Alimentos saludables que consumimos equivocadamente

Okairy Zuñiga·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
24 Febrero, 2019
Dado que casi todos los productos que compramos en los supermercados son ricos en grasas saturadas y conservantes, lo más recomendable es prepararlos en casa. Así nos aseguraremos de que son totalmente naturales
 

En cualquier supermercado podemos encontrar productos saludables en versiones que no son nutritivas ni adecuadas para nuestro organismo. El problema con estos productos radica en que suelen estar acompañados de conservantes, colorantes y endulzantes de escaso o nulo valor nutricional.

Estos son los alimentos saludables que consumimos equivocadamente con mayor frecuencia… Aprende a evitar estos errores y consúmelos correctamente.

Alimentos saludables que consumimos equivocadamente

1. Muesli

Muesli para desayunar.

El muesli es una mezcla de cereales que se ha consume con frecuencia en el desayuno o en la cena. Esta mezcla suele incluir avena, cebada, trigo, arroz inflado, frutos secos, semillas, nueces y frutas deshidratadas.

Si bien es cierto que todos estos productos son saludables y se recomienda incluirlos en nuestra dieta para tener una buena alimentación, el muesli comercial suele ser uno de los alimentos saludables que consumimos equivocadamente. Las razones son las siguientes:

  • Contiene un alto porcentaje de grasas saturadas.
  • Los granos han sido sobre procesados.
  • Presenta una gran cantidad de azúcares refinados.
 
  • Se le añaden conservantes que son dañinos para la salud.

Además, el muesli comercial suele venir en paquetes grandes y no siempre somos conscientes de la cantidad que debemos de consumir por ración. Todo esto da como resultado que ingerimos una cantidad excesiva de productos dañinos para la salud creyendo que estamos comiendo saludablemente. El siguiente artículo publicado en la revista Frontiers in Bioscience habla de los peligros para la salud que ocasiona el consumo regular y excesivo de azúcar, donde los cereales comerciales podrían presentar un papel importante.

No obstante, si deseas incluirlo, prepáralo en casa con ingredientes naturales. Aquí tienes una receta básica:

Ingredientes

  • 4 tazas de hojuelas integrales de tu preferencia (arroz, avena, etc.).
  • 65 gramos de semillas de girasol.
  • 32 gramos de pepitas de calabaza.
  • 72 gramos de semillas de sésamo.
  • 95 gramos de almendras fileteadas.
  • 230 gramos de frutos secos picados.
  • 1 cucharadita de canela en polvo

Procedimiento

  • Mezcla todos los ingredientes y guarda la mezcla en un frasco de vidrio. Tapa el frasco y reserva para ocupar el muesli cuando lo requieras. Es posible tostarlos en el horno para mejorar sus propiedades organolépticas y darles un toque crujiente.
  • Cuando quieras consumir muesli, toma media taza de la mezcla anterior y combina con yogurt o leche de tu preferencia. Puedes agregar una porción de fruta de temporada si lo prefieres.

Tal vez te interese: Prepara un delicioso muesli para un desayuno saludable

 

2. Plátano frito

Platano

El plátano frito es otro de los alimentos saludables que consumimos equivocadamente. Esta preparación nos permite tener el sabor dulce de esta fruta con la sensación crujiente de los productos fritos. Los problemas que este alimento ocasiona en nuestra salud son:

  • 10 gramos de plátano frito nos aportan 150 calorías, mientras que un plátano grande natural proporciona 108 calorías.
  • Aumenta los niveles de colesterol, debido a la oxidación de la grasa del aceite que utilizamos en la fritura y la aparición de grasas trans. De hecho el consumo de este tipo de ácidos grasos es una de las formas de aumentar el colesterol, según la literatura científica.

Si quieres consumir alimentos crujientes, opta por semillas como cacahuates, nueces o almendras, entre otros. En caso de que prefieras algo similar al plátano frito prueba con chips naturales de zanahoria siguiendo esta receta:

Ingredientes

  • 2 zanahorias.
  • ½ cucharadita de canela en polvo.
  • ¼ de cucharadita de jengibre en polvo.
  • Aceite de cocina en aerosol.

Procedimiento

  • Precalienta el horno a 250°.
  • Lava, desinfecta y pela las zanahorias. Con un rallador de vegetales, quita la cáscara de la zanahoria y saca tiras delgadas.
 
  • Coloca las tiras en un bowl y espolvorea la canela y el jengibre.
  • En un recipiente rocía un poco de aceite en aerosol y coloca las tiras de zanahoria, asegurándote de que no quedan superpuestas y de que todas han sido espolvoreadas con canela y jengibre
  • Coloca las charolas dentro del horno y deja hornear por 10 minutos o hasta que quede bien dorada la zanahoria.
  • Sabrás que las zanahorias están listas cuando comienzan a presentar un color tostado.
  • Deja enfriar en una rejilla y consume.

Estas chips las puedes consumir igual que los plátanos fritos o combinándolas con yogurt natural endulzado con miel.

3. Ensaladas preparadas

Ensaladas

Es común ver que las áreas de vegetales de los supermercados nos ofrecen bandejas con ensaladas precocinadas. A primera vista puede parecer que son una buena opción para nuestra dieta porque solo contienen vegetales y ya están listas para usar. Sin embargo, es uno de los alimentos saludables que consumimos equivocadamente.

¿Por qué? Generalmente, suelen venir con salsas ricas sal, glucosa, conservantes, etc. Si quieres incluir una ensalada en tu dieta, opta por una preparada por ti en casa o las congeladas con poco o ningún aditivo.

 

No te vayas sin leer: 6 recetas de ensaladas con frutas y hierbas silvestres

¡Para tener en cuenta!

En resumen, hay veces que adquirimos alimentos saludables. Sin embargo, acabamos consumiéndolos mal. Bien sea por la cantidad, bien sea por cómo los combinamos o por los tratamientos a los que los sometemos.

Por lo tanto, te recomendamos seguir los consejos que acabamos de ofrecerte. Finalmente, si necesitas un programa de alimentación más sofisticado, te recomendamos acudir al especialista.

  • Izquierdo Hernández, A., Armenteros Borrell, M., Lancés Cotilla, L., & Martín González, I. (2004). Alimentación saludable. Revista cubana de enfermería20(1), 1-1.
  • Martínez Álvarez, J. R., Villarino Marín, A., Iglesias Rosado, C., de Arpe Muñoz, C., & Gómez Candela, C. (2010). Recomendaciones de alimentación para la población española. Nutrición Clínica y dietética hospitalaria30(1), 4-14.
  • Velásquez, G. (2006). Fundamentos de alimentación saludable. Universidad de Antioquia.
  • Urlings MJE., Duyx B., Swaen GMH., Bouter LM., Zeegers MPA., Citation bias in the literature on dietary trans fatty acids and serum cholesterol. J Clin Epidemiol, 2019. 106: 88-97.
  • Freeman CR., Zehra A., Ramirez V., Wiers CE., Volkow ND., Wang GJ., Impact of sugar on the body, brain and behavior. Front Biosci (Landmark Ed), 2018. 23: 2255-2266.