Anatomía de los músculos de la espalda

Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
4 julio, 2019
La espalda tiene una serie de músculos de suma importancia para el cuerpo humano. Algunos intervienen en la postura y otros se encargan de movimientos básicos del tronco. En este artículo te describimos los más significativos.

Los músculos de la espalda están en la zona del tronco corporal que se encuentra en la región posterior. Podríamos delimitarla entre el cuello y la pelvis, donde ya empiezan los miembros inferiores. Así mismo, la espalda puede dividirse en dos regiones:

  • Zona torácica: es la parte superior de la espalda, en relación directa con los miembros superiores y con los órganos torácicos, como los pulmones y el corazón.
  • Zona lumbar: es la parte inferior de la espalda, debajo del tórax, vinculada a la columna lumbar y a los órganos abdominales, como el hígado y los intestinos.

Los músculos de la espalda, entonces, definen sus funciones en relación a la ubicación que ocupan en el cuerpo humano y a las otras estructuras con las que se relacionan.

Son músculos que determinan la postura corporal, pero que también regulan los tres movimientos básicos del tronco: flexión, rotación y extensión. Para el ámbito de la medicina laboral son un objetivo de estudio, debido a las lesiones de trabajo que se le asocian.

Contribuyen a la protección de los órganos del tórax y del abdomen, formando parte de las paredes que los aíslan del exterior. Algunos de estos músculos, por lo general los más pequeños, son parte del mecanismo de movilización de los miembros superiores.

No vamos a describir todos los músculos de la espalda, pero sí veremos un panorama de los más relevantes, dividiéndolos en tres regiones, de acuerdo a su profundidad. Hablaremos de los músculos profundos, de los intermedios y de los superficiales.

Músculos de la espalda del plano profundo

Son los que están más lejos de la superficie y más cercanos a los órganos internos, y en vínculo estrecho con la columna vertebral. Como grupo general se extienden desde el cuello hasta el sacro. Cumplen una función básica y primordial: controlar la postura de todo el cuerpo.

Veamos algunos:

  • Espinales: están a lo largo de la toda la columna, entre las apófisis espinosas y las apófisis transversas de las vértebras. Estudios científicos de los últimos años han descubierto cómo las malas posiciones laborales los están afectando. Distinguimos dos tipos:
    • Los interespinosos unen las apófisis espinosas de distintas vértebras. Son extensores de la columna.
    • Los intertransversos hacen lo mismo con las apófisis transversas. Sirven para movimientos de lateralización.
  • Sacrolumbares: son los que unen la pelvis con la columna, llegando hasta algunas vértebras cervicales. Son capaces de extender la columna y también juegan un rol muy importante en la inclinación del tronco hacia los lados.
  • Serratos dorsales: hay dos variedades, el serrato craneal o serrato postero-superior y el serrato caudal o postero-inferior. Son músculos que participan en la dinámica respiratoria, ayudando al tórax a espirar e inspirar.Se originan en la columna y se insertan en las costillas.
Los músculos del plano profundo ayudan a la columna vertebral a mantener la postura

Te puede interesar: La relación entre la columna vertebral y los órganos

Músculos de la espalda del plano medio

Simplificando, podemos resumir la función de este grupo muscular en  regular los movimientos de la escápula. Están, por lo tanto, en vínculo directo con el hueso que conocemos bajo el nombre de omóplato.

Este hueso se articula ‘falsamente con la caja torácica. Se la conoce como una ‘articulación falsa’ porque no se constituye típicamente, como las otras articulaciones, sino que se trata de una superficie ósea –la escápula– sobre músculos –los serratos–.

Aquí nombraremos:

  • Angular del omóplato: es el elevador de la escápula. También podría clasificarse como un músculo de los miembros superiores por el objetivo que cumple. Nace en el omóplato y llega hasta las vérterbras cervicales.
  • Romboides: cuando este músculo se contrae, acerca la escápula a la columna, en un movimiento de aducción. Comunica también al omóplato con la columna en sus inserciones. Debe su nombre a la forma de rombo que posee.

Músculos de la espalda del plano superficial

Estos son los más conocidos, seguramente, por estar vinculados al ejercicio de musculación y a la estética. Un buen desarrollo de estos músculos de la espalda genera una figura característica en aquellas personas que asisten al gimnasio regularmente.

Sin embargo, funcionalmente, tienen una importancia que dista de lo estético. Los músculos de este plano intervienen activamente en los movimientos de la articulación del hombro.

Los músculos superficiales de la espalda no sólo cumplen función estética

Descubre más: Cómo hacer ejercicios sin pesas para la espalda

Son dos los más relevantes:

  • Trapecio: es uno de los músculos más grandes, con tres partes que se conectan. Tiene inserciones en el hueso occipital del cráneo, en las vértebras cervicales, en la clavícula, en las vértebras dorsales y en la escápula. Permite:
    • La abducción del hombro.
    • El acercamiento de la escápula a la columna vertebral.
    • El descenso del omóplato.
  • Dorsal ancho: inicia su recorrido en las últimas vértebras dorsales y en la masa común de aponeurosis que forman las últimas tres costillas para llegar hasta la cresta ilíaca de la pelvis e insertarse también en las vértebras lumbares, con una extensión que llega al húmero. Es delgado, prácticamente plano y de forma triangular. Cuando el brazo hace las veces de punto fijo, haciendo palanca, es capaz de elevar el tronco.
  • Sobotta, Johannes. Atlas de anatomia humana. Vol. 2. Ed. Médica Panamericana, 2006.
  • Norris, Christopher M. La estabilidad de la espalda. Editorial HISPANO EUROPEA, 2007.
  • Moore, Keith L., and Arthur F. Dalley. Anatomía con orientación clínica. Ed. Médica Panamericana, 2009.
  • Cassan, Adolf. Atlas de anatomía. Grupo Editorial Norma, 2003.