¿Cómo aliviar una infección urinaria en niños?

4 noviembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Una infección en el tracto urinario es algo muy doloroso y molesto, pero sobre todo para los niños. Para aliviar las molestias, es importante que los niños beban líquidos en abundancia para poder eliminar las bacterias de la zona de la vejiga.

Una infección urinaria en niños es algo que causa preocupación a los padres. Sobre todo por el hecho de que puede llegar a ocasionar daños mayores si no se cumple con un tratamiento adecuado. Sin embargo, si se acude al médico y se siguen sus pautas, es posible tanto curar la molestia como evitar otros daños.

Es importante recordar que las infecciones urinarias pueden presentarse a cualquier edad, aunque suelen presentarse con mayor frecuencia durante los primeros años de vida. Y si bien se tratan con facilidad en la mayoría de los casos, es importante no restarle importancia a las instrucciones del médico para lograr la recuperación.

A continuación, te contamos cómo lidiar y aliviar la infección urinaria en niños.

¿Cuáles son las causas de la infección urinaria en los niños?

Estas infecciones pueden aparecer por múltiples factores, que hacen que las bacterias lleguen hasta la vejiga o los riñones. Por ejemplo, algunos de ellos son:

  • Baños de inmersión. 
  • Uso prolongado de ropa húmeda, muy ajustada.
  • Aguantarse las ganas de orinar. No ir a orinar cuando se tiene ganas es una de las causas más comunes de infecciones.
  • Mala higiene. Limpiarse de atrás hacia delante al momento de ir al baño hace que las bacterias del ano pasen a los genitales y de allí, al aparato renal.
  • Enfermedades del sistema nervioso: algunas pueden dificultar el vaciado de la vejiga.
  • Reflujo vesicoureteral: hace que la orina se devuelva al uréteres y riñones. Es una condición muy normal en las primeras semanas de vida.

¿Cuáles son los síntomas de la infección urinaria en niños?

La infección urinaria en niños puede causarles dolor y malestar.

En función del grado en el que se encuentre la infección, esta suele presentarse inicialmente con los siguientes síntomas:

  • La orina puede contener sangre, ser de color oscuro o tener un olor fuerte.
  • Necesidad de ir al baño constantemente.
  • Dolor o ardor al momento de orinar.
  • Presión o dolor en la pelvis.
  • Problemas para contener la orina.

Sin embargo, si no se detecta y se trata a tiempo, el niño podría desarrollar una pielonefritis; es decir, una infección en los riñones. En tal caso, puede presentar:

  • Fiebre.
  • Piel roja.
  • Escalofríos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor intenso en el vientre y los costados.

Medidas de prevención

Para evitar que estas infecciones se presenten regularmente, te recomendamos seguir los siguientes consejos:

  • Evitar los baños de inmersión (esto incluye los baños de burbujas en la tina, las piscinas y afines).
  • No vestirlo con ropa ajustada ni con prendas de ropa que impidan la correcta transpiración.
  • Cambiarlo con regularidad (para evitar que la zona se mantenga húmeda y así, proliferen las bacterias).
  • Animar al pequeño a beber suficiente cantidad de líquidos a lo largo del día (sobre todo agua).
  • Enseñarle a limpiar sus genitales correctamente y, de ser necesario, acompañarle al baño y supervisar el procedimiento.
  • Animar al niño a que vaya al baño cuando sienta ganas y que evite aguantarse por períodos largos de tiempo.

De esta manera, no solo podrás aliviar los síntomas, sino que además podrás evitar que sufra de infecciones en las vías urinarias en el futuro. Como en muchos otros casos, la prevención será la mejor arma.

¿Qué hacer si ninguna de las recomendaciones funciona?

En último lugar, en caso de que ninguna de estas recomendaciones funcione en tu hijo o si los síntomas se agravan o se extienden en el tiempo, lo ideal es que consultes con tu médico de confianza. Este le examinará y le recetará un tratamiento específico que le ayudará con la infección.