Anatomía de la tiroides

Edith Sánchez · 16 diciembre, 2017
El órgano tiroides está situado debajo de “la nuez de Adán”. Presenta dos lóbulos y un istmo entre ellos y está recubierto por una cápsula

La anatomía de la tiroides, así como su fisiología, son una verdadera maravilla de la naturaleza. La glándula tiroides, o cuerpo tiroides, es un órgano impar. Está situado debajo de la “nuez de Adán”, al lado del cartílago tiroides y encima de la tráquea. Su función básica es la de regular el metabolismo y la sensibilidad del organismo a otras hormonas.

La tiroides se localiza en el compartimiento infra hioideo. Este, a su vez, se localiza entre la tráquea, el esófago, las arterias carótidas y las venas yugulares. La tiroides tiene forma de escudo o de mariposa y una coloración gris rosada.

La tiroides es la glándula endocrina más grande del cuerpo. Su volumen y su peso varían según el sexo, la edad y las condiciones de salud. Sin embargo, lo normal es que la anatomía de la tiroides promedio tenga una medida de 7 cm de ancho por 3 de alto y 18 mm de grosor. El peso es generalmente de entre 25 y 30 gramos.

Aspectos generales en la anatomía de la tiroides

Aspectos generales en la anatomía de la tiroides

Como ya se anotó, la forma de este órgano es similar a la de una mariposa con las alas extendidas. Muchos la comparan también con una “H”. Esta particular característica en la anatomía de la tiroides se debe a que se trata de un órgano bilobulado. Esto quiere decir que tiene dos lóbulos, uno izquierdo y el otro derecho. Los dos están conectados por una zona que se denomina como: istmo.

En algunos casos aparece un tercer lóbulo, que se extiende desde el istmo hacia arriba. Este lóbulo recibe el nombre de lóbulo piramidal. También hay casos en los que no hay istmo. Este se sustituye con lóbulos laterales que se extienden hacia arriba y forman una zona denominada: Pirámide de Lalouette.

La tiroides está completamente cubierta por una cápsula fibrosa. Esta cápsula envía tabiques al interior del órgano. Eso le da un aspecto lobuloso sus tejidos. Esta envoltura ayuda a mantener la tiroides en su posición.

Lee también: Cómo mejorar los problemas de tiroides cuidando el intestino

Conformación de los lóbulos laterales

Conformación de los lóbulos laterales l

En la anatomía de la tiroides puede observarse que cada uno de los lóbulos laterales toma la forma de una pirámide. La base de la misma está situada en la parte inferior. Esta forma hace que cada lóbulo tenga diferentes partes:

  • Base. Tiene forma convexa y se encuentra situada a la altura del sexto anillo de la tráquea.
  • Vértice. Tiene forma redondeada y coincide con el borde posterior del cartílago tiroides.
  • Caras. Son tres: interna, externa y posterior. La primera es cóncava, la segunda es convexa y la tercera se acopla a los vasos y nervios de la zona.
  • Bordes. Son tres: anterior, posteroexterno y posterointerno.

Es necesario aclarar que, el borde anterior va desde el vértice del lóbulo hasta el itsmo de la tiroides. El borde posteroexterno se encuentra asociado con la yugular externa. Y el borde posterointerno se desplaza entre la carótida primitiva y el conducto laringotraqueal.

Visita este artículo: ¿Padeces problemas de tiroides? Mira cómo puedes enterarte

Irrigación e inervación de la tiroides

Irrigación e inervación de la tiroides

En la anatomía de la tiroides encontramos que esta es irrigada por dos arterias: la tiroidea superior y la tiroidea inferior. La primera es una ramificación de la arteria carótida externa e irriga la zona superior de la tiroides. La segunda se deriva de la arteria subclavia e irriga el tronco tirocervical.

Alrededor de la tiroides hay una gran reunión de venas que reciben el nombre de “plexo tiroideo”. Las venas que parten de esta zona se dividen en tres grupos:

  • Venas tiroideas superiores. Están asociadas con la arteria tiroidea superior y terminan abriéndose en la yugular interna
  • Venas tiroideas inferiores. Nacen en el borde inferior de la glándula y llegan a las yugulares internas y al tronco braquiocefálico izquierdo
  • Venas tiroideas medias. Están ubicadas entre las superiores y las inferiores y desaguan en la yugular interna

Los vasos linfáticos conforman el plexo paratiroideo, alrededor de la glándula. De él se derivan dos troncos: los linfáticos ascendentes y los linfáticos descendentes. Los primeros se dividen a su vez en medios y laterales; los medios terminan en los ganglios prelaríngeos y los laterales en los ganglios laterales del cuello. Los linfáticos descendentes, por su parte, terminan en los ganglios que están delante de la tráquea y encima del timo.

En la anatomía de la tiroides se observa una inervación de dos tipos. La simpática, que proviene del simpático cervical; y la parasimpática, que proviene del nervio laríngeo superior y del laríngeo recurrente. Ambos se derivan del nervio vago.