Cómo aliviar el ardor en los pies usando remedios caseros

Aunque en principio basta con una aplicación al día, si molestias en los pies no remiten, podemos repetir el tratamiento varias veces hasta encontrar sensación de alivio

La mayoría de las personas descuida sus pies hasta que desarrolla alguna condición que los hace sentir cansados o enfermos.

Es importante considerar que estos soportan el peso corporal y todo tipo de sobrecargas adicionales que tenemos en la cotidianidad.

La falta de hidratación, el sedentarismo y el estrés son algunos de los factores que les pueden ocasionar síntomas bastante molestos.

Uno de los problemas más comunes es la incómoda sensación de ardor, que puede manifestarse de forma leve o crónica.

Se trata de un indicio de alteraciones en la función del sistema nervioso, ya sea producto de la diabetes, el abuso de alcohol o la acumulación excesivas de toxinas.

También puede darse por deficiencias nutricionales, hongos invasivos, picaduras de insectos y diversas dolencias graves, como la enfermedad renal crónica y la patología vascular periférica.

Por lo general, el ardor viene acompañado con enrojecimiento, inflamación y alteraciones en la textura de la piel. Además, suele darse un aumento en la sensación de temperatura y sudoración excesiva.

Para el control de estos síntomas se pueden consumir algunos medicamentos de venta libre o recetados por el médico.

No obstante, antes de recurrir a esas opciones, es bueno utilizar algunas soluciones de origen natural que pueden mitigar el malestar.

En esta oportunidad te queremos compartir las más eficaces para que las pruebes ante la primera molestia. ¡Apunta!

Agua fría

Agua fría

La terapia con agua fría es uno de los mejores remedios caseros para controlar la sensación de hormigueo e inflamación en los pies.

¿Cómo utilizarla?

  • Agrega agua fría en un recipiente y sumerge los pies por 5 minutos.
  • Descansa los pies fuera del agua unos instantes y sumérgelos de nuevo.
  • Sécalos bien y usa un calzado ventilado.
  • Repite el procedimiento varias veces al día si lo consideras necesario.

No olvides leer: 6 ejercicios fáciles para ejercitar los músculos de los pies en casa

Vinagre de manzana

El prodigioso vinagre de manzana no solo disminuye la presencia de hongos en los pies sino que equilibra su pH natural y actúa como calmante.

¿Cómo utilizarlo?

  • Vierte un cuarto de taza de vinagre de manzana en un recipiente con agua caliente y sumerge los pies durante 20 minutos.
  • Sécalos bien y repite su uso si los síntomas persisten.

Cúrcuma

Curcuma

El compuesto activo de la cúrcuma, la curcumina, mejora la circulación sanguínea y disminuye la inflamación.

Gracias a estas cualidades también podemos usarla como tratamiento contra el ardor y dolor que aqueja los pies.

¿Cómo utilizarla?

  • Humedece un par de cucharadas de cúrcuma en polvo y frótala sobre las áreas afectadas con un suave masaje.
  • Cúbrelo con un vendaje y déjalo actuar un par de horas.
  • Enjuaga con abundante agua, ya que la especia puede manchar la piel.
  • Úsalo durante varios días o hasta reducir el ardor.

Sales de Epsom

Las sales de Epsom son el remedio clásico para relajar los pies y darles alivio ante la tensión e inflamación.

Compuestas por sulfato de magnesio, son un gran calmante natural que, incluso, regula la función de los nervios alterados.

¿Cómo utilizarlas?

  • Incorpora media taza de sales de Epsom en un recipiente grande con agua caliente, de modo que pueda cubrir los pies.
  • Remoja los pies durante 10 minutos y sécalos bien.
  • Pon en práctica este remedio una vez al día, tres o cuatro días seguidos.

Tomillo

Las-propiedades-antiparasitarias-del tomillo

Los expertos en medicina alternativa recomiendan el tomillo para calmar el hormigueo y entumecimiento de los pies.

Gracias a sus propiedades activa la circulación de la sangre y reduce la obstrucción que impide el paso adecuado del flujo sanguíneo.

También cuenta con propiedades antimicrobianas que resultan favorables para el tratamiento de los hongos y las infecciones bacterianas.

¿Cómo utilizarlo?

  • Incorpora un puñado de tomillo en dos recipientes distintos.
  • Sobre uno de ellos vierte agua caliente, y sobre el otro, agua fría.
  • Remoja los pies en el cuenco de agua caliente durante 5 minutos, y luego cambia al de agua fría otros 5.
  • Repite el mismo proceso si los síntomas reaparecen.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 formas sencillas de mejorar la circulación sanguínea: ¡Ponlo en práctica!

Masaje con aceite de oliva

Un simple masaje con aceite de oliva u otro aceite esencial relajante disminuye la inflamación, el dolor y la sensación de ardor.

Este tratamiento tiene un efecto calmante y aumenta la circulación sanguínea de los pies.

¿Cómo hacerlo?

  • Calienta una pequeña cantidad de aceite de oliva y frótalo sobre las áreas afectadas con suaves movimientos circulares.
  • Haz una breve presión, con los dedos firmes, por lo menos, durante 10 minutos.
  • Repite el tratamiento todos los días antes de ir a la cama.

Para terminar, recuerda potenciar los efectos de estos remedios con la práctica constante de actividad física y el uso de zapatos adecuados.

Ambos factores son determinantes para controlar y evitar la recurrencia de los síntomas.

 

Te puede gustar