Alitas de pollo agridulce

Sofía Alcausa Hidalgo 15 septiembre, 2015

Las alitas de pollo agridulce están simplemente… ¡irresistibles!; tostaditas con una salsa que engancha y un olor que invita a comerlas. Además son tan fáciles de hacer que hasta un niño puede cocinarlas. A continuación te presentamos dos recetas de alitas de pollo agridulce y diferentes variantes de la salsa para que tú elijas la que más te gusta.

Receta de alitas de pollo agridulce

Ingredientes:

  • 1 kg de alitas de pollo
  • 6-7 dientes de ajo
  • 4 cucharadas colmadas de miel
  • 4 cucharadas de salsa de soja
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 3 cucharadas de limón
  • 1 pizca de jengibre en polvo (opcional)
  • 1 pizca de cayena (opcional)
  • 1 cucharadita de orégano (opcional)
  • Pimienta negra molida al gusto
  • Sal

Utensilios:

  • 1 cazuela
  • 1 batidora o un mortero
  • 1 cuchillo
  • 1 tabla de cortar
  • 1 cuchara de palo o de plástico
  • Fuente de horno

Preparación:

pollo sriracha

  • Machaca los ajos con la batidora o con un mortero.
  • Incorpora el resto de ingredientes y mezcla bien. Si quieres que te quede una salsa más rústica, opta por el mortero y si la quieres con una textura más suave decántate por la batidora.
  • Pon en una fuente de horno las alitas con la salsa.
  • Deja marinar al menos 1 hora. Si quieres un sabor más intenso, prolonga el tiempo de marinado.
  • Precalienta el horno a 180 ºC.
  • Mete tus alitas en el horno y deja que se cocinen entre 30 minutos y una hora.

Receta de alitas de pollo agridulce súper rápida

Ingredientes:

  • 1 kg de alitas de pollo
  • 1 chorrito de aceite de oliva
  • 1 vaso de miel
  • 1 vaso de salsa de soja
  • 1 vaso de ketchup

Utensilios:

  • 1 cuchillo
  • 1 tabla de cortar
  • 1 bol
  • 1 cazuela
  • 1 cuchara de madera o plástico

Preparación:

  • Mezcla en un bol las tres salsas hasta que estén perfectamente integradas.
  • Pon el aceite en la cazuela. Cuando esté caliente añade las alitas cortadas y limpias.
  • Cuando estén bien doraditas, añade la mezcla de las tres salsas.
  • Cocina a fuego lento removiendo de vez en cuando.

Nota: Esta receta también la puedes hacer el horno poniendo las alitas crudas y la mezcla de tres salsas. Si quieres le puedes añadir unos ajos pelados y machacados.

Datos de interés

  • No olvides pedir a tu carnicero que te corte las alitas en dos mitades para que te quede el ala y el muslito. De este modo tus comensales podrán elegir la parte de la alita que más les guste.
  • Limpiar las alitas es muy sencillo. Quita todas las pequeñas plumitas que quedan y corta las puntas de las alitas.
  • Uno de los secretos de estas alitas es que tienen que estar bien doradas para que te queden realmente ricas.
  • Puedes decorar tus alitas con unas ramitas de perejil y/o semillas de sésamo.
  • Si quieres dejar atrás la típica guarnición de patatas, acompaña tus alitas con arroz cocido o una patata asada.
pollo moruno

Otras salsas agridulces para tus alitas:

Salsas agridulces hay cientos, solo tienes que dar con la que más te guste. Te presentamos dos deliciosas salsas que además puedes usar en otras recetas con cerdo, pechugas de pollo, para acompañar rollitos de primavera, etc.

Para preparar esta salsa no tienes más que mezclar todos los ingredientes en un bol y añadirlos a las alitas de pollo antes de introducir en el horno.

Salsa agridulce con azúcar:

  • 8 cucharadas de salsa de soja
  • 4 cucharadas de agua
  • 2 cucharadas de azúcar glas
  • 1 cucharada de ginebra
  • Jengibre fresco picado

Salsa agridulce de piña:

Esta salsa tiene un sabor muy parecido a la salsa agridulce de los restaurantes chinos. Queda muy bien en alitas pasadas por harina y fritas.

  • 250 g de piña troceada
  • El jugo de la piña
  • 1 vaso de azúcar
  • 1/2 vaso de ketchup
  • 1/4 de vaso de vinagre de manzana
  • 1/2 vaso de agua
  • 2 zanahorias

Nota: Para cocinarla no tienes más que poner todos los ingredientes, excepto la piña, la maicena y el agua,  en una cacerola  a fuego lento. Pasados unos minutos incorpora la maicena disuelta en el agua, la piña y la zanahoria.

Te puede gustar