Alivia los síntomas de la vaginosis bacteriana con estos 6 remedios naturales

Daniela Castro 3 abril, 2017
El ácido láctico del yogur natural puede ser un gran aliado a la hora de combatir la vaginosis. Podemos aprovechar sus beneficios tanto de forma externa como si lo consumimos

La vaginosis bacteriana es una de las infecciones que se desarrollan en la zona íntima de la mujer debido a los desbalances que sufre la flora bacteriana que la protege.

Es una condición bastante incómoda para quienes la padecen, ya que las bacterias dañinas aumentan la presencia de un flujo amarillento que, por lo general, tiene un fuerte olor a pescado.

De hecho, a menudo, este molesto síntoma viene acompañado de una sensación de ardor al orinar y picazón en las áreas externas de la vagina.

Si bien no se considera un problema grave, es necesario brindarle un tratamiento oportuno para que no genere inseguridad ni complicaciones de mayor cuidado.

La buena noticia es que existen varios tratamientos de origen natural que, sin exponer la salud a efectos secundarios, ayudan a acelerar su recuperación en poco tiempo.

A continuación queremos compartir 6 alternativas para que no dudes en probarlas cuando notes alguno de sus síntomas.

1. Aceite de árbol de té

Te recomendamos leer: 8 síntomas que te dicen que tu vagina no está saludable

aceite de arbol de te

El aceite esencial de árbol de té es uno de los productos por excelencia para el tratamiento de las infecciones que se desarrollan en la zona íntima.

Sus poderosos efectos antibacterianos y antifúngicos ayudan a detener el crecimiento de los gérmenes y, a su vez, controla las infecciones existentes.

¿Cómo utilizarlo?

  • Agrega hasta 8 gotas de aceite de árbol de té en una tina con agua caliente y hazte un lavado externo.
  • De forma opcional aplica 3 gotas del producto en tu ropa interior antes de utilizarla.

2. Aceite de coco

El aceite de coco tiene propiedades antibióticas y antifúngicas que sirven como parte del tratamiento contra la vaginosis bacteriana.

Su aplicación controla el crecimiento de las bacterias y, de paso, disminuye la comezón y la segregación de flujos malolientes.

¿Cómo utilizarlo?

  • Calienta una cucharada de aceite de coco y, tras asegurarte de que su temperatura sea apta para la piel, aplícalo en las áreas externas de la vagina con la ayuda de un algodón.
  • Opcionalmente, empapa un tampón con el producto y ponlo en la vagina durante una o dos horas.

3. Vinagre de manzanamanzanas-vinagre

El vinagre de manzana contiene ácidos naturales que ayudan a regular el pH de la vagina para controlar el crecimiento de las bacterias que provocan este tipo de infecciones.

Sus agentes antibacterianos y antifúngicos actúan de forma directa contra los microorganismos dañinos, inhiben su proliferación y reducen los efectos de la infección.

De paso, su efecto refrescante calma la picazón y la irritación de las áreas externas de la zona íntima.

¿Cómo utilizarlo?

  • Agrega una taza de vinagre de manzana orgánico en el agua de la tina y sumerge el cuerpo durante 20 o 30 minutos.
  • Realiza el baño 2 veces al día hasta curar la infección.

4. Yogur natural

El yogur natural con probióticos es una solución efectiva contra las alteraciones de la flora bacteriana de la vagina. Gracias a su concentración de cultivos vivos, ayuda a crear un balance de las bacterias saludables.

Su contenido de ácido láctico altera el ambiente que necesitan los gérmenes dañinos para crecer y, a su vez, neutraliza los olores desagradables.

¿Cómo utilizarlo?

  • Sumerge un trozo de algodón en yogur natural y aplícalo en las partes irritadas de la vagina.
  • Consume un vaso de yogur natural al día.

5. Infusión de caléndulaCalendula

La caléndula es una de las plantas más conocidas dentro del catálogo de tratamientos contra las enfermedades que afectan la zona íntima de la mujer.

Se le atribuyen propiedades antiinflamatorias, antibacterianas y refrescantes que, tras ser asimiladas, alivian la irritación y el mal olor ocasionado por la vaginosis.

¿Cómo utilizarla?

  • Prepara una infusión concentrada de caléndula y usa el líquido para lavar la vagina.
  • Repite el baño 2 veces al día hasta controlar la infección.

Visita este artículo: 8 sorprendentes beneficios de la caléndula que seguro no conocías

6. Infusión de salvia

La salvia tiene propiedades antisépticas y antibacterianas que facilitan el control de las bacterias que causan infecciones en la vagina.

El uso de su infusión en baños de asiento alivia la comezón ocasionada por la vaginosis y, a su vez, reduce el mal olor.

¿Cómo utilizarla?

  • Prepara una infusión con hojas de salvia y, cuando adquiera una temperatura soportable para la piel, realiza un baño de asiento.
  • Repite su uso todos los días hasta controlar por completo la afección.

Elige cualquiera de los remedios mencionados y úsalos todos los días hasta que se frene la infección; eso sí, utilízalos de uno en uno para prevenir reacciones adversas.

Como complemento, para lograr mejores resultados procura consumir alimentos que te ayuden a reforzar el sistema inmunitario.

 

 

Te puede gustar