Cómo aliviar los dolores por varices

Yamila Papa 16 septiembre, 2016
Aunque el componente genético es muy importante en la aparición de las varices, para evitarlas debemos llevar una dieta equilibrada, evitar el sobrepeso y beber dos litros de agua diarios

Este mal es muy frecuente en las mujeres de edad adulta (alrededor del 50% de la población femenina tiene varices). Puede ocasionar dolores y molestias que sería bueno reducir.

Si, además de que tus piernas lucen feas por causa de las “arañitas”, por las noches sientes que “laten” o no te dejan dormir, presta atención a este artículo donde te contaremos cómo aliviar los síntomas.

¿Qué son las varices y por qué duelen?

Sufres-de-venas-várices

Básicamente se trata de venas dilatadas que se inflaman y quedan muy cerca de la superficie de la piel (se ven y se sienten sin problemas).

Las varices son de color azul oscuro o morado y, en algunos casos, sobresalen bastante de la pierna. Causan calambres, pesadez y dolores fuertes. Algunas mujeres también experimentan picazón que, al rascar, pasa a ser dolor.

La insuficiencia venosa es el detonante de las varices. Cuando el retorno de la sangre al corazón no es bueno, el fluido se estanca en ciertas áreas y ello produce inflamación o edemas, además de varices.

Un factor que debemos tener en cuenta es la genética. Si en tu familia hay casos de varices (sobre todo, tu madre o tu abuela) es probable que también la sufras en algún momento de tu vida.

Ver también: Batido de remolacha y perejil para combatir las varices

Tips para reducir o evitar el dolor por varices

Los consejos que leerás a continuación te pueden servir para prevenir episodios dolorosos o reducir los síntomas cuando empiezas a sentir los calambres o la pesadez en las piernas:

Hacer ejercicio liviano

El deporte es un aliado para la salud en general; eso seguro lo sabrás.

En el caso de padecer o tener predisposición genética a sufrir varices te recomendamos que practiques alguna disciplina de baja intensidad, como es el yoga, la natación o andar en bicicleta.

También te pueden ayudar las caminatas. No elijas actividades muy intensas, ya que los movimientos bruscos o los saltos pueden agravar los síntomas.

Usar zapatos cómodos

usar zapatos cómodos

Los tacones son muy bonitos y estilizan las piernas, pero también nos pueden traer problemas de salud.

Cuando el calzado está demasiado apretado la sangre no puede moverse libremente y se le dificulta bastante regresar al corazón. Este consejo también es válido para los calcetines y los pantalones ajustados, ya que presionan las piernas.

Te aconsejamos que lleves zapatos cómodos la mayor parte del día sobre todo si vas a estar de pie varias horas.

Si por tu trabajo debes, sí o sí, llevar tacones puedes, por ejemplo, llevarlos en el bolso mientras viajas en el metro y luego ponértelos al llegar.

Elevar las piernas

Una vez que regresas a casa aprovecha para poner las piernas en alto. Al principio te molestará o dolerá un poco. Quizás sientas que se te duermen las pantorrillas. Todo esto es normal, porque la sangre está intentado “bajar”.

Si estás sentada en el sofá pon los pies en un banco o mesa delante de ti. Si estás acostada, puedes apoyar los talones en la pared. Para dormir pon unos cojines bajo tus piernas.

Todas estas opciones son buenas para favorecer el retorno venoso.

Cambiar de posición

Los trabajos rutinarios nos exigen estar muchas horas sentados o de pie. Ambas posiciones son malas para la salud de tus piernas y pueden ser una de las causas de la aparición de varices.

Por este motivo sería bueno que cambiases de postura todas las veces que sea posible durante el día.

Por ejemplo, si estás en el escritorio, puedes levantarte a hablar por teléfono por la oficina o, si trabajas en una tienda, aprovecha cuando no hay gente para sentarte un poco.

Hacer masajes

No es necesario que vayas a un masajista para ello. ¡Los puedes hacer tu en casa! Ten mucho cuidado de no ejercer demasiada presión.

El movimiento es sencillo: golpecitos suaves en la zona afectada y en los alrededores de las venas sobresalientes. Repite todos los días, unos 15 minutos cada vez.

Para que los resultados sean mejores aún puedes utilizar algún aceite esencial, como los de tomillo, romero o lavanda, que tienen propiedades estimulantes de la circulación sanguínea.

Llevar una dieta adecuada

Llevar-una-dieta-equilibrada

El consumo moderado de grasas, hidratos de carbono y azúcares es vital para que tus venas estén más saludables y evites el sobrepeso que tanto mal provoca a las piernas.

No bebas mucho alcohol o café y trata de consumir 2 litros de agua por día.

Tu dieta debe estar compuesta por una buena cantidad de fibras, antioxidantes y potasio. El consumo de frutas y verduras crudas es ideal para reducir la pesadez en las piernas y mejorar su aspecto.

Remedios caseros para las varices

Además de cambiar algunos de tus hábitos cotidianos, para reducir los dolores provocados por las varices puedes disfrutar de las bondades de algunas plantas, frutas y aceites:

Caléndula

Mejora el tono de las venas y las hace menos vulnerables a la degeneración. Además, la caléndula es antiinflamatoria, reduce la hinchazón y repara los tejidos dañados.

Realiza un masaje con la crema de esta flor en las piernas antes de dormir.

Hammamelis

Agua de hamamelis

Es astringente y actúa sobre el sistema circulatorio. Desinflama y alivia la pesadez que causan las várices. Consigue el aceite esencial de hammamelis en las casas naturistas y aplícalo con suaves masajes cada noche.

Arándanos

Es una fruta perfecta para cualquier problema circulatorio, es vasodilatadora y fortalece las paredes de las venas. También los arándanos aportan vitaminas y bioflavonoides.

No dudes en comer un puñado por día a media mañana o como postre.

Te recomendamos leer: Batido morado superantioxidante de arándanos, acai y chía

Ciprés

Se usa para cualquier dolencia relacionada al aparato circulatorio e inflamación de venas. Consigue las hojas y prepara un té, que puedes beber o aplicar con un algodón en las zonas afectadas de las piernas.

 

Te puede gustar