¿Hacer el amor nos hace feliz?

Hacer el amor tiene muchos beneficios para nuestra salud, tanto física como emocional y mental. ¡Y nos brinda mucha felicidad! ¿Te gustaría saber a qué se debe? Entonces sigue leyendo.

Puede ser algo difícil de explicar, pero después de hacer el amor nos sentimos renovados, con más energía, de mejor humor… ¿Podemos decir que hacer el amor nos hace feliz? Sí. Esto se debe a la cantidad de hormonas que el cuerpo libera tras el orgasmo.

El sexo tiene muchos beneficios a nivel emocional, pero también físico. Ya para empezar… ¡Se nota en la cara! La sonrisa de ‘oreja a oreja’ o las mejillas enrojecidas, son solo algunas de las señales de que has pasado una buena noche.

El sexo y la hormona de la felicidad

Todos (o la mayoría) de los efectos posteriores a hacer el amor están relacionados con las hormonas, en particular con las endorfinas. Cuando el organismo libera dichas sustancias, mejora nuestro estado de ánimo.

Por supuesto que el sexo no es la única actividad placentera que existe, ya que también podemos producir más de las hormonas de la felicidad al hacer ejercicio, al comer algo que nos encante, etc.

Durante el orgasmo, la sensación de placer y el estado de euforia es responsabilidad de las endorfinas. Después del coito, la mujer libera oxitocinas -o ‘moléculas del amor’ como se las conoce popularmente- y serotoninas, las cuales influyen en el estado de ánimo y en el sueño.

¿Existe una contradicción o efecto nocivo por una mayor producción de estas hormonas? En algunos casos, pueden ligarse a la sensación de ‘recompensa’ y al hecho de cada vez necesitar más para conseguir placer, tal y como sucede con las drogas.

Descubre: La importancia del sexo en las relaciones de pareja

Sexo con una ex pareja.

La terapia placentera de hacer el amor

Nadie puede negar que en los tiempos actuales vivimos con prisas, estresados y malhumorados. Esto no significa que ‘nos falta sexo’ como se suele decir, sino que quizás no le estamos dando el lugar que se merece.

El estrés, las preocupaciones y las obligaciones traen como consecuencia alteraciones en la salud, tanto física como mental y emocional. Una buena manera de reparar estos daños es hacer el amor. Tan simple como eso.

A mayor frecuencia y satisfacción en el sexo, existen menos riesgos de padecer algunas enfermedades o patologías. Esto es tanto para los hombres como para las mujeres. ¡Todos pueden aprovechar los beneficios!

El desarrollo pleno de la sexualidad nos permite por un lado expresarnos, liberarnos, conocernos a nosotros mismos… Y por el otro aumentar el contacto, la comunicación y el afecto con nuestra pareja.

Hacer el amor no es algo ‘obligatorio’ ni hay que cumplir con cierta periodicidad semanal, todo depende de las ganas que tengamos en ese momento y de qué acuerdos tengamos con la otra persona.

Lo que sí debes saber es que mantenerse activos en el sexo no solo da placer, sino también salud y energía; es una excelente manera de liberar las tensiones, olvidarnos de los problemas e incluso de ser más productivos en nuestras tareas cotidianas.

Si no me gusta el sexo oral, relax.

Así es, ya que mantener relaciones sexuales antes de alguna actividad estresante nos permite mantener la calma, que la presión sanguínea ‘vuelva a la normalidad’ y afrontar de otra forma los problemas.

Hacer el amor es una terapia donde intervienen los cinco sentidos; o al menos deberíamos tratar de que así fuese: recuerda que tenemos terminales nerviosos en todo el cuerpo… ¡Merece la pena ponerlos en acción!

Por supuesto que no todo se resume en el acto sexual en sí (la penetración) sino que todo lo que hagamos en los momentos previos puede ayudar para mejorar nuestras percepciones, emociones y experiencias.

Por ejemplo: una cena afrodisíaca a la luz de las velas y oyendo una música sensual; los juegos sexuales que incluyan caricias y besos; los masajes, los baños de inmersión, el striptease… ¡Hay mil opciones!

Hacer el amor nos da felicidad por muchas razones, ya que en definitiva nos permite encontrarnos con nosotros mismos, obtener y dar placer, conocernos, buscar nuevas experiencias y sensaciones, salir de la rutina y afianzar una relación a través de la complicidad y el compañerismo.

¿Qué más nos aporta el sexo?

Como si no fuese suficiente, hacer el amor nos da mucho más que felicidad y buen humor. La liberación de hormonas durante el sexo tiene múltiples beneficios, que pueden ayudar a que nos sintamos mejor en el día a día. Entre ellos destacamos:

1. Dormir mejor

En la mayoría de los casos, luego del sexo las personas se duermen o descansan un rato. Tras el orgasmo, es muy común caer ‘en los brazos de Morfeo’ ya que el cuerpo ha tenido que trabajar bastante y además el cerebro ha recibido una ‘explosión’ de hormonas.

Conoce: El secreto del orgasmo femenino: 7 consejos para conseguirlo

2. Reducir la ansiedad

Nada mejor que una buena sesión íntima con la pareja para dejar de lado la ansiedad. Al hacer el amor, el organismo produce sustancias químicas como la dopamina y la serotonina, quienes también sirven para minimizar los efectos de la depresión.

3. Mejorar el humor

Parece un truco de magia, pero después de hacer el amor, nuestro humor ‘está por las nubes’ y no podemos explicar muy bien por qué (ya que los problemas y las preocupaciones no se esfumaron).

Gracias al sexo nos convertimos en personas más generosas, compasivas y confiables; por lo tanto permite conseguir mejores relaciones interpersonales.

4. Nos rejuvenece

La actividad sexual controla el peso corporal, alivia los dolores y nos hace disfrutar de un aspecto más joven. ¿Cómo es posible? Porque el orgasmo aumenta la circulación sanguínea y el flujo de nutrientes por la piel.

Categorías: Sexo Etiquetas:
Te puede gustar