Alprazolam: usos y efectos

28 junio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
Los efectos adversos más comunes del tratamiento con el alprazolam están relacionados con los efectos farmacológicos del fármaco, es decir, con la depresión del sistema nervioso central.

El alprazolam es un fármaco ansiolítico que pertenece a la familia de las benzodiazepinas. Es utilizado para el tratamiento de los episodios de ansiedad.

Aunque las benzodiazepinas también tienen propiedades sedantes, es preferible utilizar con esta indicación otros fármacos que tengan menor capacidad de provocar adicción. No obstante, el alprazolam es de las benzodiazepinas con menos efecto adictivo.

Antes de entrar en detalle con las características del medicamento y saber cómo ejerce su acción en el cuerpo, es importante conocer la patología para la que está indicado: la ansiedad.

¿Qué es la ansiedad?

alprazolam

Para empezar, la ansiedad puede ser una emoción normal o un trastorno psiquiátrico. Que sea un tipo u otro dependerá de la intensidad y de la repercusión sobre el enfermo.

En situaciones normales, se trata de un componente propio y natural de la mente que actúa como mecanismo de defensa y permite ajustarnos a situaciones de estrés.

No obstante, si se sobrepasan unos límites, la ansiedad se convierte en patológica, de manera que se anula o entorpece la adaptación a la situación estresante.

Los pacientes describen la ansiedad como un sentimiento de amenaza, de expectación tensa ante el futuro y de alteración del equilibrio psicosomático en ausencia de un peligro real. Las personas con ansiedad suelen sufrir:

  • Sudoración.
  • Palpitaciones.
  • Insomnio.
  • Fatiga.

Por otro lado, el alprazolam también se utiliza para el tratamiento de los pacientes que presentan a la vez síntomas de ansiedad y de depresión.

Descubre: 5 factores que inciden en la depresión

Mecanismo de acción: ¿qué hace el fármaco en nuestro cuerpo?

Benzodiacepinas

Las benzodiazepinas actúan a nivel del sistema nervioso central (SNC) y pueden producir todo tipo de depresión del mismo. Entre estos efectos se encuentran la sedación y la hipnosis, así como la relajación del músculo esquelético y una actividad anticonvulsiva.

La evidencia reciente indica que las benzodiazepinas deben su efecto a la capacidad de fijar el ácido gamma-aminobutírico al receptor complejo GABA. El GABA es un neurotransmisor inhibitorio que ejerce sus efectos en los subtipos de receptores específicos denominados GABA-A y GABA-B.

Ahora bien, ¿qué es un neurotransmisor? El GABA, al igual que otras sustancias como la serotonina o la adrenalina, son unas sustancias químicas que se sintetizan en el organismo y que se encargan de la transmisión de señales desde una neurona a la contigua.

Dependiendo del neurotransmisor que sea, transmitirán un tipo de señales u otros desencadenando una casada de señalización diferente. En el caso del GABA, al segregarse, emite señales de inhibición o reducción de la actividad neuronal.

El GABA juega un papel importante en el comportamiento, la cognición y la respuesta del cuerpo frente al estrés. Por lo tanto, niveles bajos de este neurotransmisor se asocian a trastornos de ansiedad, entre otros. De ahí la eficacia de las benzodiazepinas en este problema.

Farmacocinética: ¿qué le pasa al alprazolam en nuestro cuerpo?

La farmacocinética es el conjunto de los diferentes procesos y cambios que sufre el fármaco en el organismo. Incluye los siguientes procesos: absorción, distribución, metabolismo y eliminación.

El alprazolam se administra por vía oral y se absorbe rápidamente. Las concentraciones máximas en la sangre se alcanzan entre una y dos horas después de la administración.

Este fármaco se metaboliza, es decir, sufre una serie de reacciones químicas para hacerse más soluble y favorecer su eliminación, principalmente en el hígado. Por tanto, los pacientes con problemas hepáticos han de tener precaución con este fármaco.

Una vez que se ha metabolizado, tanto el fármaco sin modificar como las sustancias resultantes del proceso, llamadas metabolitos, se eliminan principalmente por la orina.

Lee también: Ansiolíticos

Efectos adversos del alprazolam

Alprazolam

Los efectos adversos más comunes del tratamiento con esta benzodiazepina están relacionados con los efectos farmacológicos de la misma, es decir, con la depresión del sistema nervioso central.

En caso de que el paciente sufra efectos adversos, estos suelen desarrollarse cuando se inicia el tratamiento. Además, normalmente desaparecen a lo largo del mismo o cuando se disminuye la dosis administrada.

En este sentido, los pacientes que padecen ansiedad y asociación de ansiedad y depresión, que son los cuadros para los que está indicado el alprazolam, pueden sufrir como efectos adversos más comunes los siguientes:

  • Somnolencia.
  • Atudirmiento.
  • Mareo.

No obstante, estos efectos se presentan en el 1% de los casos. Hay otros aún menos frecuentes como:

Conclusión

El alprazolam es un fármaco ansiolítico para el tratamiento de la ansiedad. No debes automedicarte sin estar bajo control médico, ya que un mal uso del fármaco puede ser perjudicial para la salud. Una sobredosis incluso puede llegar a producir la muerte.

  • Van Marwijk, H., & Bax, A. (2008). Alprazolam for depression. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD007139
  • Chaytor, A. (2011). Alprazolam. In xPharm: The Comprehensive Pharmacology Reference. https://doi.org/10.1016/B978-008055232-3.61200-0
  • Petty, F., Trivedi, M. H., Fulton, M., & John Rush, A. (1995). Benzodiazepines as antidepressants: Does GABA play a role in depression? Biological Psychiatry. https://doi.org/10.1016/0006-3223(95)00049-7
  • Marquet Palomer, R. (2009). Ansiedad. FMC - Formación Médica Continuada En Atención Primaria. https://doi.org/10.1016/s1134-2072(05)75195-1