Cómo aliviar la amigdalitis con 5 remedios de origen natural

Aunque estos remedios pueden ayudarnos a aliviar las molestias de la amigdalitis, si estas persistieran es importante acudir al médico para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados

La amigdalitis o inflamación de las amígdalas es una condición que se produce por la infección de virus y bacterias que se alojan en la garganta.

Afecta a una o ambas amígdalas linfáticas, y provoca dolor, problemas para deglutir los alimentos y episodios de fiebre.

Su aparición puede darse de forma leve o crónica, y durar entre dos y tres días, en función de los tratamientos que se le brinden.

Si bien la inflamación va reduciendo por sí sola, lo ideal es recurrir a soluciones que aceleren el proceso de recuperación.

Por fortuna, además de los medicamentos convencionales, existen remedios de origen natural que, por sus propiedades, atacan los agentes infecciosos para controlar rápidamente este problema.

¿Te interesa? ¡Descúbrelos!

1. Agua con limón, miel y sal

Agua-limon-miel

La combinación de agua tibia con limón, miel y sal nos brinda un remedio antibiótico y antiinflamatorio que facilita el control de las amígdalas inflamadas.

Su aplicación calma el dolor en la zona de la garganta y ayuda a inhibir la proliferación de los microorganismos que provocan la infección.

Ingredientes

  • El jugo de ½ limón
  • 1 vaso de agua tibia (200 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 1 pizca de sal

Preparación

  • Exprime el zumo de medio limón y dilúyelo en un vaso de agua tibia.
  • Agrega la miel y la pizca de sal y remueve hasta que todo quede bien integrado.

Modo de consumo

  • Ingiere la bebida ante el primer síntoma de amigdalitis.
  • Repite su consumo 2 veces al día.

Lee también: ¿Es recomendable operar las amígdalas?

2. Infusión de cúrcuma y pimienta negra

La cúrcuma y la pimienta negra tienen propiedades antiinflamatorias y antibacterianas que pueden ayudar a reducir la infección que afecta la salud de las amígdalas.

Si bien su combinación en infusión no tiene un sabor muy agradable, su consumo puede calmar el dolor y reducir el tiempo de recuperación.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • ½ cucharadita de cúrcuma (2 g)
  • ¼ cucharadita de pimienta negra molida (1 g)

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua y agrégale la cúrcuma y la pimienta.
  • Deja que repose 15 minutos y consúmela.

Modo de consumo

  • Toma una taza de infusión antes de ir a dormir, durante 2 o 3 días.

3. Infusión de semillas de fenogreco

Semillas de fenogreco

La bebida natural de semillas de fenogreco tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias que controlan los síntomas causados por la amigdalitis.

Sus vitaminas y minerales fortalecen el sistema inmunitario y, al aumentar la presencia de anticuerpos, ayuda a combatir los virus y bacterias infecciosos.

Ingredientes

  • 1 cucharada de semillas de fenogreco (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Incorpora las semillas de fenogreco en una taza de agua hirviendo y déjala reposar entre 20 y 30 minutos.

Modo de consumo

  • Divide la infusión para 2 tomas al día: una en la mañana y otra en la noche.

Visita este artículo: 6 trucos para fortalecer tu sistema inmunitario

4. Vinagre de manzana

El vinagre de manzana contiene ácidos orgánicos cuyos efectos antimicrobianos ayudan a aliviar la infección que provoca la inflamación de las amígdalas.

Su consumo regula el pH en la zona irritada y, al inhibir el crecimiento bacteriano, reduce síntomas como el dolor y el ardor.

Ingredientes

  • 1 cucharada de vinagre de manzana orgánico (10 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • ½ taza de agua tibia (125 ml)

Preparación

  • Diluye el vinagre y la miel en media taza de agua tibia.

Modo de consumo

  • Toma la bebida a sorbos, preferiblemente ante el primer síntoma de amigdalitis.
  • Repite su consumo todos los días hasta sentir alivio.

5. Infusión de manzanilla, limón y miel

Infusión de manzanilla

Una bebida natural de manzanilla combinada con los nutrientes del limón y la miel nos pueden servir para acelerar la recuperación de la amigdalitis.

Estos ingredientes actúan como antiinflamatorios, antibióticos y antivirales, por lo que son idóneos para controlar el dolor y la irritación.

Ingredientes

  • 1 taza de agua (250 ml)
  • 1 cucharada de flores de manzanilla (10 g)
  • El jugo de ½ limón
  • 1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

  • Pon a hervir una taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale las flores de manzanilla.
  • Deja que repose 15 minutos, cuélala y agrégale el limón y la miel.

Modo de consumo

  • Ingiere la bebida 2 o 3 veces al día, según la severidad de los síntomas.

¿Sientes dolor e inflamación en las amígdalas? Elige cualquiera de los remedios mencionados y pruébalos para obtener alivio de estos síntomas.

Si las molestias persisten, consulta al médico para conocer otros tipos de tratamiento.

Te puede gustar