Amar a quien no nos quiere ¿Qué podemos hacer?

La vida es una aventura que merece la pena vivir. Está llena de triunfos, pero también de fracasos. Debemos preocuparnos por nosotras mismas y pensar que siempre nos aguardan nuevas oportunidades.

A todos nos ha ocurrido alguna vez. Enamorarnos de alguien que no nos ama, o que, sencillamente dice que nos quiere pero no es verdad. Es un hecho traumático y doloroso. ¿Cómo podemos afrontar esta situación?

1. Un amor equivocado

Sabemos que amar, es la expresión más hermosa, intensa y a la vez caótica que puede sentir el ser humano. Nos hace ser mejores personas y vivir la vida con mayor intensidad. Pero eso sí, siempre que dicho amor sea correspondido. Pero en ocasiones nos equivocamos. Y esos equívocos pueden verse en dos formas particulares:

  • Enamorarnos de alguien que no nos corresponde: es algo normal y habitual. A lo largo de nuestra vida somos correspondidos pero también rechazados, al igual que nosotros hemos rechazado a su vez a otras personas. Es el ciclo normal de las relaciones humanas, y como tal hemos de enfocarlo a pesar de que el sufrimiento, es también inevitable.
  • Tener una pareja que no nos ama: resulta sorprendente, pero es también una realidad que se da con frecuencia. En ocasiones llegamos a un momento en nuestras relaciones en que nos damos cuenta, que la persona que está con nosotros no siente un afecto sincero hacia nosotros. Son esos instantes en que surgen las traiciones, los desprecios… ¿Por qué algunas parejas siguen a nuestro lado a pesar de no amarnos? Es una gran pregunta sobre la cual, está casi siempre detrás la comodidad, o unos hijos o una familia que no desean romper por egoísmo. Son situaciones realmente destructivas, ahí donde el amar hace verdadero daño al no encontrar más que el vacío y la mentira.

Todos hemos vivido esta clase de realidades alguna vez. Pero hay personalidades más fuertes que otras, personas que logran salir con gran fortaleza de dichos momentos. Mientas que otros, no pueden evitar caer en una depresión, ahí donde nuestra autoestima sufre un gran ataque y donde se cae en pedazos parte de la que era nuestra vida. Pero vale la pena aprender unos sencillos recursos. Debemos preocuparnos por nosotras mismas y coger la vida con todas sus fuerzas para emerger de dicha tragedia con esperanzas renovadas. Amar a veces hace daño, pero nunca debemos perder esta facultad maravillosa del ser humano. Te lo explicamos.

2. Cómo afrontar un amor no correspondido

amor 2

1. Sé valiente y valórate a ti misma, te mereces algo mejor

Sabemos que en ocasiones amar, puede ser peligroso. Sabemos que el ser rechazadas abre una herida invisible difícil de superar. Que nos miramos al espejo continuamente en busca de un por qué. Pero debemos ser valientes y asumir lo ocurrido. Te costará un tiempo levantarte, un tiempo en que la rabia y la tristeza te ayudarán a desahogarte, pero después, deberás levantarte y afrontar cada día pensando que si esta vez salió mal, a la próxima irá mejor. Porque eres una gran mujer, alguien con amigos, familia y gente que te quiere y que sabe lo que vales. La vida está llena de triunfos pero también de fracasos, y de todo hemos de aprender de estos obstáculos en nuestro camino vital.

2. Cuida tu autoestima día a día y no insistas en lo que ya no puede ser

Hay quien se niega a aceptar dicho rechazo. Que insiste e insiste de nuevo buscando ese amor imposible con la misma persona. ¿Qué conseguimos con ello? Herir aún más nuestra autoestima y humillarnos. Jamás lo hagas. Si te dicen o descubres que alguien no te quiere, no insistas, acéptalo y déjalo ir. A partir de ahora quiérete más a ti misma y abre un tiempo para enfocarte en otras cosas. En cuidarte, en aprender, en amar tu vida, en disfrutar del día a día girando la vista a ese fracaso. El hacer cosas a lo largo del día, el salir con amigos, disfrutar de la familia hará que esa herida se haga cada vez más pequeña. Cultiva tu autoestima y piensa que la vida te tiene aguardad nuevas oportunidades.

3. Un fracaso no es el final, es encontrar nuevos caminos

Desde luego, el sufrir un rechazo es una puerta que se cierra, lo sabemos. Pero tu vida está llena de más ventanas donde asomarte para ver luz, para envolverte de nuevas brisas y conocer cosas nuevas. Nunca te cierres la puertas al amor ni permitas que un rechazo te corte las alas de la felicidad. Todos somos personas realmente especiales que merecen lo mejor, y tarde o temprano aparecerá alguien que de verdad sepa apreciarnos. Amar es también respetarnos y dar luz a nuestra vida. No te desilusiones ni detengas tu vida en dicho rechazo. La vida es una aventura que merece la pena, así que seca tus lágrimas y nunca pierdas tu esperanza.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar