Amnesia alcohólica, pérdidas de memoria tras beber alcohol

Edith Sánchez · 30 septiembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 30 septiembre, 2019
La amnesia alcohólica es una alteración neurológica y psicológica que se produce por el abuso de alcohol, especialmente si la ingestión se produce muy rápidamente. A veces, abarca solo el olvido de algunos momentos y, en otras ocasiones, se pierde la memoria de largos periodos.

La amnesia alcohólica es característica de las personas con dependencia alcohólica de larga duración. También se da en quienes consumen licor en forma de ‘atracón’, es decir, ingesta sucesiva de cinco o más bebidas alcohólicas, en los hombres, o de cuatro o más, en las mujeres, en un intervalo de dos horas o menos.

Las personas que tienen una dependencia crónica del alcohol casi siempre presentan algún grado de deterioro cognitivo, especialmente en la memoria. Por eso, no es raro que tengan episodios de amnesia alcohólica con relativa frecuencia.

El consumo abusivo de alcohol es un problema de salud pública en varios países. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de la mitad de la población de Europa y las Américas consume alcohol. Entre un 11 y un 15 % de hombres y entre un 3 y 5 % de las mujeres padecen dependencia crónica.

Qué es la amnesia alcohólica

Botellas de vidrio verde y transparente con un hombre al fondo que bebe.

La amnesia alcohólica, o ‘laguna’, es una alteración neuropsicológica ligada al consumo de alcohol, cuya principal manifestación es la pérdida de la memoria. Esta amnesia puede ser fragmentaria o en bloque. En la fragmentaria se olvidan solo algunos momentos y en la amnesia en bloque se olvidan largos periodos de tiempo.

Desde el punto de vista neurológico, el consumo de alcohol afecta principalmente al córtex cerebral frontal, al hipotálamo y al cerebelo. Estas áreas se relacionan con los procesos emocionales, cognitivos, de memoria y de movimiento. La memoria es, habitualmente, uno de los procesos más afectados.

Aunque la amnesia alcohólica es uno de los factores que se toma en cuenta para determinar si hay dependencia alcohólica, los no dependientes también la presentan. Esto ocurre cuando consumen cantidades elevadas de alcohol. Algunas veces se trata de un episodio de ‘amnesia transitoria dependiente del estado’ y la persona recuerda lo sucedido cuando vuelve a embriagarse.

Causas

En la amnesia alcohólica, hay una interrupción química y neurológica del hipocampo. Esta es una de las regiones del cerebro que se encarga de la memoria. Cuando hay ingestión excesiva de alcohol, se alteran los receptores del hipocampo. Estos transmiten glutamato, una sustancia que facilita la comunicación entre las neuronas.

Este proceso lleva a que las neuronas produzcan esteroides y estos, a su vez, obstaculizan la comunicación neuronal. La consecuencia a corto plazo es que el cerebro pierde temporalmente la capacidad para crear nuevas memorias. La persona puede realizar muchas actividades, pero no guarda recuerdos de ellas.

Todo este proceso ocurre, principalmente, por beber demasiado rápido. También influye la graduación alcohólica de la bebida y el hecho de que se tenga el estómago vacío. Así mismo, tienen incidencia factores como la capacidad individual para metabolizar el alcohol, lo cual depende de elementos genéticos y de la frecuencia con la que se ingiera la sustancia.

Lee también: Metabolismo hepático: antibióticos y alcohol

Consecuencias de la amnesia alcohólica

alcohol alcoholismo

Si la amnesia alcohólica es un evento aislado, probablemente no va a tener mayores consecuencias. Lo habitual es que, en esos casos, la persona simplemente se muestre más desinhibida y presente comportamientos algo ridículos, o sencillamente se muestre somnolienta.

Si las lagunas se presentan de manera más frecuente, no es un asunto que se deba tomar a la ligera. La amnesia no es el único efecto generado por el consumo de alcohol. Probablemente, hay otras áreas del cerebro que siguen funcionando de manera alterada.

Todo ello puede inducir a comportamientos de riesgo, agresivos o, incluso, antisociales. Muchas veces el consumo excesivo de alcohol está acompañado de problemas psicológicos o psiquiátricos, que afloran con más fuerza bajo estado de embriaguez.

Quizá te interese: Trastorno por consumo de alcohol

Complicaciones asociadas

El abuso en el consumo de alcohol da lugar a más de cien enfermedades. Sin embargo, una de las más llamativas, asociadas a la memoria, es la psicosis de Korsakoff. De forma directa, se debe al déficit de vitamina B1 o de tiamina; de manera indirecta, es efecto del consumo crónico de alcohol.

La psicosis de Korsakoff se caracteriza por una pérdida grave de memoria, sin que haya una disminución generalizada del funcionamiento intelectual. Se estima que hasta el 15 % de los alcohólicos desarrollan esta forma de demencia. También se cree que es un problema infradiagnosticado.

En principio, afecta a la memoria de corto plazo, pero con el tiempo puede afectar también a la de largo plazo. Así mismo, es posible que haya ‘confabulación’, es decir, invención de acontecimientos que nunca ocurrieron. En algunos casos, también hay delirium tremens. Una vez establecida esta enfermedad solo se logra la recuperación en el 20 % de los casos.

  • Salamero, M. (1989). El Deterioro cognitivo en los enfermos alcohólicos. Universitat de Barcelona.
  • Goodwin, D. W. (1995). Alcohol amnesia. Addiction. https://doi.org/10.1080/09652149542292
  • Miller, M. B., DiBello, A. M., Meier, E., Leavens, E. L. S., Merrill, J. E., Carey, K. B., & Leffingwell, T. R. (2019). Alcohol-Induced Amnesia and Personalized Drinking Feedback: Blackouts Predict Intervention Response. Behavior Therapy. https://doi.org/10.1016/j.beth.2018.03.008