Amlodipino: precauciones y efectos secundarios

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
6 julio, 2019
En pacientes hipertensos, una administración diaria de amlodipino reduce de forma significativa la presión arterial.

El amlodipino es un principio activo que se emplea en el tratamiento de la presión arterial elevada y de la angina de pecho. Se puede utilizar solo o combinado con otros medicamentos.

¿Qué es la presión arterial y la hipertensión?

amlodipino para tratar la presión arterial alta

La presión arterial es la presión que ejerce el corazón sobre las arterias para que lleven la sangre. Su valor es variable, pudiendo llegar a existir grandes diferencias en una misma persona a lo largo del día.

La presión máxima o sistólica, conocida como “alta”, mide la fuerza de la sangre en las arterias cuando el corazón se contrae. Sin embargo, la presión mínima o diastólica, conocida como “baja”, mide la fuerza de la sangre en las arterias cuando el corazón está relajado.

La hipertensión arterial es una elevación de la presión arterial de forma sostenida en el tiempo. Se considera hipertensión cuando los valores de tensión arterial son superiores a 140/90 mmHg.

Cuando no se trata, puede causar daños en el cerebro, el corazón, los vasos sanguíneos, los riñones y otras partes del cuerpo. El daño ocasionado puede dar lugar entre otros problemas a un infarto, así como a insuficiencia renal y cardiaca.

¿Cómo actúa el amlodipino?

El amlodipino pertenece al grupo de los medicamentos antihipertensivos que actúan bloqueando los canales del calcio. Por lo tanto inhibe el flujo de entrada de iones calcio al interior del músculo liso vascular y cardiaco.

El amlodipino disminuye la presión arterial al relajar los vasos sanguíneos para que el corazón funcione de forma más eficiente.

Por otro lado, la acción del amlodipino también da lugar a la dilatación de las arterias y de las arteriolas coronarias. Por esta razón, aumenta el aporte de oxígeno al miocardio en pacientes con espasmo de las arterias coronarias, como es el caso de los personas que sufren angina.

En pacientes hipertensos, una administración diaria de amlodipino reduce de forma significativa la presión arterial.

También te puede interesar: 5 ejercicios para un paciente con hipertensión

Posología, forma de administración y precauciones especiales

Insuficiencia renal

El amlodipino se administra en forma de comprimido, que puede ser rasurado por la mitad. En adultos con hipertensión o angina, la dosis inicial normalmente es de 5 mg, una vez al día. Puede aumentarse hasta una dosis máxima de 10 mg al día.

Para facilitar el seguimiento del tratamiento, se aconseja tomarlo todos los días a la misma hora. Además, a la hora de emplear amlodipino hay que tener precaución en una serie de grupos de población como:

Pacientes con insuficiencia cardiaca

Se debe tratar con precaución a los pacientes con insuficiencia cardiaca. Los antagonistas de los canales del calcio, incluyendo amlodipino, se deben utilizar con precaución en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva, ya que pueden aumentar el riesgo de futuros eventos cardiovasculares y de mortalidad.

Insuficiencia hepática

En los pacientes afectados por esta patología, el tiempo que tarda el amlodipino en eliminarse se prolonga. En consecuencia, el tratamiento con este fármaco deberá iniciarse con la dosis más baja.

No obstante, debe ser usado con precaución, tanto al inicio del tratamiento como cuando se aumente la dosis. En pacientes con insuficiencia hepática grave se requiere una elevación lenta de la dosis y una monitorización cuidadosa.

Pacientes con insuficiencia renal

Cuando existe insuficiencia renal, el amlodipino puede administrarse a dosis normales. Sin embargo, las variaciones de las concentraciones en sangre de amlodipino no se correlacionan con el grado de afectación renal.

Lee también: Recomendaciones para la dieta de un paciente con insuficiencia renal

¿ Qué efectos secundarios tiene el amlodipino?

Pastillas

Cuando se administra amlodipino, algunos de los efectos secundarios que pueden presentarse son:

  • Hinchazón de las manos, pies, tobillos o piernas.
  • Dolor de cabeza.
  • Malestar y dolor de estómago.
  • Mareos o náuseas.
  • Sueño y cansancio excesivo.

Además, algunos efectos secundarios pueden llegar a provocar consecuencias graves para la salud. Por este motivo hay que acudir al médico si hay un aumento de la frecuencia o intensidad del dolor en el pecho. 

También se debe acudir al médico en caso de que la frecuencia cardiaca sea irregular, haya latidos fuertes o desmayos.

Conclusión

Además de tomar medicamentos  para controlar la presión arterial, debes hacer cambios en el estilo de vida.

Estos cambios incluyen seguir una dieta baja en grasa y sal, mantener un peso saludable y hacer ejercicio al menos media hora casi todos los días.Además, es mejor no fumar y consumir alcohol con moderación.

  • Zegarra, J., Meza, M., Cornejo, C., Porras, W., Díaz, A., Heredia, O., … Hernández, A. (2017). Amlodipino y choque vasodilatado en una unidad de cuidados intensivos de un hospital general. Reporte de caso. Revista Medica Herediana. https://doi.org/10.20453/rmh.v28i2.3110

  • Gil de Miguel, A., Jiménez García, R., Carrasco Garrido, P., Martínez González, J., Fernández González, I., & Espejo Martínez, J. (2013). Seguridad y efectividad de amlodipino en pacientes hipertensos no controlados farmacológicamente en el ámbito de Atención Primaria. Hipertensión y Riesgo Vascular. https://doi.org/10.1016/s1889-1837(00)71072-5

  • Valcárcel, Y., Jiménez, R., Arístegui, R., & Gil, A. (2013). Estudio de farmacovigilancia para evaluar la seguridad y a efectividad de amlodipino en pacientes ancianos hipertensos. Revista Española de Geriatría y Gerontología. https://doi.org/10.1016/s0211-139x(04)74977-x