Alternativas naturales para tratar el dolor de espalda

Es sorprendente la cantidad de personas que sufren de dolor de espalda en sus vidas y sin embargo, no hay muchos especialistas que tengan una comprensión clara de cómo tratar este problema. Sólo quienes han regresado una y otra vez al consultorio del médico por este problema saben lo frustrante que puede resultar la búsqueda del tratamiento para este problema. Sin embargo, el día de hoy presentamos algunas alternativas naturales para tratar el dolor de espalda.

El tratamiento habitual que no siempre funciona

Es muy común que los médicos recomienden la fusión espinal como solución al molesto dolor de espalda, pero su eficacia es de apenas el 25% y a veces sólo se agrega a la discapacidad. La consecuencia directa es que el paciente debe tomar una gran cantidad de fármacos para aligerar el dolor en la espalda baja. Con el tiempo se puede llegar a problemas como la sobredosis o adicciones.

Vídeo: dolor lumbar

Alternativas naturales más eficaces contra el dolor de espalda

Hay mejores formas para tratar el dolor de espalda que aumentan en eficacia si se evita el sedentarismo o se baja de peso cuando hay obesidad. Estas son algunas opciones disponibles para cualquier persona.

Estiramientos

Los estiramientos son una gran alternativa a medida que envejecemos para mejorar nuestra salud. Se deben buscar los estiramientos que beneficien las piernas y la base de la espalda para aligerar la tensión que se acumula en dicha zona. Es ideal que se añada una rutina de estiramientos a la rutina deportiva diaria.

Si los dolores de espalda son muy intensos se puede usar el método de Egoscue, que es una serie de estiramientos específicos adaptados para una necesidades específicas de cada persona. Este método está diseñado para restaurar el equilibrio muscular y la alineación esquelética.

Tonificación

Cualquier tipo de ejercicios o deporte que entrenen la fuerza y aumenten el músculo van a ayudar a evitar el dolor de espalda. Abdominales y sentadillas son un buen ejemplo. Solo hay que tener cuidado de hacerlas correctamente para evitar que el problema se agrave o que lastimemos otra zona de la espalda u hombros.

Masajes

masaje-japones1

Un buen terapeuta sabrá en donde yacen los problemas a los 10 segundos de iniciado el masaje —si se trata de un problema relacionado con los músculos posteriores—. Una vez que identifiquen la situación serán capaces de proporcionar un gran alivio al trabajar en la zona con el masaje más conveniente. Sólo asegúrate de beber mucha agua para vaciar el sistema linfático, algo realmente importante. El masaje también liberará endorfinas que reducen el estrés y permiten que los músculos se relajen.

Yoga

Muchos problemas de lumbalgia derivan de la falta de flexibilidad en el área central y una sesión de yoga a la semana puede reducir el dolor de espalda más que la medicación o terapia física. Si la falta de tiempo o de posibilidades te impide ir a una clase, puedes investigar en internet y seguro encontrarás algunas clases o guías gratuitas que te serán de mucha ayuda.

Yoga

Quiropráctico

Una de las causas del dolor de espalda crónico es que la columna esté desalineada, algo muy común y que pocas veces nos paramos a pensar. Para saber si este es el problema puedes visitar a un quiropráctico que se encargará de alinear correctamente la columna vertebral. Además, su trabajo también puede ayudarnos en otros problemas que no solemos creer que estén relacionados.

Prueba uno o más métodos

Los primeros métodos son muy útiles cuando sólo se tiene estrés o cansancio acumulado en la espalda. La visita al quiropráctico se recomienda cuando se trata de un dolor crónico y más específico. Es posible que al usar dos de los métodos, las molestias desaparezcan en solo unos días. Por ejemplo, puedes probar a hacer yoga una vez por semana y estiramientos dos veces por semana. Esto también permite identificar los puntos con mayores molestias y que necesitan tratamiento más específico.

El uso de medicamentos debe ser solo una opción cuando las demás alternativas han fallado. Es importante tomar en cuenta que los fármacos recomendados suelen ser muy fuertes y pueden causar problemas más graves, como adicciones o pérdida gradual a sus propios efectos.