¿Cómo almacenar y conservar los alimentos de manera segura en casa?

14 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Florencia Villafañe
Un adecuado almacenamiento de los alimentos es clave para prolongar su vida útil y evitar la contaminación cruzada. ¿Cómo hacerlo de forma adecuada? En esta oportunidad compartimos algunas recomendaciones.
 

¿Sabes cómo almacenar y conservar los alimentos de forma segura? Aunque la mayoría de las personas es consciente de que hay que guardarlos en el refrigerador, muchos desconocen que hay otros aspectos que se deben tener en cuenta.

Si bien es lógico determinar que un alimento está en mal estado porque ha cambiado su olor o textura, en ocasiones las comidas se han contaminado con microorganismos que son imperceptibles. De hecho, datos estadísticos exponen que es una problemática que afecta a más del 20 % de los comestibles.

¿Cómo almacenar y conservar los alimentos de forma segura?

Los alimentos alterados pueden ser perjudiciales para la salud del consumidor. Por eso, los procesos de conservación y almacenamiento correcto son importantes desde la producción hasta el consumo. La conservación no solo tiene que ver con evitar que los productos alimentarios se descompongan, sino con asegurar que mantengan su aroma, sabor y aspecto.

Está claro que no hay manera de mantenerlos óptimos por tiempo ilimitado, pero hay que tomar los recaudos necesarios a la hora de almacenarlos. ¿Cómo hacerlo de forma correcta? A continuación, lo detallamos.

1. Sanitizar frutas y verduras

Es necesario lavar las frutas y verduras con agua limpia antes de guardarlas. Además, hay que desinfectarlas con lavandina apta para cocina. Este proceso es sencillo, solo tienes que seguir estos pasos:

  • Llenar de agua un recipiente limpio con la cantidad necesaria como para sumergir los alimentos.
 
  • Añadir 4 gotas de cloro por cada litro de agua y revolver.
  • Sumergir las verduras y frutas por 10 minutos.
  • Secarlas y guardalas en la parte baja de la heladera.

En general, los vegetales duran hasta 7 días frescos, pero hay que estar atentos por si empiezan a descomponerse para apartarlos de los que están sanos. En el caso de las frutillas, los duraznos o las frambuesas que suelen ser delicadas, lo recomendable es guardarlas en otro recipiente.

Sanitizar frutas y verduras
El lavado de las frutas y vegetales puede contribuir a su conservación. Además, así serán más seguras para el consumo.

Lee también Las conservas caseras: ventajas e inconvenientes

2. Separar las carnes crudas del resto de los comestibles

Los alimentos crudos, en especial la carne, el pollo y el pescado, pueden contener microbios. Debido a esto, es conveniente mantenerlos separados del resto de los productos alimentarios. Según el manual «5 claves para mantener los alimentos seguros» se debe considerar lo siguiente:

  • Guardar los alimentos cocidos en la estantería superior, en recipientes tapados.
  • Guardar las carnes crudas (res, cerdo, pollo o pescado) en la estantería de abajo para evitar que los jugos se chorreen sobre los alimentos ya cocidos.
  • Antes de cocinarlas, lavarlas con agua.
 

No es aconsejable que estos comestibles estén más de 4 días en el refrigerador.

3. Rotular los alimentos

Todos los alimentos que se guardan en la heladera deberían estar rotulados. Aunque esto puede resultar tedioso, es un método eficaz, sobre todo al congelar las comidas. Por supuesto, para hacerlo es necesario utilizar un recipiente que tenga tapa, y un adhesivo para registrar la fecha de almacenamiento.

4. Escaldar o blanquear las frutas y verduras antes de congelar

La técnica del escaldado o blanqueado es útil antes de congelar vegetales. De acuerdo con información recopilada en «Capacitación: conservación de frutas y hortalizas mediante tecnologías combinadas», este procedimiento consiste en la cocción de los mismos en agua hirviendo durante un periodo que va desde los 30 segundos hasta los 2 minutos.

Lo que se busca con esta intervención es inhibir la actividad de las enzimas que producen el deterioro de los mismos. De este modo, se prolonga su vida útil y pueden aprovecharse para posteriores recetas.

5. Controlar las temperaturas

Nunca hay que dejar la comida a temperatura ambiente, sobre todo en los días de verano. Lo idóneo es guardarlas en el refrigerador a una temperatura óptima. En general, la refrigeración se mantiene entre los 3 y 5 grados (no hay que meter alimentos calientes), y la congelación a 18 grados bajo cero. Además, se debe evitar abrir la puerta de la heladera por mucho tiempo.

Mujer tomando un limón del refrigerador.
Por seguridad, y para evitar su descomposición, las comidas deben introducirse en la heladera.
 

Ver también Congelar y descongelar los alimentos: ¿qué tener en cuenta?

6. Guardar alimentos no perecederos en la alacena

Aquellos alimentos no perecederos, como enlatados, arroz, fideos o legumbres, pueden guardarse en la alacena. Una vez que estén abiertos, deben conservarse en la heladera. No es aconsejable reutilizar las latas porque pueden contener metales tóxicos.

¿Qué debe quedar claro a la hora de almacenar y conservar los alimentos?

A la hora de almacenar y conservar los alimentos es necesario poner en práctica estas recomendaciones. Una adecuada higiene, sumada a una buena conservación, prolonga la vida útil de la comida y asegura que sea apta para el consumo.

Por el contrario, cuando se descuida el almacenamiento, se acelera el deterioro de los alimentos y aumenta el riesgo de contaminación. Esto supone un riesgo, pues en el organismo es el detonante de infecciones e intoxicaciones alimentarias.

 
  • Garmendia, G., & Vero, S. (2006). Métodos para la desinfección de frutas y hortalizas. Horticultura197, 18-27.
  • Aguilar Morales, J. (2012). Métodos de conservación de alimentos. Red Tercer Milenio, México11, 13-16.
  • Clayton, K., Bush, D., & Keener, K. Emprendimientos alimentarios. Métodos para la conservación de alimentos.
  • Alimentos argentinos. Ficha 53. Formas de CONSERVACIÓN de ALIMENTOS II.