Alimentos que generan cansancio

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física Elisa Morales Lupayante el 20 diciembre, 2018
Virginia Bruno · 20 diciembre, 2018
Hay alimentos que pueden contribuir a que sintamos cansancio físico y mental, más allá de las actividades que realizamos diariamente.

Si en el transcurso del día sientes cansancio, falta de energía o dificultades para concentrarte, puede deberse a varios factores: estrés, pocas horas de descanso, sedentarismo o uno de los principales motivos: alimentos que generan cansancio.

Una alimentación poco equilibrada, con exceso de grasas y azúcares refinados puede generar cansancio físico y mental. Además, una alimentación con estas características suele ser deficitaria en vitaminas y minerales, y otras sustancias nutritivas que necesita nuestro organismo.

Alimentos que generan cansancio

Cuáles alimentos generan cansancio y fatiga

El exceso de calorías y una abundante cantidad de comida sobrecargan el aparato digestivo y obligan al organismo a concentrarse en esa tarea. Por lo tanto, restan energía al organismo, generando una fatiga que dificulta la realización de actividades. Los alimentos que generan cansancio suelen ser:

  • Comidas procesadas. Tienen un alto contenido de harina, de sal y de azúcar, además de un buen sabor. El cuerpo tiene que hacer un gran esfuerzo para digerirlas, dando lugar a una digestión más pesada de lo normal.
  • Carbohidratos. El pan blanco, el arroz blanco, la pasta y las galletas pueden darte una subida de energía, pero seguidamente producen somnolencia, lentitud y cansancio.
  • Azúcar refinada. Al ingerir alimentos con azúcar, el páncreas comienza a bombear insulina. Con esto sube la energía, la cual desaparece rápidamente. Es el caso de bollería dulce, tortas, pasteles, chocolates, helados.
  • Cafeína. Genera hiperactividad porque es una bebida estimulante. Activa energéticamente las funciones del cuerpo, pero no se puede abusar de esta. Produce insomnio, cansancio y en algunas personas puede provocar problemas digestivos.
  • Alcohol. Es un depresor natural del sistema nervioso. Su consumo afecta a los neurotransmisores haciendo que los impulsos nerviosos tarden más en llegar al cerebro. Su consumo aumenta la fatiga.
  • Mala hidratación. Es fundamental el consumo de agua. Los síntomas de una deficiente hidratación son dolores de cabeza, problemas de concentración, pesadez, entre otros.

Es importante hacer una mejor elección de los alimentos. Escoger aquellos que contienen más nutrientes, vitaminas y antioxidantes de modo tal que podamos tener una buena digestión y generar la energía necesaria para realizar las tareas y ejercicios diarios. Se aconseja evitar en la medida de lo posible los alimentos que generan cansancio.

Alimentos que equilibran el organismo

Cuáles alimentos equilibran el organismo

Los alimentos que equilibran el organismo son alimentos ricos en nutrientes que proporcionan energía de forma estable, ayudan a vencer el cansancio y mantienen en buen funcionamiento el sistema nervioso. Algunos de estos alimentos son:

  • Los cereales integrales, la avena, el arroz, el mijo, el centeno.
  • Las legumbres, las cuales constituyen una gran fuente de hidratos de carbono que aportan proteínas, fibra, vitaminas y minerales.
  • Los vegetales, especialmente, los de hoja verde son ricos en magnesio, calcio y oligoelementos.
  • Las semillas, las cuales tienen una gran concentración de ácidos grasos esenciales como Omega 3 y Omega 6. Ejemplo: la calabaza, el lino, las nueces, el girasol, las almendras.
  • Las frutas, las cuales son generadores de energía por excelencia. Las frutas contienen azúcares, pero también fibra de excelente calidad. También, contienen mucha agua, se digieren fácilmente y son altamente energéticas.

Te recomendamos leer: 6 señales de cortisol alto en tu organismo

Consejos adicionales para evitar el cansancio físico y emocional

Consejos adicionales para evitar el cansancio físico y emocional

Por encima de todo, el cansancio no es solamente una sensación física. También, puede implicar un tipo de fatiga capaz de limitar la realización de actividades, afectando emocional y socialmente. Puede estar asociado con diversos síntomas como el estrés y la depresión, entre otras expresiones del cuerpo. Además de una dieta equilibrada, existen otros consejos adicionales para evitar el cansancio físico y emocional

  • En primer lugar, desayuna, así no sientas hambre.
  • Ingiere una taza de cereales y frutas cada mañana.
  • Procura disminuir el estrés, de modo tal que tus niveles del cortisol también se reduzcan.
  • Procura dormir ente 7 y 8 horas diarias.
  • Trata de realizar, en el día, actividades físicas y/o distracciones que te relajen y te ayuden a disminuir los niveles de estrés.
  • Incorpora suplementos energizantes como ginseng o jalea real. Estos contienen vitaminas y minerales, además que sirven como antioxidantes.
  • Toma infusiones que ayuden a energizar tu cuerpo, por ejemplo, infusiones de menta, canela o hierbabuena.
  • Toma un descanso de media hora, suele ser muy reconstituyente. Y si tienes la posibilidad de hacerlo, haz una siesta después de comer.
  • No seas tan exigente contigo mismo ni te presiones demasiado. Sé más flexible, date más permisos en tus diferentes áreas de vida.
  • Revisa tus prioridades y ten en cuenta tus necesidades personales. No las dejes de últimas en tu lista de pendientes.
  • Por último, recurre a un psicólogo en el caso de que presentes síntomas depresivos o sientas que no puedes superar los conflictos personales. Este profesional te puede ayudar a encontrar soluciones.

Conclusión

En conclusión, debemos recurrir a una dieta equilibrada evitando los excesos y los alimentos que generan cansancio. Además, debemos mantenernos en unos niveles óptimos de hidratación y de actividad física. De esta manera, nuestro cuerpo tendrá un perfecto balance físico y emocional. Por último, si desea ampliar la información contenida en este artículo, se recomienda consultar la bibliografía adjunta.

  • Curtay, Jean-Paul, and Rose Razafimbelo. Nutriterapia. Guía familiar de los alimentos que nos cuidan. Parkstone International, 2016.
  • Martínez Álvarez, J. R., et al. “Recomendaciones de alimentación para la población española.” Nutrición Clínica y dietética hospitalaria 30.1 (2010): 4-14.
  • Navarro, G. “Una alimentación equilibrada para la edad adulta y en adelante.” Rev Pronto 1641 (2003): 44-8.