Alimentos saludables para dietas de niños de 1 a 3 años

29 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la nutricionista Anna Vilarrasa
La alimentación es una de las claves de la salud de los más pequeños. Ofrecerles los mejores alimentos les ayudará a crecer y desarrollarse de forma saludable. Descubre algunas recomendaciones.

A partir del primer año de vida la mayoría de niños ya pueden comer como el resto de la familia. En las dietas para niños de 1 a 3 años no pueden faltar los alimentos saludables, su mejor fuente de energía y salud. Descubre  en el siguiente espacio cuáles son los más adecuados.

Beneficios de una dieta saludable en los niños

Uno de los principales beneficios de una adecuada alimentación en la etapa infantil es la salud.  En el marco de la Estrategia mundial sobre régimen alimentario, actividad física y salud de la Organización Mundial de la Salud, los expertos establecieron  que:

«Una dieta malsana es un factor de riesgo clave de las enfermedades no transmisibles (ENT) que puede modificarse. […] Aunque las muertes por ENT se dan principalmente en la edad adulta , los riesgos asociados con las dietas malsanas comienzan en la niñez y se acumulan a lo largo de la vida”.

Por esto es importante dar a nuestros pequeños los alimentos adecuados, ya que influirán en su salud presente y futura. Durante esta etapa de la vida los niños tienen un desarrollo y un crecimiento físico importantes.

La alimentación debe asegurar la energía y los nutrientes suficientes para mantenerlos a un nivel óptimo. Sin olvidarnos, por supuesto, que esta es también la etapa adecuada para adquirir y consolidar unos hábitos de alimentación saludables que perduraran hasta la edad adulta.

Niños jugando con verduras.
La alimentación saludable desempeña un papel importante en la salud y el desarrollo integral de los niños.

Dietas saludables para niños de 1 a 3 años

Una  dieta saludable debe ser variada, suficiente, equilibrada y adaptada a sus preferencias y a su percepción de apetito. Para ello, nos serviremos de los siguientes alimentos saludables para niños de 1 a 3 años, verdaderas fuentes de salud para nuestros pequeños.

Lee más Prevenir la obesidad infantil es posible, descubre cómo hacerlo

Fruta y verdura

Como en el caso de los adultos, las verduras deben estar presentes en las comidas y las cenas de los más pequeños. No hay ninguna que sea mejor a esta edad, lo importante es ofrecer variedad dentro de las verduras de cada temporada y amoldarnos a las preferencias del pequeño y de la familia. 

  • Las acelgas y las espinacas presentan niveles de nitratos más altos que el resto de verduras. Es por eso que hasta los 3 años no deben ofrecerse más de una vez al día.
  • Las frutas se pueden consumir prácticamente todas a partir del año de edad. Debemos tener cuidado con aquellas que presentan un riesgo de atragantamiento más alto como uvas enteras o cerezas. La fruta debe ser fresca y no en forma de zumos o de yogur de frutas.

Proteínas

Las principales fuentes de proteína en las dietas de 1 a 3 años  son el pescado, la carne y los huevos. Existen algunas limitaciones que deberemos tener en cuenta:

  • No comer pez espada, tiburón, atún rojo y lucio, ya que pueden acumular elevadas cantidades de mercurio.
  • Tampoco las cabezas del marisco y el cuerpo de crustáceos como el cangrejo, ya que pueden presentar una notable cantidad de cadmio.

No debemos olvidar la importancia de las legumbres. Estos son alimentos muy saludables y nutritivos  para los niños.  Las lentejas rojas no tienen piel, por lo que pueden ser más digestivas. 

Grasa saludables

Aceite de oliva
El aceite de oliva y otras fuentes de grasas saludables son recomendables para las dietas de los niños pequeños. Eso sí, deben introducirse en cantidades moderadas.

El aceite de oliva virgen extra debe ser la principal fuente de grasa de la dieta infantil. Nos servirá para aliñar todos sus platos ya sean verduras, cereales, legumbres, etc. También les podemos ofrecer frutos secos, una gran fuente de grasa poliinsaturada y de proteínas vegetales.

