Limpiar el hígado con alimentos y plantas medicinales

El hígado cumple una función vital en el cuerpo. Es fundamental limpiar el hígado y ayudar así a su buen funcionamiento, y a mantener la salud.

Para entender la importancia de “limpiar el hígado” debes conocer, en primer lugar, las importantes funciones que cumple el hígado.

El hígado es el órgano más voluminoso del cuerpo humano y desempeña tres funciones vitales:

  • Desintoxicación: actúa como un filtro que recoge y elimina toxinas, ya sea deshechos que produce el cuerpo o que entran con la alimentación, como el alcohol.
  • Síntesis: se encarga del metabolismo de los carbohidratos, lípidos y proteínas, y secreta la bilis que ayuda al sistema digestivo en la digestión.
  • Almacenamiento: guarda vitaminas A, D, E, K, y glucógeno. El glucógeno es un tipo de carbohidrato que almacena energía y el cuerpo lo usa cuando lo necesita.

Hay muchos alimentos y plantas medicinales que ayudan a limpiar el hígado. Puedes incluirlo en tu dieta y ayudar de este modo a mantener tu salud.

Lee también Mejora la salud de tu hígado con un simple remedio: el boldo

Alimentos que ayudan a limpiar el hígado

Debido a las múltiples funciones de filtrado y limpieza que cumple este órgano, es fundamental mantener limpio el hígado. La desintoxicación permite que el hígado siga cumpliendo con su función.

Caso contrario, cuando el hígado tiene un exceso de trabajo como resultado del estrés o la exposición excesiva a toxinas, puede perder el equilibrio y afectar la salud.

Verduras de hoja verde

Las verduras de hoja verde ayudan a sanar y limpiar el hígado, debido a sus cantidades de clorofila. Pueden neutralizar metales pesados, productos químicos y pesticidas, y ofrecen un mecanismo de protección para el hígado.

Entre las verduras de hojas verdes puedes incluir en tu dieta alcachofa, rúcula, diente de león, espinacas, hojas de mostaza, achicoria y calabaza amarga.

Estas verduras ayudan a aumentar la fabricación y el flujo de la bilis, el jugo digestivo que produce el hígado y ayuda a la digestión.

Rábano picante

El rábano picante ayuda en la digestión de las grasas, de este modo contribuye con el funcionamiento del hígado y estimula la acción digestiva.

Además ayuda a regenerar y cicatrizar el hígado, al mismo tiempo que lo limpia de las toxinas acumuladas.

Frutas

Comer fruta fresca ayudan a deshacerse de las toxinas, gracias a la presencia de fibra que ayuda a acelerar la digestión y el metabolismo.

Incluye en tu dieta manzanas, peras, pomelos, kiwis, higos, papayas, cerezas y ciruelas, entre otras.

Plantas medicinales que ayudan a limpiar el hígado

Raíz de diente de león

La raíz de diente de león ayuda a limpiar el hígado y a desintoxicarlo. Además posee un efecto diurético y puede ayudar a aumentar la secreción de bilis.

Esta raíz ayuda a reducir los síntomas que produce la congestión hepática, tales como dolores de cabeza, estreñimiento, fatiga, gota o problemas de piel entre otros.

Raíz de bardana

La raíz de bardana puede proteger las membranas mucosas y calmar la irritación debido a que contiene inulina.

Esta hierba puede ayudar a reducir la toxicidad, especialmente de metales pesados,  estimulando la producción de bilis en el hígado.

Alcachofa

Las hojas de alcachofa estimulan la producción de bilis, que ayuda a metabolizar y eliminar las toxinas dentro y fuera del hígado.

alcachofa o alcaucil para limpiar el hígado

Cardo mariano

La planta cardo mariano puede regenerar y proteger las células del hígado y, gracias a su componente activo, la silimarina, puede ayudar a regular las enzimas hepáticas.

También puede tratar la hepatitis y la cirrosis hepática,  y prevenir la formación de cálculos biliares.

Lo que debes evitar

Evita la comida chatarra, mientras que estés limpiando la vesícula biliar y el hígado. Tampoco consumas alcohol, leche, gaseosas, fritos, alimentos procesados y todos aquellos alimentos que contengan grasas.

Elige qué debes comer para mantener y mejorar tu salud, e incorpóralo a tu dieta.

evitar la comida chatarra para limpiar el hígado

  • Arnes, M. (2011). Metabolismo Del Glucógeno. Bioquímica, Química y Farmacia. https://doi.org/10.1613/jair.301
  • Perez, L. (2011). El hígado. Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition.