Alimentos que tapan las arterias

En la medida de lo posible debemos evitar la ingesta de grasas perjudiciales que puedan tapar nuestras arterias y optar por una dieta equilibrada rica en frutas y verduras

Cuando se tapan las arterias la sangre no puede ser transportada como corresponde y se aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas.

Por eso es muy importante mantener la salud arterial y evitar la acumulación de grasa en el organismo.

Hay algunos alimentos que propician accidentes cardiovasculares. ¿Te gustaría saber cuáles son? Entonces sigue leyendo el siguiente artículo.

¿Por qué se tapan las arterias?

Existen diferentes factores de riesgo que aumentan las posibilidades de padecer problemas cardíacos producto del taponamiento de las arterias. Por ejemplo, la hipertensión, el colesterol elevado y la obesidad.

No obstante, también hay otros detonantes relacionados a nuestros hábitos:

  • Fumar
  • Beber alcohol
  • No hacer ejercicio
  • Comer alimentos llenos de grasas

De a poco las grasas (o placa) se van acumulando en las paredes arteriales, estrechándolas y volviéndolas más rígidas. Cuando esto sucede el flujo de sangre no puede transitar con normalidad.

En muchos casos las arterias tapadas no presentan síntomas (al igual que sucede con el colesterol) y lamentablemente nos damos cuenta del problema cuando se produce un ataque cardiovascular.

Por eso es muy importante seguir una dieta balanceada, rica en frutas y verduras crudas, evitar los alimentos procesados y realizar actividad física.

¿Qué alimentos evitar para tener arterias sanas?

Las comidas ricas en grasas saturadas son las primeras que deberíamos dejar de consumir. El problema reside en que también son las más ricas y las que producen más adicción.

Es fundamental ser conscientes de cuán perjudiciales son para de a poco reducir su ingesta. Los alimentos que provocan acumulación de grasas en las paredes arteriales son:

Visita este artículo: ¿Qué frutas tienen un efecto quemagrasas?

1. Carnes

alimentos carnes

La carne es alta en grasas saturadas y colesterol. Incluso aquella que es considerada “magra” puede aumentar los niveles de LDL (colesterol “malo”) en sangre.

Los productos cárnicos procesados como, por ejemplo, las salchichas o los embutidos, el tocino o la mortadela no solo presentan una alta dosis de grasas saturadas sino también sal añadida que empeora el cuadro.

  • Consumir estos productos más de 2 veces por semana contribuye al desarrollo de enfermedades cardíacas.

2. Huevos

En el caso de los huevos, las yemas contiene una buena dosis de lipoproteínas que tapan las arterias.

Un huevo aporta 5 gramos de grasa y 186 mg de colesterol (es decir, más de la mitad de lo recomendado al día).

No obstante, es importante indicar que cuando lo consumimos cocido o al horno los niveles de grasa son menores que cuando se fríen.

3. Piel de aves de corral

alitas pollo 2

Por ejemplo, de pollo o de pavo. Ambas contribuyen al aumento de grasas en las paredes de las arterias.

Por ejemplo las alitas de pollo se fríen sin quitarles la piel y, aunque parezcan “inofensivas”, son altas en calorías y lipoproteínas.

Solo una alita frita tiene 10 gramos de grasa y 160 calorías. Antes de cocinar aves de corral se recomienda retirar toda la piel y, si se quiere freír, hacerlo con aceite de oliva o en aerosol.

4. Lácteos

Los consumimos a diario y no nos damos cuenta de que pueden ser muy nocivos para nuestra salud, sobre todo si elegimos las versiones “enteras”.

Leche, queso, yogur, mantequilla, helados y nata… todos contribuyen a la acumulación de placa y al taponamiento de las arterias.

Por ejemplo, la mantequilla se produce con crema rica en grasas saturadas. Es recomendable elegir productos desnatados o bajos en grasa, así como también reducir la ingesta diaria.

5. Grasas trans

Grasas trans

Muchos de los alimentos que consumimos a diario contienen grasas trans o ácidos grasos parcialmente hidrogenados. Son uno de los principales responsables de las arterias tapadas.

  • Las encontramos sobre todo en la comida procesada, la margarina, los productos horneados y los glaseados.

Cuando hagas la compra, te recomendamos que eches un vistazo a la etiqueta para informarte sobre los aceites hidrogenados que se usaron para ese producto en particular.

6. Postres y bocadillos

Las palomitas de maíz tienen mantequilla, los pasteles y los donuts contienen grasas y azúcar, algunas galletas se hacen con lácteos…

Los bocadillos dulces que consumimos a media mañana o en el desayuno (por ejemplo, los churros o los bollos) están compuestos de ingredientes perjudiciales para nuestra salud.

Son bajos en antioxidantes y fibras y altos en grasas, harinas refinadas y azúcares. Todos estos ingredientes tapan nuestras arterias.

Lo mismo sucede con los postres. Por eso se recomienda reemplazarlos por fruta fresca o snacks saludables (por ejemplo, granola o barras de cereal sin azúcar).

¿Quieres conocer más? Lee: Mousse ligero de fresa y almendra, sin lácteos y sin azúcar

7. Aceites y snacks salados

snacks2

La mayoría de los aceites que se usan en la cocina (maíz, girasol, etc.) son ricos en grasas saturadas. Estos no benefician nuestra salud cardiovascular.

Por otra parte los típicos snacks que comemos en un “pica pica” (patatas fritas, cacahuetes, etc.) están preparados con aceites de este tipo.

Para cocinar te recomendamos utilizar aquellos aceites que contengan grasas insaturadas como, por ejemplo, el de oliva o el de colza.

8. Comida basura

En este apartado podemos nombrar a la pizza y las hamburguesas, pero hay muchos otros ejemplos.

Estas comidas tienen mucha grasa y colesterol. Además, en muchos casos tienen ingredientes químicos y artificiales para hacer que se vean más apetitosos y aumentar su rendimiento comercial.