Alimentos saludables que consumimos equivocadamente

Dado que casi todos los productos que compramos en los supermercados son ricos en grasas saturadas y conservantes, lo más recomendable es prepararlos en casa. Así nos aseguraremos de que son totalmente naturales

En cualquier supermercado y tienda podemos encontrar productos saludables en versiones que no son nutritivas ni adecuadas para nuestro cuerpo. El problema con estos productos radica en que suelen estar acompañados de conservadores, colorantes y endulzantes de poco o nulo valor nutricional para el ser humano. Estos son los alimentos saludables que consumimos equivocadamente con mayor frecuencia…

Muesli

El muesli es una mezcla de cereales que se ha adoptado como base del desayuno o la cena. Esta mezcla suele incluir: avena, cebada, trigo, arroz inflado, frutos secos, semillas, nueces y frutas deshidratadas. Si bien es cierto que todos estos productos son saludables y se recomienda incluirlos en nuestra dieta para tener una buena alimentación, el muesli comercial suele ser uno de los alimentos saludables que consumimos equivocadamente. Las razones son:

  • Alto porcentaje de grasas saturadas.
  • Granos integrales y cereales que han sido sobre procesados.
  • Gran cantidad de azúcares refinados.
  • Presencia de conservadores que son dañinos a la salud.

Además, el muesli comercial suele venir en empaques grandes y no siempre somos conscientes de la cantidad mínima y básica a consumir. Todo esto da como resultado que ingerimos una cantidad excesiva de productos dañinos para la salud creyendo que estamos comiendo saludablemente. Si deseas incluirlo, prepáralo en casa con ingredientes naturales. Aquí tienes una receta que puedes modificarla a los ingredientes que te gusten:

Ingredientes:

  • 4 tazas de hojuelas integrales de tu preferencia (arroz, avena, etc.).
  • 65 gramos de semillas de girasol.
  • 32 gramos de pepitas de calabaza.
  • 72 gramos de semillas de sésamo.
  • 95 gramos de almendras fileteadas.
  • 230 gramos de frutos secos picados.
  • 1 cucharadita de canela en polvo

Procedimiento:

Mezcla todos los ingredientes y guarda la mezcla en un frasco de vidrio. Tapa el frasco y reserva para ocupar el muesli cuando lo requieras.

Cuando quieras consumir muesli, toma media taza de la mezcla anterior y combina con yogurt o leche de tu preferencia. Puedes agregar una porción de fruta de temporada si lo prefieres.

Plátano frito

Platano

El plátano frito es otro de los alimentos saludables que consumimos equivocadamente. Esta botana nos permite tener el sabor dulce de esta fruta con la sensación crujiente de los productos fritos. Los problemas que este alimento ocasiona en nuestra salud son:

  • 10 gramos de plátano frito nos dan 150 calorías, mientras que un plátano grande natural proporciona 108 calorías.
  • Aumento de los niveles de colesterol debido a la grasa absorbida por los aceites con que se fríe.
  • Aumento de probabilidad de presentar problemas del corazón ocasionada por los niveles de colesterol.

Si quieres consumir alimentos crujientes, opta por semillas como cacahuates, nueces o almendras, entre otros. En caso de que prefieras algo similar al plátano frito prueba con chips naturales de zanahoria siguiendo la siguiente receta:

Ingredientes:

  • 2 zanahorias.
  • ½ cucharadita de canela en polvo.
  • ¼ de cucharadita de jengbre en polvo.
  • Aceite de cocina en aerosol.

Procedimiento:

  • Precalienta el horno a 250°.
  • Lava, desinfecta y pela las zanahorias. Con un rallador de vegetales, quita la cáscara de la zanahoria y saca tiras delgadas.
  • Coloca las tiras en un bowl y espolvorea la canela y el jengibre.
  • En una charola rocía un poco de aceite en aerosol y coloca las tiras de zanahoria, asegurándote de que no quedan superpuestas y de que todas han sido espolvoreadas con canela y jengibre
  • Coloca las charolas dentro del horno y deja hornear por 10 minutos o hasta que quede bien dorada la zanahoria.
  • Sabrás que las zanahorias están listas cuando comienzan a verse cafés.
  • Deja enfriar en una charola o rejilla y consume.

Estas chips las puedes consumir igual que los plátanos fritos o combinándolas con yogurt natural endulzado con miel.

Yogurt reducido en grasa

El yogurt es uno de los alimentos saludables que consumimos equivocadamente cuando buscamos opciones bajas en grasa sin averiguar los ingredientes extra que estos contienen. Debemos recordar que la textura del yogurt se basa principalmente en la grasa de la leche. Por lo tanto, un yogurt bajo en grasa es alto en azúcares y conservadores que ayudan a compensar la textura y el sabor original.

Si tu intención es consumir yogurt sin preocuparte de las calorías extra, es mucho más recomendable preparar tu propio yogurt natural que siempre puedes acompañar con frutas naturales, miel, muesli, etc. Si quieres comprar yogurt, busca uno cuyos ingredientes contemplen únicamente leche y productos naturales derivados de la misma, que no tenga conservadores, azúcares ni otro tipo de químicos. Si prefieres preparar tu yogurt casero, sigue esta receta:

Ingredientes:

  • 250 ml de leche.
  • 3 cucharadas de yogurt natural

Procedimiento

  • Coloque la leche en una olla grande a fuego medio-alto y cocina hasta que alcanza 180 grados, revolviendo de vez en cuando para evitar que se queme por 5 a 7 minutos. Deja enfriar a 115 grados.
  • Mezcla 1 taza de leche con las 3 cucharadas de yogurt. Cuando la combinación sea homogénea, agrégala al resto de la leche.
  • Transfiere la mezcla completa a un frasco, envuelve el tarro (sin tapa) en 2 paños de cocina limpios, cubriendo por completo laterales y parte superior. Deja reposar en un lugar tibio hasta que el yogur tiene la consistencia de la crema (4 a 5 horas).
  • Cuando la mezcla esté con la textura deseada, deja enfriar el frasco destapado.
  • A los 30 minutos, tapa el frasco perfectamente.

Ensaladas preparadas

Ensaladas

Es común ver que las áreas de vegetales de los supermercados nos ofrecen bandejas con ensaladas congeladas.  A primera vista puede parecer que son una buena opción para nuestra dieta porque solo contienen vegetales y ya están listas para usar. Sin embargo, es uno de los alimentos saludables que consumimos equivocadamente cuando las consumimos con aditivos o salsas que suelen venir con ellas y son rican sal, glucosa, conservadores, etc.

Si quieres incluir una ensalada en tu dieta, opta por una preparada por ti en casa o las congeladas con poco o ningún aditivo.