¿Qué es la amoxicilina y cómo actúa en nuestro cuerpo?

15 noviembre, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
La amoxicilina es un medicamento de amplio espectro comúnmente utilizado para el tratamiento de infecciones de todo tipo. Debe su acción antibacteriana a la capacidad que tienen de inhibir la síntesis de la pared bacteriana.

La amoxicilina es un antibiótico penicilínico perteneciente a la familia de los ß-lactámicos, con la capacidad de interferir en la síntesis de la pared bacteriana.

Los antibióticos ß-lactámicos son unos medicamentos muy utilizados debido a sus buenas características farmacocinéticas.

La razón de ellos es que, en general, algunos de estos antibióticos se administran por vía parenteral y cuentan con un margen de seguridad relativamente amplio.

¿Cómo funciona este medicamento en el organismo?

Amoxicilina organismo

La amoxicilina es un antibiótico capaz de inhibir, como hemos dicho, la síntesis de la pared de las bacterias. Debido a esta propiedad, los microorganismos que carezcan de pared celular serán resistentes a este antibiótico.

En concreto, se trata de un bactericida, es decir, un fármaco capaz de producir la muerte de la bacteria que inhibe la acción de dos enzimas en particular:

  • Peptidasas o proteasas: son enzimas que rompen los enlaces peptídicos, que son los enlaces por los que se unen las  proteínas utilizando una molécula de agua.
  • Carboxipeptidasas:  liberan el aminoácido situado al final de la cadena de proteínas. Esto producirá la muerte de la bacteria correspondiente, ya que la pared celular es una estructura esencial para su vida.

¿Contra qué bacterias actúa?

Este antibacteriano es una penicilina, por lo que la podemos clasificar según sea eficaz frente a Gram – o Gram +. Veamos esto con mayor profundidad.

Penicilinas de espectro reducido activas frente a Gram +

Estas son las penicilinas consideradas estándar o clásicas. Aquí nos vamos a encontrar con dos tipos:

  • Naturales: son las bencilpenicilinas, producidas por el hongo Penicillium. El problema es que estas se destruyen por el pH del estómago, por lo que se administran por vía parenteral, generalmente por vía intramuscular.
  • Ácido-resistentes: son las fenoximetilpenicilina. Estas son resistentes al pH gástrico por lo que se administran por vía oral.

Penicilinas resistentes a ß- lactamasas de espectro reducido hacia Gram +

Un ejemplo sería la cloxacilina. Lo que se intentó fueron buscar compuestos sintéticos que mejorasen el espectro de acción, así como las características farmacocinéticas. Veamos algunos tipos:

  • De amplio espectro eficaces frente a Gram + y Gram – salvo pseudomonas: que sean o no eficaces frente a pseudomonas sirve para indicar si son buenos fármacos o fármacos muy eficaces frente a bacterias Gram -. Es el grupo más importante y es al que pertenece la amoxicilina.
  • De amplio espectro activas frente a pseudomonas.
  • De espectro reducido activas frente a Gram -, especialmente frente a enterobacterias.

Lee también: Aumenta la cantidad de bacterias benéficas en tus intestinos

Indicaciones de la amoxicilina

La amoxicilina está indicada en el tratamiento de infecciones sistémicas o locales debidas a microorganismos Gram + , Gram – y algunos anaerobios sensibles en:

  • Aparato respiratorio: bronquitis o neumonía.
  • Tracto gastrointestinal o genitourinario: cistitis o uretritis.
  • Piel: infecciones de la herida postquirúrgica.
  • Odontoestomatológicas: absceso periapical, periodontitis o pulpitis.
  • Tejidos blandos: celulitis preseptal.

También está indicada para:

  • La enfermedad o borreliosis de Lyme.
  • Infección diseminada o segundo estadio.
  • Prevención de endocarditis bacterianas en pacientes de riesgo.
  • Tratamiento frente a H.pylori junto a un inhibidor de la bomba de protones como el omeprazol.
  • Tratamiento de la infección precoz localizada (primer estadio o eritema migratorio localizado).

Lee también: 6 antibióticos naturales que probablemente desconocías

Contraindicaciones

fármacos para la tuberculosis renal

La amoxicilina no se puede administrar si el paciente presenta hipersensiblidad a ß-lactámicos o si el paciente sufrió anteriormente un reacción alérgica inmediata grave a otro ß-lactámico.

Tampoco debe administrarse este medicamento en el caso de que el paciente padezca de mononucleosis infecciosa, leucemia o sarcoma.

Reacciones adversas de la amoxicilina

La amoxicilina es un fármaco con un margen de seguridad amplio, por lo que se puede administrar incluso a mujeres embarazadas.

Aunque atraviese la barrera placentaria, el medicamento no afecta al feto y, en el caso en el que se produzcan efectos adversos, estos serán de escasa relevancia.

Por otra parte, la amoxicilina sí puede producir las típicas alteraciones a nivel de la flora intestinal. Por ello, siempre que se toma un antibacteriano se recomienda reponer la flora intestinal. También es posible que produzca reacciones alérgicas.

Conclusión

La amoxicilina, al igual que cualquier otro fármaco, y en especial cualquier otro antibiótico, debe administrarse siempre bajo prescripción médica.

El mal uso de este tipo de fármacos está provocando una reducción considerable del arsenal terapéutico del que disponemos hoy en día. Esto se debe a la capacidad que tienen las bacterias de desarrollar mecanismos de resistencia frente a estos medicamentos.

Por ello, nunca te automediques y cíñete a las indicaciones de tu médico y farmacéutico.

  • Ardila Medina, C.M.. (2009). Eficacia de la moxifloxacina en infecciones odontogénicas. Avances en Odontoestomatología25(4), 215-222. Recuperado en 14 de diciembre de 2018, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0213-12852009000400007&lng=es&tlng=es.
  • de Moura, W. L., de Moura, W. L., Freire, S. A. D. S. R., Mendes, S. M., & Olate, S. (2011). Eficacia del tratamiento con amoxicilina en la prevención de complicaciones postoperatorias en pacientes sometidos a cirugía del tercer molar: un estudio doble ciego. International journal of odontostomatology5(2), 147-152.
  • Lozano, J. S., Sebastián, M. S., González, F., Hernández-Sampelayo, T., & Gómez, M. L. N. (2011). Infecciones bacterianas de la piel y tejidos blandos. Protocolos de infectología AEP.