Ampollas en la piel: 7 consejos para curarlas

28 julio, 2018
Aunque la aparición de ampollas en la piel no suele indicar nada grave, es mejor darles un tratamiento adecuado para evitar que se infecten o generen otra complicación.

Las ampollas en la piel son bolsas de líquido en forma de burbuja que se forman debido a una quemadura, infección cutánea o rozamientos. El fluido que contienen es similar al agua, pero a veces adquiere un color rojizo o verde amarillento que alerta de una infección.

Si bien son molestas y pueden producir dolor, su presencia indica que el cuerpo activó un mecanismo de defensa para curar las agresiones cutáneas. Por eso, tan pronto como la piel sana, ese pequeño abultamiento líquido desaparece. ¿Qué hacer para curarlas?

A pesar que no suelen alertar nada grave, muchos prefieren adoptar un tratamiento para acelerar su recuperación. Esto no solo se hace con el fin de disminuir las molestias que producen, sino para evitar el desarrollo de un problema mayor. Descubre algunos consejos.

Síntomas de las ampollas en la piel

Dado que las ampollas en la piel son lesiones en una zona específica, no suelen tener demasiados síntomas. Sin embargo, además de provocar esas burbujas blandas, pueden venir acompañadas con malestares como:

  • Sensación de ardor y dolor
  • Dolor que aumenta al usar zapatos o hacer ciertas tareas
  • Enrojecimiento en la zona afectada
  • Sensación de calor intenso antes de que aparezca la lesión
  • Comezón y sensibilidad al tacto
  • Líquido verdoso o pus

No te lo pierdas: Este es uno de los mejores remedios para aliviar la hinchazón de los pies

Consejos para curar las ampollas en la piel

Las ampollas en la piel se manifiestan por un proceso inflamatorio que se detona por distintos estímulos. Aunque pueden tener distintos grados de severidad, en general hay algunas recomendaciones para acelerar su curación y proteger la piel. ¡Apunta!

1. Evitar reventarlas

Uno de los errores que cometen las personas al notar una ampolla es usar algún elemento punzante para reventar la burbuja. Sin embargo, esta acción puede ser contraproducente, ya que interfiere en el mecanismo de defensa que evita infecciones.

Consejo:

  • Sin importar cuál sea su tamaño, es mejor esperar a que la ampolla desaparezca por sí sola.

2. Retirar la piel seca

Cuando ya han pasado varios días desde que se produjo la lesión es posible notar una piel seca o muerta que puede ser indeseable. Hay que tratar de remover solo la piel levantada, ya que ser agresivos con los tejidos sanos puede ser peor.

Consejo:

  • Al notar la ampolla seca, aplícate un remedio exfoliante para quitar los restos de piel.

3. No cubrirlas

Utilizar una bandita o vendaje para cubrir las ampollas en la piel puede interferir en su proceso de curación. Si bien es una medida que disminuye el dolor al evitar más roces, es un obstáculo para que la piel reciba aire y se regenere.

Consejo:

  • Utiliza un calzado cómodo, con el cual puedas mantener la lesión destapada. Si la ampolla es en otras partes del cuerpo, evita los vendajes y usa ropa suelta.

4. Utilizar antitranspirantes

El polvo de talco y otros productos antitranspirantes pueden favorecer el alivio de las rozaduras. De hecho, sirven como preventivo, ya que mantienen la piel seca. El sudor ablanda la piel y facilita el desarrollo de estas lesiones.

Consejo:

  • Usa talco en los pies antes de usar cualquier calzado. Procura usar calcetines de algodón o de tejidos que no acumulen humedad.

5. Usar un calzado apropiado

Los zapatos estrechos o de materiales sintéticos pueden empeorar el estado de las ampollas en la piel. Por eso, si la lesión se produce en los pies, es mejor utilizar unas zapatillas amplias, de materiales confortables. Asimismo, hay que tener cuidado al usar zapatos nuevos.

Consejo:

  • Utiliza sandalias o zapatos destapados hasta que se cure la lesión. Si por algún motivo debes usar calzado cerrado, usa alguna barrera de protección.

6. Aplicar cubos de hielo

El efecto refrescante y antiinflamatorio de los cubos de hielo puede reducir el ardor que se produce al sufrir una ampolla. Este sencillo remedio refresca la piel y brinda un efecto analgésico que controla las molestias.

Consejo:

  • Envuelve varios cubos de hielo en un paño suave y ponlos en la zona afectada. Úsalos varias veces al día si lo consideras necesario.

Descubre: Usos alternativos de los cubos de hielo

7. Frotar gel de aloe vera

Por su composición antibacteriana y antiinflamatoria, el gel de aloe vera es uno de los mejores ingredientes naturales para favorecer la curación de las ampollas. Su aplicación directa reduce el abultamiento y calma la sensación de quemazón.

Consejo:

  • Extrae un poco de gel de aloe vera y frótalo en la zona afectada. Repite su uso 2 o 3 veces al día, hasta sanar la piel.

¿Te han salido ampollas en la piel? Procura seguir estas recomendaciones para curarlas lo antes posible. En caso de notar pus o algún signo de infección, consulta al médico para conocer otras opciones para su tratamiento.

Te puede gustar