural para favorecer la salud de tu hígado, para perder peso y conseguir un buen aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes. Toma nota sobre cómo debes preparar este remedio.

Ingredientes

  • 2 ½ taza de agua (625 ml)
  • 2 ½ tazas de remolacha (300 g)
  • ½ taza de uvas pasas (65 g)
  • El zumo de 2 limones

Utensilios

  • Tazas
  • Recipiente
  • Exprimidor
  • Cazo
  • Licuadora

Preparación

  • Pon el agua a hervir.
  • Corta las remolachas en cubitos pequeños.
  • Cuando llegue a ebullición, retira el agua del fuego.
  • Añade las uvas pasas y la remolacha (betabel), a continuación tapa la olla y permite que este preparado se enfríe durante 45 minutos.
  • A continuación, lleva el contenido a la licuadora y mezcla bien hasta que te quede una crema homogénea.
  • Exprime los limones y añade el jugo a la preparación anterior. Remueve un poco.

Una vez listo, tomaremos este remedio 5 días seguidos por las mañanas. Nos basta con un vasito. ¡Verás qué bien te sienta!

Te puede gustar