Alorgasmia: pensar en otra persona durante el sexo

Siempre y cuando no interfiera con nuestra relación real y no genere un distanciamiento ni altere nuestra forma de ver a nuestra pareja, la alorgasmia puede ser incluso beneficiosa para la relación

¿Has pensado en otra persona mientras tienes relaciones sexuales con tu pareja? ¿Consigues excitarte al máximo cuando imaginas que lo estás haciendo con un tercero?

Aunque quizá la situación te genera un poco de culpa, es una parafilia común conocida como alorgasmia.

Es inevitable que ocurra. Puede ser la forma en que sales de la rutina sexual con tu pareja, o bien, es como se manifiestan esas inconformidades que estás sintiendo en el ámbito sexual o sentimental.

Si bien para algunos es una forma de infidelidad, para otros es una simple vía para tener una experiencia sexual diferente y placentera. ¿Qué tan malo es? ¿Cuándo debes preocuparte?

Entendiendo que al respecto suelen surgir muchas dudas, a continuación queremos abordar en detalle el tema teniendo en cuenta varios aspectos.

¿Es malo pensar en otra persona durante el sexo?

alorgasmia-sexo

La respuesta para esto depende de cada uno. No es raro proyectarse en distintos escenarios cuando de sexo se trata. Sin embargo, pensar que otra persona es la que acaricia, besa y da placer es algo que merece cierta reflexión.

En primer lugar, hay que identificar si es una simple fantasía sexual o una situación recurrente con una persona en especial (un ex, un vecino, un amigo o cualquier cercano). En cada caso el significado puede ser diferente.

Imaginar a otra persona distinta a la pareja durante el sexo es normal. Aunque lo ideal sería sentir excitación por quien en realidad está allí, en ocasiones es sano dejarse llevar por los pensamientos con ese tercero.

Esta práctica no conlleva problemas, ya que es un proceso mental y simbólico que puede facilitar la excitación y el orgasmo cuando, por alguna razón, no es posible sentirla como tal con la pareja.

Así las cosas, es una interesante estrategia para superar con más facilidad ciertos problemas de disfunción eréctil y ausencia de excitación que pueden darse en algunos momentos de la relación sexual.

La fantasías pueden ser con un artista famoso, un deportista o incluso alguien cercano. Lo importante es que no interfieran en la realidad de la pareja, ni generen distanciamiento hacia esta.

Lee también: Cómo preguntar a tu nueva pareja si tiene sexo con otra persona

¿Cuándo se debe considerar un problema?

alorgasmia

Haciendo a un lado ese breve sentimiento de culpa que se da por esta situación, podemos decir que la alorgasmia tiene muchos beneficios en el ámbito sexual. No obstante, deja de ser inofensiva cuando se convierte en la única vía para sentir satisfacción en el sexo.

  • Tener estos pensamientos de forma esporádica es normal y puede avivar la relación.
  • El problema es que si se vuelve recurrente, o si ese tercero siempre está allí: puede indicar que algo no está del todo bien o estamos inconformes con nuestra pareja.

Es muy importante replantearse cómo se está dando la situación: ¿No puedes mantenerte excitado sin pensar en esa persona? ¿No consigues alcanzar un orgasmo? ¿Siempre piensas en la misma persona? ¿Al volver a la realidad te alejas de tu pareja?

Si las respuestas son afirmativas, es muy probable que haya algo más que una simple cuestión de rutina. La insatisfacción con la pareja actual, los problemas sentimentales o el deseo de estar con alguien más pueden ser las razones por las que se da la alorgasmia.

En estos casos lo mejor es pedir ayuda terapéutica, puesto que al pasarlo por alto pueden presentarse consecuencias negativas tanto en el ámbito sexual como en otros aspectos de la relación.

Visita este artículo: Fisiología del orgasmo femenino

Alorgasmia como práctica sexual

alorgasmia-practica-sexual

Es imposible negar que la alorgasmia puede producir un impacto negativo en la relación si la otra persona se entera de lo que está pasando. El hecho puede causar desde desconfianza hasta problemas de autoestima y un cambio total de actitud.

No obstante, contrario a esto, muchas parejas han conseguido mejorar su relación cuando hablan del tema. Haciendo a un lado los convencionalismos, los celos y todo lo que implica, algunos lo han vuelto una práctica sexual saludable.

Cada vez son más los que deciden sacarle provecho para lograr un mayor acercamiento y complicidad con sus parejas. Las fantasías de este tipo permiten hacer a un lado esa rutina que muchas veces deteriora la relación.

Sin embargo, para que no se den discusiones relacionadas, ambos deben conocer a fondo el tema y deben tener suficiente confianza.

¿Te está pasando? ¡Deja de sentirte culpable! Si crees que el problema va más allá de lo normal, busca ayuda para superarlo o habla con tu pareja para encontrar nuevas formas de alcanzar el placer sexual.

 

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar