Amor pasional y racional: ¿pueden combinarse?

Con la combinación del amor pasional y el racional obtenemos un equilibrio que nos permitirá vivir los mejores aspectos de ambos mundos, sin caer en la parte negativa

El amor racional puede definirse como sentir y pensar al mismo tiempo. Lo ideal es que sea un sentimiento recíproco, con lo cual, no basta que lo sienta una sola persona.

El amor pasional y racional pueden combinarse y a continuación, descubriremos cómo lograrlo.

Algunas diferencias importantes

El amor racional no puede existir si uno de los integrantes da sin recibir nada a cambio. Con el tiempo, quienes conforman la pareja terminan aburriéndose y fracasando.

Cuando una persona duda o no está seguro de amar al otro, simplemente, no le ama.

Si en una relación alguien siempre sale herido, simplemente la otra parte no sabe amarla, o no sabe corresponderle de manera correcta. En este caso, hay que cortar con esa relación para no seguir saliendo perjudicados.

El amor racional debe ser mutuo, equilibrado, armónico, justo, balanceado y honesto. Cuando se obtiene todo lo contrario a esto, es momento de valorarse y buscar otro camino.

En el amor pasional se actúa según las emociones, dejando atrás el razonamiento. Es un sentimiento donde destacan la atracción sexual, el deseo, la excitación, emociones y otros.

Una persona apasionada, en ocasiones, no mide sus actos, ya que, se deja llevar por la emoción del instante.

Por otra parte, se dice que la pasión puede llegar a ocasionar daños muy fuertes y frecuentes en una relación. En algunos casos se llega a la violencia y se pueden vivir situaciones muy desagradables.

Lee también: Las claves para adaptarse a cualquier cambio

Las emociones y el razonamiento

Problemas de pareja

 Cuando se pierde el balance entre las emociones y el razonamiento se viven frustraciones y engaños, dañando la autoestima.

Entre otros sentimientos se desencadenan:

  • Desilusión
  • Aburrimiento
  • Violencia
  • Tortura
  • Angustia

El amor pasional y el amor racional en exceso pueden llegar a ser muy tóxicos para la pareja. En ambos existen consecuencias muy dañinas capaces de afectar a las hormonas, y destruir la esencia y la felicidad de una persona.

En algunos casos, cuando una persona vive consecutivamente este tipo de situaciones puede llegar a enfermar. El estrés, la depresión, enfermedades del corazón y la hipertensión son consecuencias frecuentes de este problema.

Si se actúa de inmediato sabiendo que se corre el riesgo de vivir estos problemas, se pude evitar tanto sufrimiento. Es mejor alejarse a tiempo de una persona hiriente antes de que se convierta en un grave problema.

¿Cómo combinar el amor pasional y el amor racional?

Te ama o te utiliza

 No hay fórmula perfecta para combinar el amor pasional y el amor racional, ya que esto varía dependiendo la situación que se presente. Debe estudiarse primero la problemática en la que se está enfrentando la relación amorosa.

Lo importante de todo esto es hacer una combinación de ambos que resulte la ideal para atacar este problema.

Según sea el caso se toma la proporción que se desea o se sienta que es la ideal ante todo esto. Tomando juntos decisiones justas sin caer de nuevo ante el problema y así evitar daños o complicaciones.

Si no existe racionalidad en una relación es muy difícil que esto prosiga, por lo que estará abocada al fracaso. Es por esto por lo que pasión y racionalidad siempre deben ir de la mano.

Te recomendamos leer: Las redes sociales afectan nuestras emociones

¿Hay que ser pasional o racional?

Riesgos de las separaciones temporales en la pareja

La solución al enigma de si ser pasional o racional pasa por ser ambas cosas a la vez. Es decir, que por un lado debemos ser sensatos y analíticos, tener la capacidad de argumentar y contar con objetividad.

No obstante, por otro lado, es buena opción la utilización de los instintos personales de cada persona, en determinadas situaciones. La forma de andar, de vestirse, de comer, de bailar, todo ello aporta sensualidad y poder de atracción.

¿Cómo ser más atractivos? Pues cultivando la parte racional, la cultura que se posee, aficiones relativas a lo intelectual, sensatez, inteligencia, etc.

Además de todo esto, se trata de combinarlo con el “yo animal” de cada persona, dando rienda suelta a la capacidad de enamorarse de la forma de comer y de vivir de la otra persona.

En determinadas ocasiones, hay que ser capaz de dejar que salga la felicidad, la pasión, la ira y la angustia.

La clave de una relación próspera es mantener siempre la chispa del deseo encendida.

Amar implica querer lo mejor para la otra persona y vivir cada momento a plenitud. El amor pasional y racional son una combinación ideal para concretar una relación.

Te puede gustar