Alternativas naturales para tratar el dolor de espalda

El dolor de espalda es una molestia bastante frecuente entre diferentes grupos de población. Ancianos, personas convalecientes, embarazadas, accidentados… En algún momento de nuestras vidas es casi probable que suframos esta dolencia.  Hoy presentamos algunas alternativas naturales para tratar el dolor de espalda.

Sólo quienes han regresado una y otra vez al consultorio del médico por este problema saben lo frustrante que puede resultar la búsqueda del tratamiento para este problema. Sin embargo, hoy hemos recopilado una serie de medidas para tratar el dolor de espalda. Estas, además, vienen estupendamente como un apoyo a las indicaciones del médico.

El tratamiento habitual que no siempre funciona

Es muy común que los médicos recomienden la fusión espinal como solución al molesto dolor de espalda, pero su eficacia es de apenas el 25% y a veces sólo se agrega a la discapacidad.

La consecuencia directa es que el paciente debe tomar una gran cantidad de fármacos para aligerar el dolor en la espalda baja. Con el tiempo se puede llegar a problemas como la tolerancia al medicamento o adicciones.

Vídeo: dolor lumbar

Alternativas naturales más eficaces contra el dolor de espalda

Hay mejores formas para tratar el dolor de espalda que aumentan en eficacia si se evita el sedentarismo o se baja de peso cuando hay obesidad. Estas son algunas opciones disponibles para cualquier persona.

Estiramientos

Los estiramientos son una gran alternativa a medida que envejecemos para mejorar nuestra salud. Se deben buscar los estiramientos que beneficien las piernas y la base de la espalda para aligerar la tensión que se acumula en dicha zona. Además, es ideal que se añada una rutina de estiramientos a la rutina deportiva diaria.

Tonificación

Algunos tipo de ejercicios o de deporte que entrenen la fuerza y aumenten el músculo van a ayudar a evitar el dolor de espalda. Abdominales y sentadillas son un buen ejemplo. Solo hay que tener cuidado de hacerlas correctamente para evitar que el problema se agrave o que lastimemos otra zona de la espalda u hombros.

Masajes

masaje-japones1, para tratar el dolor de espalda

Un buen terapeuta sabrá en donde yacen los problemas a los 10 segundos de iniciado el masaje —si se trata de un problema relacionado con los músculos posteriores—. Una vez que identifiquen la situación serán capaces de proporcionar un gran alivio al trabajar en la zona con el masaje más conveniente.

Te va a interesar: 10 hábitos que provocan dolor de espalda

Algunas enfermedades, como el Párkinson, deben ser tratadas desde el principio. De hecho, si el paciente acude a un fisioterapeuta desde el inicio de la enfermedad, puede mejorar su capacidad motriz. Es por ello que debemos tener en cuenta la gran labor que realizan estos profesionales.

Yoga

Muchos problemas de lumbalgia derivan de la falta de flexibilidad en el área central y una sesión de yoga a la semana puede reducir el dolor de espalda más que la medicación o terapia física. Así que infórmate bien. Seguramente haya un centro de yoga muy cerca de donde vives.

Yoga

Quiropráctico

Una de las causas del dolor de espalda crónico es, de hecho, que la columna esté desalineada. Algo muy común y que pocas veces nos paramos a pensar. Para saber si este es el problema puedes visitar a un quiropráctico que se encargará de alinear correctamente la columna vertebral.

Lee también: 7 formas de calmar el dolor de espalda con rapidez

Prueba uno o más métodos

Los primeros métodos son muy útiles cuando sólo se tiene estrés o cansancio acumulado en la espalda. Sin embargo, la visita al quiropráctico se recomienda cuando se trata de un dolor crónico y más específico.

Es posible que al usar dos de los métodos, las molestias desaparezcan en solo unos días. Por ejemplo, puedes probar a hacer yoga una vez por semana y estiramientos dos veces por semana. Esto también permite identificar los puntos con mayores molestias y que necesitan tratamiento más específico.

Para finalizar, recordamos que es fundamental que visites al médico especialista ante la primera molestia o dolor. Estos consejos deben ser tomados como una guía general dentro de un marco de vida saludable. En ningún caso sustituyen las indicaciones o la medicación.

  • Rajaee, S. S., Bae, H. W., Kanim, L. E. A., & Delamarter, R. B. (2012). Spinal fusion in the United States: Analysis of trends from 1998 to 2008. Spine37(1), 67–76. https://doi.org/10.1097/BRS.0b013e31820cccfb
  • Parra, N. S. L., Valencia, K. C., & Villamil, Á. C. (2012, October). Proceso de envejecimiento, ejercicio y fisioterapia. Revista Cubana de Salud Publica. https://doi.org/10.1590/S0864-34662012000400008
  • Tekur, P., Nagarathna, R., Chametcha, S., Hankey, A., & Nagendra, H. R. (2012). A comprehensive yoga programs improves pain, anxiety and depression in chronic low back pain patients more than exercise: An RCT. Complementary Therapies in Medicine20(3), 107–118. https://doi.org/10.1016/j.ctim.2011.12.009
  • Haas, M., Vavrek, D., Peterson, D., Polissar, N., & Neradilek, M. B. (2014). Dose-response and efficacy of spinal manipulation for care of chronic low back pain: A randomized controlled trial. Spine Journal14(7), 1106–1116. https://doi.org/10.1016/j.spinee.2013.07.468
  • Liddle, S. D., Baxter, G. D., & Gracey, J. H. (2004). Exercise and chronic low back pain: What works? Pain. Elsevier. https://doi.org/10.1016/j.pain.2003.10.017