Alternativas de la mayonesa bajas en grasa

Al no llevar huevo, puedes conservar estas salsas varios días en la nevera porque no se pondrán agrias. Procura no congelarlas, ya que perderán su gusto y textura.

La mayonesa es el aderezo por excelencia en todo el mundo, ya que se utiliza para cientos de preparaciones y recetas. Lo cierto es que puede traer algunos problemas a la salud, debido a la cantidad de grasas que posee, principalmente por el huevo.

No es preciso ser vegano para preparar estas mayonesas “alternativas”. Además, son una buena opción si queremos cuidar nuestro cuerpo del colesterol, las enfermedades cardiovasculares, la obesidad y también para evitar la grasa en la piel. Lee el siguiente artículo donde aprenderás recetas naturales para este aderezo.

Receta de mayonesa sin huevo

Una de las ventajas que presenta esta mayonesa es que se puede calentar y no hace mal al estómago, como en el caso de las que se compran en el mercado. Puesto que no tiene  huevo, se le pueden añadir caldos y hasta hervirla. Los ingredientes que necesitarás son:

  • 1 taza de leche
  • aceite de oliva
  • sal

Coloca en el vaso de la batidora la leche con la sal, comienza a mezclar y de a poco le vas añadiendo el aceite de oliva, hasta que obtengas una pasta espesa. Vierte en el refrigerador en un frasco o recipiente hermético, en lo posible de vidrio. Lo puedes conservar varios días puesto que no se pondrá agria.

Es una excelente idea para llevar a un día de campo o la playa, por ejemplo. En cambio, si quieres que sea más liviana, puedes utilizar leche desnatada o de soja en vez de leche entera. Otras opciones son añadir cebollino picado, ajo o hasta mostaza para cambiarle un poco el sabor.

mayonesa

Receta de mayonesa vegana

El nombre es “veganesa” y la puedes usar en ensaladas, sandwiches, pasteles, rellenos, etc. Es muy simple de hacer y no lleva ningún ingredientes de origen animal. Lo que precisarás es:

  • 1 patata
  • 1 zanahoria
  • el zumo de un limón
  • 3 cucharadas de aceite
  • 1 cucharada de mostaza

Pela, lava, corta e hierve la patata. Pela, lava y corta la zanahoria. Exprime el limón. Licua todos los ingredientes (junto con el aceite y la mostaza) hasta conseguir una pasta homogénea. Guarda en un recipiente tapado herméticamente en el refrigerador.

Una variante es la veganesa de remolacha, puesto que en lugar de usar patata lleva este vegetal púrpura. Queda muy bien con el arroz.

Otra receta de mayonesa vegana

En este caso se le dice “soyanesa” o “sojanesa” ya que está hecha con leche soja. Los ingredientes necesarios son:

  • 1 taza de aceite de girasol
  • ¼ taza de leche de soja
  • medio diente de ajo
  • el zumo de un limón (o el equivalente en vinagre)
  • sal a gusto

Colocar la leche de soja, la sal, el aceite y el ajo en el vaso de la batidora. Mezclar bien a velocidad mínima. Una vez que están bien mezclados, retirar para que ligue el aceite. Por último, añade el zumo de limón y bate un poco más hasta que espese.

Las variantes en este caso son remolacha o zanahoria cocida, mostaza o aguacate. Cada una quedará de un color diferente.

mayonesa3

No te pierdas: Recetas para hacer salsa con cebolla y ajo

Receta de mayonesa de zanahorias

Es realmente deliciosa esta opción, y además le dará un gusto diferente a tus comidas. Al igual que las demás recetas, casi no necesita preparación ni ingredientes, debido a que es muy sencilla. Lo único que precisarás en este caso es:

  • 750 gramos de zanahorias
  • ¼ taza de aceite de oliva, maíz o girasol
  • 1 diente de ajo (si te gusta más suave puedes ponerle medio)
  • 1 pizca de sal
  • el zumo de un limón

Pela y corta las zanahorias en rodajas finas. Cocínalas hasta que estén tiernas, pero no demasiado cocidas. Deja enfriar un poco y licua con los demás ingredientes. La puedes refrigerar durante una semana. Sin embargo, no la congeles, pues perderá su gusto y su forma.

Receta de mayonesa más ligera

Se trata de una mayonesa de yogur natural, la cuál es mucho más liviana y saludable que la que se compra en el supermercado o hasta la que se prepara con muchos huevos. En este caso, es muy simple y no correrás el riesgo de que se “corte” al batir. Los ingredientes son:

  • 1 pote de yogur natural
  • unas gotas de zumo de limón
  • una pizca de sal
  • una cucharada de aceite

Coloca todos los elementos en el vaso de la batidora y mezcla bien hasta obtener una pasta cremosa y homogénea. Guarda en un recipiente y lleva al refrigerador. Esto es todo. También puedes añadir algunas variantes, como ser perejil bien picado y pimienta, para un sabor más fuerte o bien un tallo de apio picado fino, para un gusto más fresco.

Todas son bajas calorías e ideales para los que están haciendo dieta.

mayonesa

Si te gustó esta receta, mira esta otra: Cómo preparar hummus casero

Receta de mayonesa de avellanas y pera

Esta versión es diferente. Tiene un gusto más bien frutal, suave y delicioso. Puede ser ese detalle que hará que tus platos sean irresistibles. Puedes combinarla tanto con espárragos frescos, vegetales al vapor y sandwiches como con ensaladas. Sin embargo, hay quienes prefieren hacerla como acompañamiento de una picada, con tostadas o rebanadas de pan. Los ingredientes necesarios son:

  • 1 huevo
  • 1 diente de ajo
  • 100 ml de aceite de girasol
  • 1 pera grande
  • 20 avellanas
  • sal
  • pimienta
  • nuez moscada

Pela la pera y las avellanas. Coloca ambas junto a los demás ingredientes en el vaso de la batidora y mezcla hasta que consigas la misma textura que una mayonesa “común”. Salpimienta a gusto, y por último, añade la nuez moscada.

mayonesa