Analgésicos naturales, ¿mito o realidad?

Yamila Papa Pintor · 28 marzo, 2014
Existen alimentos cuyos componentes tienen propiedades antiinflamatorias y analgésicas similares a las de los químicos.

El objetivo de los analgésicos es calmar o eliminar los dolores en cualquier parte del cuerpo, sobre todo en la cabeza, pero también en los músculos o las articulaciones. Existen diferentes tipos de analgésicos en las farmacias, sin embargo, si prefieres alternativas caseras, echa un vistazo a este artículo, en él encontrarás cuáles son los 9 mejores analgésicos naturales pero, ante todo, desde aquí recomendamos, en primera instancia, acudir al médico antes de realizar cualquier tipo de cambio en nuestros hábitos de vida. 

Conoce los analgésicos naturales…

1. Aceite de oliva

El aceite de oliva es uno de los remedios que nos brinda la naturaleza para muchas dolencias y condiciones, además de ser delicioso.

Debes conseguir el prensado en frío extra virgen, que es el más sano de los que venden en el mercado o, directamente, ir a una dietética o feria orgánica.

Este aceite contiene Oleocantal, una molécula con un efecto similar al del ibuprofeno y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, como muestra este estudio publicado en la revista Nutrición Hospitalaria. Lo bueno es que es un remedio natural y tiene menos riesgos para la salud, como formar coágulos sanguíneos.

2. Cúrcuma

Esta especia contiene curcumina, un potente analgésico que ayuda a bloquear el dolor en el cuerpo y a la vez a combatir la inflamación, como muestra este estudio publicado en Alternative medicine review.

Se puede usar en lugar de los fármacos, sin ningún efecto secundario, aunque siempre debemos consultar con un profesional sanitario para que nos aconseje al respecto antes de realizar cualquier cambio en nuestros hábitos de vida.

Como se ha demostrado en varios estudios, como este publicado en la Revista Reduca, la cúrcuma puede ayudar a detener los dolores de la artritis reumatoide.

La cúrcuma es una especia muy usada en India y el sudeste asiático.

La dosis que se aconseja es de alrededor de 600 mg, y se debe consumir tres veces por día para conseguir mejores beneficios.

3. Aceite de pescado

Otro de los analgésicos naturales es el aceite de pescado que, al contener ácidos grasos Omega 3, pueden bloquear la producción de sustancias químicas inflamatorias, tales como los leucotrienos y las citoquias, causantes de muchos dolores intensos, que además son una de la causas de la artritis. Es decir, pueden actuar como un potente antiinflamatorio, tal y como muestra este estudio en relación al consumo de pescado azul dentro de una dieta equilibrada.

4. Arándanos

Muchas son las propiedades que se le atribuyen a esta fruta deliciosa de color azulado y de pequeño tamaño. Son el antiinflamatorio ideal porque posee muchos antioxidantes, que eliminan los radicales libres, responsables de inflamar la mucosa digestiva. Esto causa úlceras, infecciones urinarias o malestar digestivo, entre otras dolencias.

Las investigaciones afirman que consumir una taza de arándanos por día evita casi el 60% de las infecciones del sistema urinario, por ejemplo.

Además, tal y como muestra un estudio publicado en The Journal of Nutrition, comer arándanos puede ayudar a regular los niveles altos de presión arterial.

No te olvides de leer: Tortitas con arándanos bajas en calorías

5. Uvas

Las uvas sirven para tratar los dolores de espalda, tan típicos en la sociedad actual debido al uso del PC o de las malas posturas frente al televisor.

Las propiedades antiinflamatorias de las uvas, gracias a su compuesto resveratrol, tal y como señala este estudio publicado en la Revista luna azul, hacen que aumente la circulación sanguínea en la zona lumbar, mejorando la sensación de dolor.

Se dice que dosis diaria para sacar provecho de las bondades de las uvas es de 1 taza. Esto aliviará tus dolores de espalda, cuello, hombros o cintura.