Debemos tener en cuenta que presentan un gran riesgo de atragantamiento. Así que optaremos por ofrecerlos triturados o en forma de crema. Untados en una rebanada de pan, son una alternativa ideal en sus desayunos y meriendas.

Lee más 6 recetas que ayudarán a tu hijo a comer verduras

Cereales integrales

Los cereales integrales resultan más nutritivos y , por lo tanto, son preferibles a los refinados. Para los niños de 1 a 3 años los mejores son:

  • Arroz, centeno o mijo
  • Pasta
  • Cuscus
  • Copos de avena
  • Patatas o boniatos

En los desayunos y meriendas elegiremos preferiblemente pan integral, copos de avena o algún otro cereal integral y sin azúcar añadido. 

Lácteos

A partir del año los niños  que no siguen con la lactancia materna, ya pueden tomar leche de vaca. Es aconsejable ir retirando el biberón e ir ofreciéndole en vaso. Los  yogures naturales, el queso fresco y pequeñas porciones de quesos curados también son alimentos saludables en esta etapa Debemos vigilar estos últimos, ya que contienen elevadas cantidades de sal. 

No es necesario ofrecerles yogures o leches especiales o de continuación. En niños sanos, y con  una alimentación suficiente y variada,  no ofrecen ventajas nutritivas respecto a los originales.  En cambio, muchas veces llevan ingredientes añadidos como azúcar, aromas o grasas añadidas. 

¿Qué no debería comer un niño de 1 a 3 años?

reducir el azúcar de las dietas de 1 a 3 años
Para crear hábitos alimentarios saludables es importante evitar algunos alimentos en la dieta de los niños pequeños. Esto incluye fuentes de azúcares, productos refinados y carnes procesadas.

Hay algunos alimentos que no deberíamos introducir en la dieta de 1 a 3 años,  ya que no son saludables ni recomendables, incluso para los adultos. Nos referimos a:

  • Bollería: galletas, magdalenas, bizcochos…
  • Cereales azucarados
  • Snacks salados y patatas chips
  • Refrescos y zumos de frutas
  • Lácteos azucarados
  • Carnes procesadas

Otras consideraciones 

En esta edad, los comportamientos alimentarios de los niños pueden ser muy variables. Puede que les cueste admitir nuevos alimentos  y que pasen por momentos de mayor o menor apetito. Es importante que el ambiente a la hora de comer sea tranquilo y que se haga en familia siempre que sea posible. Los menores no deben estar nunca  sin vigilancia cuando estén comiendo.

No hay que forzar a los niños a comer y ofrecer siempre distintas alternativas en cuanto a texturas, sabores y colores. No hay que olvidar que esta también es una etapa de descubrimiento y aprendizaje. 

Aunque en un principio, a partir del año, habremos introducido ya una gran parte de los alimentos principales de la dieta infantil, es importante recordar que debemos estar atentos a posibles reacciones adversas cada vez que introduzcamos un alimentos nuevo. 

La alimentación de los pequeños es una de las máximas preocupaciones de los padres. Rodearlos de estos alimentos saludables lo convertirá en una tarea más fácil y satisfactoria para todos.

  • Agostini C et al. Role of dietary factors and food habits in the development of childhood obesity. A commentary by the Espghan Committee on Nutrition. Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition. Junio 2011. 52(6):662-669.
  • Goldthorpe J, Ali N, Calam R. Providing healthy diets for young children: the experience of parents in a UK inner city. Int J Qual Stud Health Well-being. 2018;13(1):1490623. doi:10.1080/17482631.2018.1490623
  • Institute of Medicine (US) Committee to Review Child and Adult Care Food Program Meal Requirements; Murphy SP, Yaktine AL, West Suitor C, et al., editors. Child and Adult Care Food Program: Aligning Dietary Guidance for All. Washington (DC): National Academies Press (US); 2011. 4, Nutritional Considerations for Infants and Children. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK209820/
  • Basulto J. Se me hace bola. Cuando no comen como queremos que coman. Editorial Bolsillo Clave. Marzo 2013.
  • VVAA. Conjunto de recomendaciones sobre la promoción de alimentos y bebidas no alcohólicas dirigida a los niños. Organización Mundial de la Salud. 2010.