El análisis de la composición del aceite de pescado y sus propiedades

29 mayo, 2018
El aceite de pescado es una importante fuente de ácidos grasos esenciales como el omega 3, que mejora la salud cardiovascular y cognitiva. Repasamos sus principales características y propiedades.

La composición del aceite de pescado confiere importantes beneficios a la salud humana. Este suplemento alimentario se ha posicionado como uno de los más completos y saludables, no solo por sus propiedades nutricionales, sino por su capacidad para prevenir y tratar varios tipos de enfermedades.

A diferencia de otras fuentes de grasa animal, el aceite de pescado destaca por su alta concentración de ácidos grasos omega 3, un nutriente que protege de enfermedades coronarias e inflamatorias. Además, cuenta con otros componentes funcionales que, una vez asimilados, interfieren en distintas funciones vitales.

¿Cuáles son las características de la composición del aceite de pescado? ¿Cómo se obtiene? Muchos consumidores aún no saben resolver estas dudas. Por eso, a continuación vamos a ver un breve análisis de sus propiedades y algunos de los beneficios que se obtienen al incluirlo como complemento de la dieta.

Composición del aceite de pescado

El aceite de pescado está compuesto principalmente por triglicéridos y pequeñas cantidades de fosfolípidos, entre los cuales destacan la lectina. Los triglicéridos, a su vez, cuentan con ácidos grasos, en particular los denominados omega 3, como eicosapentaenoico (EPA) y docosahexanoico (DHA).

De sus características principales cabe mencionar que son poliinsaturados y están formados por cadenas largas de ácidos grasos. Su contenido de omega 3 va de un 30% al 40% dependiendo de la especie utilizada para su obtención.

Hay que destacar que, de igual forma, en la composición del aceite de pescado hay colesterol, unos 600 mg por cada 100 gramos. Además, aporta vitaminas A, B y D, ácidos grasos omega 6 y minerales esenciales como el calcio y hierro.

¿Cómo se obtiene el aceite de pescado?

El aceite de pescado se obtiene como subproducto en la producción de harinas de pescado o mediante los residuos que quedan después del proceso de fileteado. Para su extracción, el pescado se somete a un proceso largo de cocción. Sin embargo, las grasas saludables que contiene se pueden obtener de forma natural a través de la ingesta directa de pescado.

Cada una de las especies de pescado se puede clasificar de acuerdo a su contenido lipídico. Por tanto, en el pescado blanco o magro hay un contenido inferior al 2%; los semigrasos contienen alrededor del 8% y los azules o grasos aportan más del 8%. Las variedades más utilizadas son:

  • Sardina
  • Boquerón
  • Caballa
  • Atún
  • Bonito del norte
  • Salmón
  • Anguila
  • Pez espada
  • Arenque
  • Macarela
  • Merluza

Propiedades del aceite de pescado

Los lípidos contenidos en el aceite de pescado son fundamentales para la salud debido a sus propiedades nutricionales. Cuentan con una unidad estructural lineal de las grasas que el organismo no puede producir y que deben ser suministradas a través de la dieta.

Forman parte de las membranas celulares y transportan las vitaminas liposolubles. Además, intervienen en la regulación de la concentración plasmática y lípidos y lipoproteínas. Por todo esto, la composición del aceite de pescado puede ayudar a mejorar muchos aspectos de la salud. Veamos en detalle sus propiedades más destacadas.

Ayuda a controlar el colesterol y triglicéridos altos

desarrollo-de-la-hipercolesterolemia-familiar

El consumo regular de aceite de pescado es uno de los hábitos que pueden ayudar a controlar los niveles altos de colesterol y triglicéridos. Gracias a su aporte de ácidos grasos omega 3, ayuda a eliminar los lípidos dañinos y previene el endurecimiento o estrechamiento de las arterias.

Protege la salud cardiovascular

La composición del aceite de pescado, entre la cual se destaca su aporte de omega 3 y 6, brinda un efecto protector sobre la salud cardiovascular. Su asimilación no solo evita la hipercolesterolemia y aterosclerosis, sino que previene otras enfermedades cardíacas y circulatorias.

Mejora la actividad metabólica

El consumo de 6 gramos de aceite de pescado rico en EPA y DHA favorece la regulación de la actividad metabólica. Por lo tanto, ingerir este suplemento apoya la pérdida de peso y el control de los niveles altos de azúcar en la sangre.

Cuida la salud visual

Mejora la salud visual

Las grasas saludables del aceite de pescado ayudan a prevenir procesos inflamatorios que se relacionan con el deterioro de la salud visual. Así pues, incluirlo en la dieta puede servir como método de prevención de trastornos oculares como la degeneración macular asociada a la edad.

Fortalece la salud mental

La asimilación adecuada de DHA y EPA tiene interesantes beneficios sobre la salud mental. Por eso, añadir aceite pescado en la alimentación regular puede ayudar a optimizar muchos procesos cerebrales. En general, se recomienda para mejorar la capacidad de concentración y la habilidad de la memoria.

Además, es beneficioso para para el tratamiento de niños con déficit de atención e hiperactividad, trastornos bipolares o estados de psicosis. Entre otras cosas, favorece la recuperación de lesiones cerebrales causadas por traumatismos.

Bueno para la artritis reumatoide

El omega 3 que se concentra en el aceite de pescado tiene un efecto antiinflamatorio que beneficia a los pacientes con artritis reumatoide al disminuir la rigidez de las articulaciones. Sin embargo, no se debe considerar un remplazo del tratamiento, ya que sus efectos tardan semanas o meses en hacerse notorios.

Contraindicaciones del aceite de pescado

A pesar de tratarse de un producto de origen natural, es primordial tener en cuenta que el consumo excesivo de aceite de pescado puede ser contraproducente. Si bien las necesidades pueden variar en función del estado de salud, edad y hábitos de la persona, en general se recomienda que su ingesta diaria no supere los 3 gramos.

Por eso, lo más aconsejable es consumirlo a través de los pescados que lo contienen y no mediante suplementos. De optar por esta última opción, es primordial contar con la opinión médica para elegir la mejor dosis. A pesar de esto, cualquier persona que tome aceite de pescado puede presentar síntomas secundarios como:

  • Náuseas y eructos
  • Heces blandas
  • Erupciones en la piel
  • Sangrados
  • Halitosis

En conclusión…

La composición del aceite de pescado constituye un recurso nutricional muy importante para el organismo. Por ende, tomarlo directamente de los pescados o consumirlo en suplementos puede mejorar de múltiples formas la salud y calidad de vida.

Te puede gustar