6. Avena

La avena tiene muchas propiedades, por ello se aconseja consumirla en el desayuno con leche, zumo de naranjas o yogur. A pesar de que no haya estudios reciente al respecto, se dice que es un antiinflamatorio ideal para las mujeres porque desinflama la zona pélvica cuando tienen la menstruación.

Se puede consumir también para empanar carnes, pollo, vegetales, en ensaladas o sopas.

7. Ajo

Como no podía ser de otra manera, el ajo ofrece mil y una propiedades, entre ellas, analgésicas, como muestra este estudio en el que se evidencia sus uso, en este sentido, desde el antiguo Egipto. Es uno de los analgésicos naturales que sirve para mejorar el dolor en las articulaciones debido a la artritis.

Para poder aprovechar de sus ventajas, pica un diente de ajo y caliéntalo con una cucharada de aceite. Aplica en la zona que te duela y deja que haga su efecto. En seguida notarás que la molestia o el dolor irán calmándose.

También se puede usar para tratar los dolores de muela. Para ello, debes aplastar tres dientes de ajo y mezclar con un poco de sal.

Aplica encima de la pieza dental que te moleste y deja unos minutos. Con la saliva que se producirá y los zumos que lanza el ajo, aliviarás los dolores dentales.

8. Vinagre de manzana

Por otro lado, el vinagre de manzana es uno de los condimentos para ensaladas o para conservar y, a la vez, un excelente analgésico. Tiene efectos alcalinizantes que recorren todo el cuerpo. El vinagre de manzana alivia la acidez y la inflamación en la parte alta del estómago, aunque no hay estudios recientes que demuestren que estos sea así.

Para poder aprovechar sus bondades, mezcla una cucharada de vinagre con una taza de agua. Bebe cuando sientas reflujo gástrico y ayudará a su alivio.

Lee más: 5 curiosos usos del vinagre de manzana que te gustará conocer

9. Manzanilla

Por último, el té de manzanilla es ideal para desinflamar los músculos y a la vez para tranquilizar los nervios. Contiene una gran cantidad de propiedades para tu cuerpo. Te ayudará a aliviar el dolor de espalda, de cuello o de cintura.

Analgésicos naturales.

Para ello, consume hasta tres tazas de infusión de manzanilla a lo largo del día. Esto te ayudará a sentir alivio del dolor los músculos o articulaciones.

  • Caballero-Gutiérrez, L., & Gonzáles, G. F. (2016). Alimentos con efecto anti-inflamatorio. Acta Médica Peruana, 33(1), 50-64.
  • de Cos, P. S., & Pérez-Urria, E. (2014). Cúrcuma I (Cúrcuma Longa L.). Reduca (Biología), 7(2).
  • Jurenka, J. S. (2009). Anti-inflammatory properties of curcumin, a major constituent of Curcuma longa: a review of preclinical and clinical research. Alternative medicine review, 14(2).
  • Puertollano, M., Puertollano, E., Álvarez de Cienfuegos, G., & De Pablo, M. A. (2010). Aceite de oliva, sistema inmune e infección. Nutrición Hospitalaria, 25(1), 1-8.
  • Basu A, Du M, Leyva MJ, Sanchez K, Betts NM, Wu M, Lyons TJ. Blueberries Decrease Cardiovascular Risk Factors in Obese Men and Women with Metabolic Syndrome. The Journal of Nutrition 2010; 140 (9): 1582-1587. Available at: https://doi.org/10.3945/jn.110.124701.
  • Vélez-Marín, M., Uribe-Velásquez, L. F., & Souza, M. I. L. (2012). Papel del resveratrol de uva como antioxidante. Revista luna azul, (34), 240-256.
  • García Bacallao, L., Rojo Domínguez, D. M., García Gómez, L. V., & Hernández Ángel, M. (2002). Plantas con propiedades antiinflamatorias. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas, 21(3), 214-216.