Alimentos y tratamientos naturales para las estrías

Sebastián Castaño · 30 julio, 2013
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez el 24 septiembre, 2019
Para mantenerse sano y en buena forma física es fundamental cuidar la dieta. Tener hábitos de vida saludables es el factor más importante cuando se trata de la salud de la persona. 

Las marcas de estiramiento, generalmente conocidas como estrías, aparecen cuando la piel sufre un rápido estirón. Las marcas aparecen como líneas paralelas, delgadas y rojizas, a lo largo de la piel. Con el tiempo adquieren el característico tono blanquecino, propio de las cicatrices. Otra característica de las estrías es el hecho de que suelen mostrar un leve hundimiento y tener una textura diferente en comparación con la piel normal.

Las estrías suelen estar relacionadas con la importante expansión abdominal que se produce en las mujeres durante el embarazo. Sin embargo, también suelen presentarse en los jóvenes, aunque con menos frecuencia, durante el período de crecimiento rápido de la pubertad.

Las estrías pueden curarse, es posible acudir a un especialista que marque un tratamiento adecuado dependiendo de las circunstancias de la persona. Independientemente, los profesionales suelen hacer hincapié en la prevención antes que en la curación.

Para prevenir, en primer lugar, es fundamental mantener una alimentación balanceada, evitando los alimentos que causan sequedad de la piel. Por ejemplo, los procesados o congelados, debido a su alto contenido de sodio. Además, determinados alimentos pueden ayudar a combatir el problema debido a sus propiedades naturales. En todo caso, es muy importante consultar la situación con un especialista, de forma que pueda recomendarnos la mejor solución.

Alimentos que podrían ayudar a disminuir las estrías

Para mantenerse sano y en buena forma física es fundamental cuidar la dieta. Tener hábitos de vida saludables es el factor más importante cuando se trata de la salud de la persona.

Actualmente, en el mercado existen muchas cremas que prometen prevenir e incluso corregir la formación de estrías. Habitualmente, los tratamientos buscan mantener y aumentar la elasticidad de la piel. De este modo, los productos suelen incluir en su composición hidrolizados de elastina, extractos de placenta, líquido amniótico, plantas como el quisetum, o incluso algas.

Sin embargo, la evidencia científica sobre tratamientos que verdaderamente puedan reducir la apariencia de las cicatrices tras la formación de estrías es muy limitada. De hecho, tal como explica Ramón Glimart, dermatólogo, profesor de Dermatología en la UIC Barcelona, «en la actualidad, no hay ninguna crema en el mercado que prevenga las estrías ni ningún tratamiento que consiga resultados notorios».

Así, los expertos de Farmacia Meritxell confirmaban recientemente que la mejor prevención se encuentra en la hidratación, en la nutrición y en la captación de nutrientes que ayuden a mejorar la elasticidad y la hidratación de la piel.

Beber suficiente agua

Lo más importante de cara a conseguir una piel más elástica es mantenerla hidratada. En este sentido, beber suficiente agua es el factor más importante. Los profesionales recomiendan beber aproximadamente 2 litros de agua al día.

También es posible hidratarse con zumos, caldos o infusiones. La hidratación juega un papel especial cuando hace calor o cuando hacemos ejercicio. Estos son momentos en los que sudamos más de lo habitual, por lo que perdemos más contenido hídrico del normal.

No es recomendable sustituir el agua o los zumos naturales a refrescos o bebidas azucaradas. Las bebidas procesadas no son buenas para la salud. De hecho, en relación con las estrías es mejor evitar el azúcar en cualquiera de sus formas.

Esto se debe a que el azúcar provoca la glicación de las fibras de colágeno y elastina. De este modo, se vuelven más rígidas y pierden la elasticidad, lo que provocará que la piel no se adapte a las tensiones y los cambios de volumen, por lo que se romperá más fácilmente, dando lugar a la aparición de estrías.

No olvides mirar:Receta casera para preparar frijoles verdes

El aguacate o el aloe vera

No existen evidencias científicas que corroboren cómo la aplicación directa de determinados alimentos puedan influir en la prevención de estrías.

Por sus propiedades, son el aguacate y el aloe vera los dos productos más utilizados para la elaboración de cremas y lociones preventivas y curativas. De este modo, en todo caso, estos dos serían los productos más recomendados. Aún así, no hay que olvidar que la mejor prevención consiste en cuidar e hidratar adecuadamente el cuerpo y la piel.

El aguacate es un alimento que aporta muy buenas propiedades. En concreto, es rico en ácidos grasos saludables, que ayudan a mantener la piel flexible e hidratada.  Además es una buena fuente de vitamina E, que aporta antioxidantes al organismo, ayudando a mantener sana nuestra piel.

Por otro lado, el áloe vera es utilizado cada vez más en cosmética debido a sus propiedades. El aloe puede ayudar a reparar los tejidos de la piel y a restaurar el colágeno que se rompió al aparecer las estrías. Lo más recomendado es aplicarla en su estado natural, tratando de evitar preparados artificiales.

Es muy importante consultar con un especialista cualquier tratamiento que vayas a aplicar sobre la piel. Cada persona tiene una sensibilidad y unas circunstancias que le hacen único, por lo que los tratamientos ante un mismo problema, como son las estrías, pueden ser muy diferentes.

  • Gupta M, Mahajan VK, Mehta KS, Chauhan PS. Zinc therapy in dermatology: A review. Dermatol Res Pract. 2014;2014:709152. doi:10.1155/2014/709152
  • Nagata C, Nakamura K, Wada K, et al. Association of dietary fat, vegetables and antioxidant micronutrients with skin ageing in Japanese women. Br J Nutr. 2010;103(10):1493-1498. doi:10.1017/S0007114509993461
  • R. S, C. R-L, R. B. Vitamin E – Antioxidans < >. Schweizerische Zeitschrift fur GanzheitsMedizin. 2007.
  • Al-Himdani S, Ud-Din S, Gilmore S, Bayat A. Striae distensae: A comprehensive review and evidence-based evaluation of prophylaxis and treatment. Br J Dermatol. 2014. doi:10.1111/bjd.12681